Mujeres reales con cuerpos reales #yonomeescondo

lunes, 30 de mayo de 2016

Tengo 43 y dos hijas. Soy alta y mucha gente considera que delgada. uso una talla 38-40-42 dependiendo de la tienda y de las prendas... Soy una mujer corriente, como las que nos cruzamos cada día por la calle, soy una mujer real, con un cuerpo normal, real, un cuerpo en el que han crecido dos bebés dejando su rastro...

Mi hija, en su inocencia, muchas veces me dice que tengo "barrigota" y siempre le respondo que la tengo por ellas, por haberlas tenido nueve meses ahí, mientras por dentro, mi ego se retira a un rinconcito a llorar un rato... Porque no estoy ciega, pero siempre quiero creer que no se me nota tanta barriga...

En nuestra sociedad, los cuerpos "imperfectos" no se valoran. Si tienes estrías, celulitis, un vientre flácido, granos,... da igual lo que sea, porque si después de parir no eres como las famosas, con un vientre plano, una sonrisa perfecta y la manicura hecha, no eres hermosa.



Estoy cansada de ver a mujeres, madres, esconder sus cuerpos porque desde que han dado a luz, no se sienten bien en su piel, porque las marcas que ha dejado el embarazo no resultan bellas en la sociedad.

Hace meses que Tania Llaseras se tiene que andar justificando en su IG sobre su peso, y en su santa e infinita paciencia, esta mujer aboga por no vivir amargadas por nuestros cuerpos, aceptarnos como somos y dejar las etiquetas de lado.

El año pasado también se hizo viral una madre que decidió compartir fotos de su cuerpo en el postparto, de como había quedado tras dos embarazos. También han habido proyectos fotográficos, como "4th Trimestrer bobies", donde el objetivo es mostrar los cuerpos reales de la maternidad.


Todo muy bonito y con fotos divinas... De postpartos inmediatos o de pocos meses.... Pero creo que falta mostrar los cuerpos de verdad, los de las madres que ya hace años que lo han sido, que no han recuperado nunca su peso inicial ni sus formas.

Yo he decidido que este año #yonomeescondo y que mi cuerpo es el que es. Y no os negaré que no he estado tentada de comprarme un traje de buzo para ir a la playa o, mejor aún, un burka para no tener que ver esa "barrigota" que dice Alex.

No soy topmodel, soy madre, ando como loca de un lado a otro, como lo primero que pillo, reciclo la comida que mis hijas no terminan, mi vida no es tan activa como quisiera y por eso, tengo barriga y culo, michelín y flacidez por todos lados... Pero he decidido que me da igual, que a quien no le guste no mire y mucho menos opine, porque yo no he pedido la opinión a nadie.

Si como yo, os queréis declarar en rebeldía, si estáis cansadas de la imagen idílica que nos quieren vender de la madre, si no queréis morir de asco enfajadas hasta los sobacos, os animo a mostrar vuestros cuerpos de mujeres reales, porque todos son bonitos a su manera y tienen una historia que contar: la de nuestra maternidad


Venga, ¿ Os atrevéis a enseñar vuestros cuerpos? ¿ A que se vea como es la maternidad real a los dos, tres, cuatro o más años de haber parido ?

16 comentarios :

  1. Pues tú sabes que yo paso poquito por aquí pero es verdad todo esto que dices. Me intento sumar desde redes, esconderse es una pena... pero no nos educan para ser reales sino bonitas. Y ahora la belleza es ser delgada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena... lo bonito debería ser cada una tal cual es, la realidad sin importar el peso, la altura o los centímetros de contorno.

      Eliminar
  2. Sabes que te digo...... que me sumo a esto del #yonomeescondo y que vivan los cuerpos reales de madres sin tunear.

    ResponderEliminar
  3. Sabes que te digo...... que me sumo a esto del #yonomeescondo y que vivan los cuerpos reales de madres sin tunear.

    ResponderEliminar
  4. Olé tú! Yo también me sumo y es que con esta segunda maternidad y con la playa tan cerca hace tiempo que mi cuerpo no es el que era pero no me da la gana de esconderme porque aunque no estoy como querría es lo que hay y quiero aceptarme tal como soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo estoy asumiendo que mi tripa no volverá a ser la que era :-(

      Eliminar
  5. ¡Ay, la vaca gorda! ¡Lo que hay que leer! Niña, yo es que ya venía gorda de serie. Vamos, que a mí el embarazo me adelgazó, estrías ya tenía, celulitis también, por lo que mi tipo de vaca-burra preparto es el que me sigue acompañando. Y las delgadas no son irreales, porque las hay espectaculares y perfectas y son reales también. Lo que no es real es que la moda y la publicidad muestren que este tipo de mujeres perfectas es lo que más abunda, porque yo salgo a la calle y me puedo pasar meses sin cruzarme con una mujer caminando que se parezca lo más mínimo a las que pisan las pasarelas. Te comparto en mi Mamá curvy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja... Me encanta el buen humor con que te lo tomas :-)

      Eliminar
  6. Oye pues yo no te vi nada mal eh en Calafell y en las fotos tampoco... Y a quien no le guste que no mire...

    ResponderEliminar
  7. Pues tienes toda la razón. Nos inculcan que tenemos que ser perfectas, perfectas en todo, porque somos mujeres y no podemos flaquear en ningún caso.
    Yo cuando me quedé embarazada tenía 40 kilos de más y un hipertiroidismo durante el embarazo me hizo adelgazar. Pero como la barriga creció y creció las estrías aparecieron. Estrias que no se han ido y que ahí se quedarán para siempre. No me gusta nada, desde entonces, enseñar mi barriga. Y es que me da vergüenza. Ahora que me he quitado varios kilos de más me veo esa barriga flácida que se quedó en el embarazo y me da pena, muchísima pena.
    en fin, que me sumo a tu reto #yonomeescondo. Hablaré de él en el blog y publicaré también mis fotos. :)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial!!! Cuantas más seamos, más visibilidad le daremos al tema

      Eliminar
  8. Yo también me uno a eso de #yonomeescondo. Aunque creo que nuestros defectos los vemos más grandes nosotras mismas, porque yo en las fotos lo que más he visto ha sido una preciosa sonrisa, me ha llamado más la atención que esa barrigota, que no lo es tanto... Pero es verdad que nos bombardean con imágenes, productos y filosofías para que las madres seamos perfectas y capaces de todo. Pues yo no soy perfecta, ni soy capaz de todo, por algo soy #mamáenapuros. Ahora toca disfrutar del verano, de la playa y del bikini...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  9. Yo también me uno a eso de #yonomeescondo. Aunque creo que nuestros defectos los vemos más grandes nosotras mismas, porque yo en las fotos lo que más he visto ha sido una preciosa sonrisa, me ha llamado más la atención que esa barrigota, que no lo es tanto... Pero es verdad que nos bombardean con imágenes, productos y filosofías para que las madres seamos perfectas y capaces de todo. Pues yo no soy perfecta, ni soy capaz de todo, por algo soy #mamáenapuros. Ahora toca disfrutar del verano, de la playa y del bikini...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Pues tienes toda la razon ...los cuerpos cambian y no vale de nada esconderme. Yo peso lo mismo o algo menos que antes de los embarazos pero en muchas cosas el cuerpo no parece el mismo...y que?
    Ayer justo me probé un vestido muy bonito que me gustó mucho para cambiarme el dia de mi boda por si me aburría del de novia...pues oye! que me quedaba casi igual ..algo mas justo de pechonalidad y algo mas de barriga pero quedaba bien. No vamos tan mal anna :) :) .

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails