Hay vida después de los 6: mami es blogger

lunes, 18 de enero de 2016

Partiendo de la base que mis hijas no son un objeto que me pertenezca, sino que son dos personas bajo mis responsabilidad, espero que entendáis mi post de hoy que se enmarca dentro de la iniciativa #hayvidadespuesdelos6



El tema propuesto para este mes da mucho juego, ya que la propuesta es hablar sobre madres bloggers e hijos que van creciendo. Las lecturas pueden ser múltiples y, de hecho, escribí el primer post enfocado a como cambia un blog a medida que nuestros hijos van creciendo... Pero sentía que con ese post, me dejaba una parte que no había manera de encajar en él: como afecta a los hijos que sus madres sean bloggers.

Mis hijas, sobre todo Alex, están encantadas con que sea blogger: asisten a pre-estrenos de películas, a actividades lúdicas variadas y a eventos con otras niñas hijas de bloggers. Para ellas es un juego, se lo pasan bien y, a la vez, disfrutamos juntas de alguna actividad, por lo general divertida. El beneficio en este caso es tanto para ellas, por las experiencias vividas, como para mi, que las acompaño y disfruto con ellas... Si además, me da temas para hablar en el blog, mejor que mejor.

Siempre procuro mantener las rutinas de mis hijas, su actividades y su día a día por encima del hecho que yo sea blogger, porque al fin y al cabo, ser blogger mierder como yo, no es nada del otro mundo y no puedo pretender ser nadie importante. Simplemente soy una maruja sentada detrás de un ordenador escribiendo las tontadas que se le pasan por la cabeza.

El blog en ningún momento he tenido la intención de monetizarlo, es decir, de sacar ningún beneficio económico de él... Más bien siempre ha sido un desahogo, un lugar de escape al que recurrir y donde expresar todo lo que descubría sobre la maternidad. Mis hijas han sido el motor que lo movía, pero nunca he querido usarlas en beneficio propio. Por eso, desde que empecé el blog, tuve claro que la intimidad de mi hija ( ahora ya hijas ) la iba a preservar.

Ellas no me pertenecen y, por tanto, no me considero con derecho a difundir su imagen en redes sociales de forma sistemática para beneficio propio. Evidentemente, cada uno es libre de decidir y elegir, no quiero ser yo quien juzgue a quien lo hace, faltaría más. Pero yo elegí no hacerlo por respeto a ellas, porque crecerán y tal vez algún día decidan que quieren ver lo que hace su mamá blogger... Tal vez ese día, si vieran fotos suyas en las redes no les gustaría... O tal vez si... Pero como no lo se, prefiero ser cauta en este punto.

Alex ya sabe hace tiempo que soy blogger. Tal vez no comprende 100% lo que implica, pero le resulta divertido. Además se interesa por las demás mamis que nos encontramos en los eventos y me suele preguntar si fulanita o menganita es blogger. Lo que no ha pedido es ver lo que escribo o las fotos que cuelgo.

Hay momentos en los que ella quiere ponerse en las fotos. Hay veces que si es una foto de grupo en un evento, le he dejado que se ponga. A quien no le gusta tener sus 15 minutos de gloria??? Pero en general no autorizo a ninguna marca ni empresa el uso de su imagen, ya que considero que su derecho a la intimidad es básico y fundamental.

Tal vez esta fijación por preservar su intimidad a mucha gente le parecerá una chorrada, y no le importe que las fotos de sus hijos estén en las redes, al alcance de cualquiera.... Pero con la de "sucesos paranormales" que se dan en el 2.0, con falsas bloggers que roban fotos a otras, gente que saca las fotos de Internet para usos comerciales sin pedir permiso a los autores y, a saber la de situaciones de las que no somos conscientes, yo prefiero seguir en mi línea y no usar a mis hijas como imagen del blog.

Y vosotras,¿ como creéis que viven vuestros hijos el hecho de que seáis bloggers?

5 comentarios :

  1. Creo que haces muy bien siendo precavida. Una vez una imagen está en Internet ya se pierde el control sobre ella. Obviamente poner fotos de los hijos "vende" más, pero yo igual que tu, prefiero no hacerlo. :)

    ResponderEliminar
  2. Yo lo de las fotos esporádicamente pongo alguna pero pocas. Comparto contigo que debemos preservar la intimidad de nuestros hijos y el hecho de que el blog no altera nuestras rutinas aunque a veces forma parte de ellas ya que si hacemos alguna cosa en casa o fuera son mis propios hijos que me dicen -Lo vas a poner en el blog? vas a hacer fotos? No vamos a hacer ningún reto? y ellos mismos son los que a veces se implican.

    ResponderEliminar
  3. Yo intento poner pocas fotos y si aparecen ellos, que no sean reconocibles porque mi hija me lo ha pedido. Mi blog no cuenta intimidades y aunque las contara, me leen 4 asi que da igual. Pero si esas intimidades afectan a mis hijos siempre me planteo qué opinarán ellos dentro de unos años. No son solo las fotos, es exponer la vida y andanzas de tus hijos de forma publica y detallada. Pensarlo me da escalofrios!

    Amaya

    ResponderEliminar
  4. Yo la saco sobretodo en Instagram pero nunca de frente, siempre sin cabeza, de espaldas,etc. Para que no se la reconozca. Lo hago más por deseo de su padre que por el mío propio, aunque que como dices, hay eventos en los que es inevitable que los muestren. Y lo de las locas sueltas por el 2.0 ¡lo complica todo aún mas!

    ResponderEliminar
  5. Me voy a colar por aquí ya que he pasado. Creo que todas las opciones son buenas, yo si que saco fotos de ellos, no tengo ningún problema y no por ello vendo su imagen. Cada x tiempo hago un barrido para ver si se ha usado alguna, por suerte hasta ahora no he tenido ese problema. Cangrejito tiene 7 años y a él si que le gusta verse, pero el día que me diga que no, dejaré de hacerlo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails