Hay Vida Después de los 6: Los niños crecen, el blog también?

martes, 19 de enero de 2016

Hoy vuelvo de nuevo con una segunda partel post de ayer.

#HayVidaDespuesdelos6, es un carnaval de blogs que pretende aunar las voces de madres con niños que ya han pasado su primera infancia y hablar de los problemas y de las nuevas situaciones que surgen. El tema propuesto este mes es sobre los blogs y los niños cuando crecen, que pasa con ellos?

Un tema tan amplio da para diferentes lecturas y, ante la preservativa de escribir sobre ello, me encontré que tenía varios enfoques de los que quería hablar y que, al final, se ha convertido en dos post


Yo hace ya seis años y medio que abrí este blog en un momento que necesitaba una válvula de escape. La maternidad, por muy maravillosa que sea, también tiene muchas sombras y, ya he explicado en numerosas ocasiones que para mi supuso un gran shock. Por un lado estaban mis nuevos sentimientos, lo que me pedía mi cuerpo y mi corazón. Por otro lado estaba mi educación y lo que, hasta aquel momento, pensaba que era la crianza de un hijo.


Se produjo una lucha inesperada en mi interior, un conflicto que no esperaba y, mi forma de afrontarlo fue empezar a leer blogs, a ver que no estaba loca y que lo que sentía en mi interior, ese instinto que había nacido de golpe, era el sentir de muchas mujeres. La lactancia, el porteo, la crianza con apego.... Todo un nuevo mundo que descubrir, todo un cúmulo de experiencias que explicar...

En cierto modo me sentía muy sola. Tenía un grupo reducido de amigas que, al igual que yo, porteaban y daban el pecho, que dormían con sus hijos y los respetaban, que atendían su llanto,... Pero era un poco como vivir en una urna... Fuera de ese grupo, el mundo seguía aplicando el método Estivill, abogaba por el cachete a tiempo y por seguir con una crianza "preestablecida" sin cuestionarse nada.

Por eso abrí un blog, porque necesitaba hablar al mundo de lo que iba descubriendo como madre... Nunca tuve la esperanza de convencer a nadie, pero si de servir de apoyo a otras madres que, como yo, acudieran al 2.0 a desahogarse, a buscar consuelo o información. Si con mi blog he podido ayudar ni que sea a una sola persona, ya me doy por satisfecha por ello.

Pero los hijos crecen y un día te das cuenta que ya has hablado de todo lo habido y por haber... Seis años y medio después te das cuenta que hasta cierto punto, seguir hablando de lactancia, colecho o porteo tiene poco sentido, no solo porque ya has hablado de ello hasta la saciedad, sino porque tus hijas han crecido y tus inquietudes son otras.

También hay que añadir que, al empezar el blog, solo tenía un bebé del que ocuparme... Pasaba tanto tiempo a la teta que, con una mano libre tenía una gran habilidad escribiendo en el ordenador. Después llegó Ari y la cosa se complicó: Había que ocuparse de un bebé y una niña medio celosa de su hermana...

Ahí empecé a pensar que narices hacer con el blog... Cerrarlo? Es una opción, una triste, por dejar atrás todo el tiempo invertido, todos los momentos vividos... Pero si seguía con el, de que narices iba a hablar???

Al final, he decidido seguir... Seguramente mucha gente se sienta defraudada al leerme, o ya no encuentre el blog tan interesante. Pero está claro que los niños crecen y que lo lógico es que me adapta a ellas, a sus nuevas etapas y nuevos intereses. Para mi sería más ilógico ponerme ahora a hablar de embarazo, cuando ya no estoy viviéndolo. Por eso ahora me gusta hablar de libros, de manualidades o recetas, me gusta probar productos que les gusten a mis hijas o hacer actividades en familia que pueden ser ideas para otras personas.

A todo esto, mi hija a empezado a tomar conciencia que soy blogger. No me lee, porque aún no llega a tanto, pero seguramente llegará el día que sienta curiosidad por saber que narices hace su madre pegada a un ordenador tantas veces. Ahora le divierte conocer mi "secreto", me pregunta cuando vamos a un evento si fulanita es también blogger, o si va a ir alguna de sus amigas "hijas de blogger".

En resumen, mantener un blog a medida que los hijos crecen no es tan fácil como parece, implica adaptarse a los cambios, adquirir nuevos intereses e intentar hablar de temas que puedan seguir siendo interesantes para los lectores.

Admiro a esas mujeres y madres que han alcanzado el éxito con sus blogs y se han convertido en autenticas blogstars, porque se lo que conlleva mantener un blog bonito, actualizado e interesante. Un blog muchas veces implica pasarse rato delante de un ordenador cuando realmente, lo que querrías es irte a dormir ya. Y todo esto, para mi, tiene una gran recompensa, porque nunca he pretendido ganar nada con el, nunca lo abrí pensando en ganar ni un duro y, lo que he ganado con el, es lo más maravilloso del mundo: Gracias al blog tengo una tribu cada vez más grande, he conocido a mujeres maravillosas y he ido creciendo y evolucionando con ellas, y creo que ese es el motivo más fuerte que me mantiene atada a el.


1 comentario :

  1. Me he sentido identificada con tu artículo. Y también me sentí muy sola cuando en la crianza de mi hija mayor Estivill estaba en pleno auge, las madres con las que me relacionaba en esa época también pro Estvill. Menos mal que con la mediana empezaba el cambio y con el peque las corrientes eran otras. A veces con los años intentas no repetirte pero en ocasiones se hace díficil pero en fin aqui estamos creciendo con nuestros blogs y plasmando en ellos pequeños pedazos de nuestras vivencias y el esfuerzo y esas horas robadas al sueño siempre tienen su recompensa personal!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails