Respetar la intimidad de nuestros hijos

lunes, 23 de mayo de 2016

Muchas veces he hablado sobre el uso de la imagen de nuestros hijos en redes sociales. Un amplio tema con opiniones de todo tipo al respecto. Yo siempre he tenido claro que debía respetar la intimidad de mis hijas y no usar fotos de cara o que fueran reconocibles.

Justamente la semana pasada, por Twitter manteníamos una conversación sobre el tema, de esas en las que, 140 caracteres, no dan para menciones y expresar la opinión.

Dio la casualidad, que mientras debatíamos, me crucé con un par de noticias que me venían al pelo sobre el tema: una sobre un hijo de 11 años que no quería que su madre compartiera fotos suyas y otro artículo sobre la huella digital de nuestros hijos sin que ellos lo sepan.


Unido a todo esto, ayer mismo me metí, sin quererlo, en la piel de esa madre cuyo hijo le pedía que no compartiera sus fotos, todo porque puse en IG una foto de la lengua de Alex teñida de azul. Mi hija dijo que no quería que esa foto la viera la gente, que la hacía sentir mal... Inmediatamente la retiré.



Como os decía, procuro usar lo menos posible la imagen de mis hijas en redes sociales, cuando aparecen en fotos, suele ser porque ellas quieren y, siempre que puedo, intento que sean lo menos reconocibles posible. También procuro no compartir imágenes de niños ajenos, que es muy típico en eventos bloggers ver a gente colgando fotos de un grupo sin pedir permiso a los padres.

Mi opinión, muy resumida, coincide plenamente con lo que plantea Angel Benito para Xataca:

"Ello se debe a mi creencia de que la imagen de su hija pertenece al círculo más íntimo de su personalidad, algo sobre lo que ni siquiera yo, su padre, debería decidir, a no ser que sea para proteger sus derechos. La patria potestad me confiere la tutela pero no la titularidad de los derechos de mi hija. Puedo velar por su imagen ante terceros hasta su mayor edad, pero no estoy legitimado para exponer esa imagen en actos banales de conversación diaria en mis redes como presumir de lo guapa que es mi hija, o hacer prácticamente una fotonovela de su vida en tiempo real"

También me quedo con esta frase de Maria Villarino en uno de los artículos, hablando sobre la legalidad de compartir la imagen de nuestros hijos en las redes:

"El ámbito doméstico, en el que no hay lucro, es un ámbito de baja posibilidad de sanción, porque la  norma de protección de datos no prevé sancionar a un padre con respecto a su hijo. Pero aquí entra en juego la ley del menor".

Para reflexionar mucho, ya que las imágenes que compartimos en el 2.0 de nuestros hijos, exceden del ámbito doméstico para pasar al público, a generarnos "beneficios" como bloggers, a publicitar marcas y a promocionar productos o ropa... Si nos paramos a pensar un momento, ¿ Que pensarán nuestros hijos en el futuro de esa exposición ?  Porque seguramente, hay niños que les hace gracia eso de verse en redes... Pero ¿ Son conscientes de la exposición a la que se ven sometidos ?, o acaso ¿ Somos nosotros conscientes de los peligros al compartirlas?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails