Cerrar o no cerrar, he ahí la cuestión

martes, 27 de enero de 2015

Ya lo comenté hace días en Facebook.... Pero llevo una temporada planteándome cerrar el blog. Y cuando digo cerrar, me refiero a dar por finalizada una etapa de mi vida que ya ha quedado un poco atrás.



Muchas veces he dicho que el blog empezó como una válvula de escape, una forma de sacar lo que llevaba dentro y que necesitaba compartir... Pero los niños crecen y, llega un punto, en que el blog pierde su sentido... Esa necesidad que me llevó a abrirlo, ha desaparecido con mi segunda hija... Con ella ha llegado una paz interior, sumado a que todo lo que aprendí con Alex ya está integrado, ya no hay nada nuevo que descubrir....

He hablado de lactancia hasta la saciedad, de colecho y de porteo, de crianza en general, de recetas, de moda para bebes y de mil y una chorradas que se me han cruzado por la cabeza... Y ahora, se suman diversos factores: falta de tiempo, bloqueo creativo,... Pequeñas cositas que juntas, hacen que este aquí escribiendo este post y pensando que narices hacer con el blog y que esperar de el.

Así que, ando planteándome que hacer con él... O dejarlo morir de inanición, o buscar la forma de ponerme las pilas.... eso si, si es la opción B, será tal vez de otra forma.

El blog me ha dado muchas cosas buenas, la mejor de ellas es una tribu que no tenía. Pero me ha dado también conocimientos sobre lactancia, me ha dado seguridad en mi misma, en mi forma de ver la crianza y la maternidad. Gracias al blog descubrí todo un mundo que desconocía, me ayudó a ver que no estaba sola y que, muchas de las cosas que sentía, esos sentimientos locos por culpa de las hormonas y de la maternidad, eran normales... Mejor aún, eran sentimientos que compartía con muchas mujeres.

Pero tener un blog, también tiene una parte negativa. Mantener un blog actualizado, con buen aspecto y temas de actualidad, requiere tiempo... Tiempo que hay que robarlo de algún sitio, ya sea de sueño, del trabajo o de la familia... En mi caso, del trabajo imposible... Del sueño, teniendo en cuenta los despertares de Ari, no me lo planteo y solo queda la opción familia y no me gusta...

Y la pregunta final que siempre me hago es: Para que quiero realmente ahora el blog? Que me aporta? que puedo aportar yo?

Y aquí andamos, dudando que hacer... ( se aceptan sugerencias )

7 comentarios :

  1. Esta claro que la decisión va a ser tuya.
    Un blog lleva mucho tiempo y debes ver si te compensa o no.
    Para mi me dará mucha pena que lo cierres porque el tuyo era uno de los blogs que empecé a leer cuando tuve a la peque y llegué a él buscando información de lactancia y creo que tener la información puede ayudar a futuras mamas.
    Quizas debes estar un tiempo sin publicar y si ves que realmente no te apetece pues tomar una decision.
    La tribu seguiremos siguiendote en facebook i twitter.

    ResponderEliminar
  2. Vaya....en que mal momento he llegado, vi que tenias cosas super interesantes, y yo ahora soy mamá y compagino también blog con crianza....aunque el blog lo comparto con mi hermana. También es cierto que acabamos de empezar y que no se si llegaremos hasta donde has llegado tu. De todas maneras me quedaré por aquí por si piensas seguir aunque sea de vez en cuando....

    Te invito a que visites el mio y si quieres te quedes también, un abrazo bien grande.

    http://hermanasdehambre.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  3. Por favor, pero cómo vas a cerrar!
    Si eres todo un clásico y un referente para millones de cosas!
    Anda que no te quedan cosas por contar! La inspiración y el tiempo vendrán, no te preocupes.
    Espero que lo mantengas, aunque no comente mucho, siempre estoy ahí y como yo seguro que somos muchísimas.
    Un beso y gracias por todo.

    ResponderEliminar
  4. Puedes hacer un paréntesis o unas vacaciones largas. Y si algún día quieres volver puedes hacerlo con otro rumbo, hablando de otros temas, algo que siempre hayas querido hacer. Este blog nos ayudado muchísimo... al menos a mí, te lo aseguro. Un beso

    ResponderEliminar
  5. No, si al final tendré que volver a regalaros los HOGOS y abriros la MENTE (o era al revés...?) con mis mitiquerrimos a la par que desternillantes y asombrosisimos posts sobre LA paternidad (si, en mayusculas)...

    Como impulsor intelectual en la sombra de este afamado, inexcusable, obligado e ineludible blog, nobleza obliga....

    PD: El tema caché, háblalo con mi agente. Comisiones y mordida, van a parte....

    ResponderEliminar
  6. Con mi blog personal también tengo dudas. La energía con que lo empecé hace un año no es la misma de ahora, ni los motivos que me impulsaron, ni las inquietudes que tenía. Así que ando en la misma lucha. Por el momento he reducido la frecuencia de los artículos. De publicar 2 cada semana, ahora publico 1 cada dos semanas. Y me sienta bien, porque durante 2 semanas se va gestando lo que tengo en mente y cuando llega el momento de sentarme, lo hago con ganas y con fuerza. Aún así, quizá lo deje antes o después.

    Quería compartir contigo mi situación, porque me pareció tan similar que pensé que te podría servir.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me pasa lo mismo con mi blog, hace mucho no escribía en el y pensé en cerrarlo. Pero allí lo deje, tal vez algún día una mamita buscando info por internet de con mi blog y le sirva, así que pues ahí sigue... Sin actualizar pero sin hacer estorbo tampoco.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails