Juguetes rosas y sexismo

lunes, 10 de noviembre de 2014

Hay que ver lo que dan de si los grupos de WhatsApp... Empiezas comentado una oferta de juguetes de una marca muy conocida y acabas escribiendo un post al respecto ( para más inri, el grupo es de bloggers... así que, si los del cole son heavies... los de bloggers ya son puro hardcore... jejeje )

La cuestión es que dicha oferta incluye cocinita, lavadora y aspiradora todo en un precioso color rosa... Al menos en las imágenes, aparece un niño jugando con ellos...

Yo los he visto y, realmente, no le he dado ninguna importancia al color... En cambio, a otras personas, les ha parecido sexista que los juguetes fueran rosas, porque de esa manera das a entender que son juguetes para niñas.

Mi pregunta entonces ha sido si no es igual de sexista pensar que por el hecho de que algo sea rosa, implícitamente signifique que es para niñas...

Evidentemente, la empresa que los fabrica, los diseña en rosa pensando en que es un juguete para niñas, y es que, si somos sinceros, pocos padres le compraran una plancha a sus hijos, aunque sea verde, naranja o azul. La cuestión es que el sexismo no solo se genera en los catálogos de juguetes por parte de las empresas, sino que empieza en casa y, muchas veces no somos conscientes.

En mi humilde opinión, es tan sexista diferenciar entre juguetes de niños y niñas, como escandalizarse porque los juguetes sean de un color u otro. Si realmente queremos derribar estos prejuicios, ha de ser a base de educación y ejemplo.

Esto no es una tarea fácil, ya que, no todos los padres opinan igual. En nuestro caso, por ejemplo, nunca hemos dicho que el rosa sea de niñas, o que los coches son juguetes de niños. Intentamos ( con mayor o menor  éxito ), educar a nuestras hijas en igualdad... Pero ellas no viven en una burbuja  y, en el caso de Alex, nos hemos encontrado  discutiendo porque sus compañeros de clase, dicen que el rosa es de niñas y que las niñas no juegan al fútbol.

Esta claro que las campañas que llevan a cabo por navidad en el colegio para evitar el sexismo en los juguetes, no funciona, pero además, los catálogos, la publicidad  y los mensajes que dan a los niños, no ayudan para nada.

¿ Solución?  Pues creo que pasa por seguir trabajándolo en cada casa, con cada niño. Pero hacerlo de forma natural... No hace falta rasgarse las vestiduras porque una cocina es rosa. Dejemos a nuestros hijos jugar con lo que quieran sin darle importancia al color y animémosles a expresarse y ser ellos mismos... Con un poco de suerte, sembraremos una semilla que brotará y dará sus frutos. Tal vez pasen años, pero algún día, el sexismo dejará de existir y dejaremos de preocuparnos por los colores.

Inventos que no necesitas: MilkSense

lunes, 3 de noviembre de 2014

El jueves, como cada día, repasaba mi correo electrónico y, en concreto, el Google Alerts sobre lactancia materna. Me llamó la atención una noticia sobre un nuevo aparato llamado MilkSense.



El cacharrito en cuestión,  inventado en Israel, viene a "aportar paz y tranquilidad" ( léase en tono irónico ), a las madres lactantes permitiendo conocer la cantidad de leche que hay en cada pecho y, de esta manera, saber "si el bebé toma suficiente leche materna" ( sin comentarios ).

Será que yo me hago mayor, o que soy tan happypandi que paso de todo... Pero de verdad que es necesario saber cuanta leche materna toma un bebé???

No he conseguido encontrar el precio del aparato, pero ya os digo que existen indicadores la mar de baratos que no nos darán una cifra, pero nos indicarán que nuestro bebé se alimenta bien, como por ejemplo que vaya aumentando de peso ( y no, no hace falta pesarlos cada dos por tres ), que moje los pañales ( con pis y caca ), que esté animado y de buen humor ( teniendo en cuenta que es un bebé y que seguro va a llorar por cualquier cosa ), que la piel y las mucosas están turgentes o que la fontanela no esté hundida ( así por nombraros unas cuantas cosillas que demuestran que un bebé está bien alimentado con la teta... )

En mi opinión, este trasto, lo único que va a conseguir, es alimentar aún más esa obsesión controladora que tienen algunas madres sobre la alimentación de sus hijos. Porque, seamos sinceras ¿ que nos aporta saber si un pecho tiene 85ml ? ¿ Con que lo vamos a comparar? ¿ Con el hijo de la vecina que toma biberones de 120ml cada tres horas ? Así lo que se consigue es perpetuar esos grandes mitos de la lactancia materna como el de no tener leche suficiente o de que el bebé se queda con hambre ( porque es obvio que, si el de la vecina toma 120 de una sentada, el tuyo tiene que tomar lo mismo... ).

Además, yo no se vosotras, pero habéis intentado enchufarle más teta a un bebé que ya ha tomado pecho y está saciado??? Porque como poco te arrean un mordisco!!! 

Así que, podríamos decir que este cacharro es un invento completamente prescindible. No necesitas controlar la cantidad de leche materna que toma tu bebé, porque el tomará la que necesite en cada momento y, en caso de necesitar más, tranquila que lo pedirá. La única forma de aumentar la producción es ofrecer el pecho a demanda y es absurdo querer controlar lo que toma un bebé amamantando, cosa que demuestra nuestra inseguridad como madres, convirtiéndose en un círculo vicioso en el que nuestra inseguridad hace fracasar la lactancia.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails