Como explicar la muerte a los niños

miércoles, 29 de abril de 2015

Hace tiempo que voy siguiendo las entradas de varias blogueras bajo el sugerente HT #hayvidadespuesdelos6. Básicamente, porque hace más de 6 meses que entramos en el selecto grupo de familia con hijos "mayores" ( si es que alguien piensa que realmente con 6 años son mayores... pero bueno, eso es tema para otro post )

Espero que me perdonen que me salte las normas de publicación en mi primer post, porque ni es lunes ni es tercera semana del mes... Pero el tema me resulta tan interesante, que no quería dejarlo pasar sin aportar mi visión y mi granito de arena.

Este mes, el tema propuesto es la muerte y como explicarla a nuestros hijos... Y quiso la mala suerte que este mes, hace apenas una semana, un suceso trágico en una escuela de Barcelona, convirtiera este tema en uno de gran importancia.

En el cole de Alex ( imagino que como en otros muchos ), se hizo un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas. Evidentemente, requiere una explicación previa por parte de la profesora de lo ocurrido... Una explicación que, en nuestro caso, ha generado varias preguntas sobre la vida, la muerte y la enfermedad.

Es complicado explicar la enfermedad mental, o al menos a mi me resulta complicado. Y ayudarla a entender que determinadas enfermedades pueden abocar a una persona a actos como los acaecidos, es ya para máster.

Por suerte, a día de hoy no hemos tenido que enfrentarnos con la muerte de ningún ser querido, aunque si de algunos animales de compañía. En casa siempre lo hemos tratado como algo natural, sin montarnos historias raras ni cuentos chinos, nada de cielo ni personas que nos miran desde el ( os imagináis lo agobiante que puede ser sentirse "observado" por alguien desde el cielo??? ). No somos creyentes y, por tanto, no le vamos a contar un cuento a nuestras hijas simplemente por evitarles un mal trago o el sufrimiento.



Y creo que los niños agradecen esa naturalidad y esa normalización, que agradecen que se le expliquen las cosas de forma sencilla y que puedan entender, pero sin adornarla con "fantasías" para dulcificar la historia. También es básico adaptar las explicaciones a la edad del niño o niña, ya que para los más pequeños, realmente no va a ser comprensible y, en cambio, a partir de los 6 hasta los 9/10, es cuando empiezan a tomar más conciencia de las implicaciones de la muerte.

Tampoco es necesario forzar la situación para hablar de la muerte. Si nuestros hijos sienten curiosidad, preguntaran. Y cuando lo hagan, más vale estar preparados y tener algunas respuestas elaboradas para dárselas y que no nos pillen de sorpresa.

La muerte es un suceso triste, pero a la vez es un suceso irreversible e inevitable. Por eso, es importante que los niños puedan entender la muerte como el final de la vida, no hay que mentirles y decirles que "Fulanito se ha dormido y no va a despertar", " Menganito está en el cielo", " se ha ido para no volver ",... Estas cosas los confunden y pueden llevarles a generar nuevos miedos. No olvidemos que son niños y su imaginación vuela libre. 


Cuando hablamos de la muerte, aunque estoy de acuerdo en tratarlo con toda normalidad, también creo que no es necesario explayarse con amplios detalles. Me refiero a que detalles más escabroso ( cementerio, incineración,... ), de entrada, y si no preguntan, no creo que sean necesarios introducirlos en las conversaciones. Como ya he dicho, los niños tienen mucha tendencia a crear historia de aquello que no conocen y pueden generarles miedos.

Si queréis profundizar más sobre este tema, os recomiendo "Explícame que ha pasado", una guía para que los adultos podamos hablar de la muerte con los niños.







7 comentarios :

  1. Yo aún arrastro el trauma de que los muertos van al cielo, y desde pequeña me lo imagino como un lugar infinito, con suelo de nubes blancas, al que un día iré y me pasaré la eternidad vagando sin rumbo y sin hacer nada. ¡Y me entra un agobio! ¿De dónde sacaría yo esta idea de lo que es la muerte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... bueno, al menos no parece un mal sitio al que ir...

      Eliminar
  2. Pues yo siento a mis abuelos conmigo, y no se irán hasta que todos los que les conocimos, directamente y de oídas, nos hayamos muerto.
    Y eso que mi abuela nos decía que jamás había conocido a nadie que volviera y que había que tener más miedo a los vivos que a los muertos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy sabia tu abuela... También es una buena opción para explicarle a los niños que el recuerdo de los que se han ido estará siempre con nosotros

      Eliminar
  3. Bueno, yo pensaba como tú, hasta que mi pequeña me preguntó, con lágrimas en los ojos, que si yo me moría, que quien la iba a cuidar y darle besitos. Y luego por varias noches, cuando estaba a punto de dormir se echaba a llorar porque no quería que me muriese no ahora ni cumpla 100 años. Así que el decirla que sería en mucho tiempo y que estaría en el cielo mirándola la calmó... creo que cuando los peques se angustian de esta forma siendo tan pequeños (la mia 4 años recien cumplidos) hay que darle una respuesta tangible y con esperanza, pq no veas como se agobió la pobre....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno debe buscar su fórmula... Yo no soy partidaria de mentirles ( y por lo que he podido leer, las webs especializadas tampoco... )

      Eliminar
  4. No recuerdo que frase empleó mi padre para decirme que mi madre había muerto. Tenía 5 añitos, y lo que sí recuerdo perfectamente es que estabamos en la cocina de la casa de mi abuela, que me tenía en sus rodillas, y que en ese momento yo comprendí perfectamente que mi madre ya no iba a estar jamás conmigo y nunca más la iba a volver a ver y me sentí tremendamente triste y asustada.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails