Por una infancia de Besos Libres

lunes, 9 de febrero de 2015

La semana pasada, Bea del blog Mamá de Dos, nos invitaba a sumarnos hoy al día #BesosLibres. Con esta iniciativa, pretende concienciar a los padres para que no obliguen a sus hijos a besar a nadie si no quieren.

Con una propuesta tan sugerente, no podía negarme a participar porque:

  • Yo soy muy antisocial arisca de pocos besos
  • No me gusta un pelo cuando la gente insiste e insiste para que mis hijas les den un beso
  • No creo en los convencionalismos sociales.
Dicho esto, ya queda claro que no me gusta obligar a mis hijas a dar besos.

A mi de pequeña, mi madre me solía llevar de visita al sitio donde trabajaba y me obligaba a saludar y besar a media plantilla... Yo era una niña tímida y lo pasaba mal cada vez que iba allí... Supongo que cosas así han condicionado mucho mi forma de ser actual.

Yo soy una persona de poco contacto físico ( mi tribu ya lo sabe y les encanta chincharme con ello, verdad Leia??? ). Si puedo escaquearme de dar dos besos para saludar, os aseguro que lo haré... Y de abrazos ya ni os cuento... No me gusta tener que hacer las cosas por imposición ni por convencionalismo. Creo que las muestras de afecto deben ser algo espontáneo y un acto que nos resulte agradable. Si lo hacemos forzados, desvirtualiza el acto en si, perdiendo el que debería ser su significado básico, que es la de mostrar nuestro afecto.



Por tanto, si yo procuro no obligarme a determinadas acciones, no veo coherente obligar a mis hijas y, mucho menos, cuando tienen que hacerlo para satisfacer a otros ( ya sean de la familia o amigos, conocidos, etc... De la vecina del quinto ya no opino, porque esa, directamente, no tiene ningún derecho a pedir ni recibir besos de mis hijas ).

Los niños tienen derecho a decidir si quieren dar un beso o un abrazo a un adulto, ya que su cuerpo es suyo y nadie, ni nosotros ni terceras personas, deben decirles que hacer con el ( ya sea a la hora de demostrar afecto, o de poner pendientes, por ejemplo ).

Pero casi siempre, por no quedar mal, porque la otra persona no se sienta ofendida, muchas veces forzamos a nuestros hijos a dar un beso sin pensar en la situación incómoda en que ponemos a nuestros hijos... Siempre me pregunto: porque ha de ser más importante el deseo de otro al de nuestros propios hijos? Porque para cumplir un formalismo no respetamos la autonomía de nuestros pequeños?

Evidentemente, no se  trata de que nuestros hijos no saluden, todo lo contrario, es importante enseñarles a ser educados con los demás, a decir " hola, buenas tardes" y "adiós " cuando alguien se va... Pero no forzar las muestras de afecto físicas si no quieren.

Después de leer el post de Pilar Martínez al respecto, me siento mucho más motivada para, a partir de ahora, no volver a insistirle a mis hijas para que den un beso o una abrazo a alguien, ya sea de la familia o no

11 comentarios :

  1. Te digo como a las otras compañeras que han escrito post sobre los #BesosLibres: Bravo!! muy bueno.
    No obligar jamás, además me he sentido identificada contigo, yo también soy como tu, si puedo evitar los dos besos lo hago...no me gusta nada..que forzado uff!
    Feliz dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Y yo que pensaba que era un bicho raro por no ser de dar besos... jejeje

      Eliminar
  2. Me encanta esta iniciativa de los post sobre los #BesosLibres, y tú lo has explicado de maravilla. Yo también soy como tú, hago lo posible por escaquearme para evitar los dos besos, fíjate que estaba encantada aquella época que recomendaban darse la mano por la gripe aviar... Y en mi entorno soy un poco bicho raro, porque en mi familia y sobre todo en la de mi marido lo de los dos besos es impepinable y si no los das, ufffff eres una rara y una antisocial. Y yo intento decirle a mi marido que no es eso, que los besos no se piden, se regalan, y debería ser suficiente con unas palabras o darnos la mano o algo similar... Por eso me parecen super útiles post como éste (que por supuesto pasaré a mi marido para que lo lea).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 100% de acuerdo... no hace falta dar besos a nadie para ser educado...

      Eliminar
  3. que buena iniciativa! yo soy como tú evito besos, soy así que le voy a hacer. Y cuando a mi pequeña le piden besos, yo respondo uyy es que ella solo tira besos volados con la manita, besos en la cara solo a su mama y su papa... jejeje y me quedo tan a gusto. Es que además hay gente que son realmente casi desconocidos que piden besos a los niños...y no me gusta un pelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. argh... si, que horrible esas viejecitas que se emperran en que les den besos... huyo de ellas!!!

      Eliminar
  4. nunca me lo había planteado, pero me gusta, si si, me gusta tu reflexión de besos libres ^^

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, hay que enseñar a ser educados no ha ceder ante chantajes y obligaciones

    ResponderEliminar
  6. A ver a ver. ... que yo no te obligo a dar besos ni abrazos.... yo te los doy y punto!
    Sobre los besos... creo que solemos educar a nuestros hijos por regla general a que se amolden a las reglas sociales establecidas.
    y eso en ocasiones puede ser castrador para ellos.
    Pero también creo que hay que ser coherente, si NO obligas a tu hijo a dar un beso si no le apetece, tampoco le obliges a saludar si no le apetece. ... no creeis?
    Dónde poner el límite?
    Aquí en Endor el límite lo pone (como todo desde hace 4 años) el sentido común y la empatia.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto. ... doy testimonio de que rus hijas dan unos besos maravillosos y de que tu eres 100x100 achuchable.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails