Yo quiero una infancia mágica para mis hijos

lunes, 28 de abril de 2014

Hace cosa de un mes, el Huffington Post, publicaba la traducción de un post con el llamativo título " Los niños de tres años son imbéciles " ( ahora veo que lo han cambiado por cabrones, y no se que adjetivo me resulta más desagradable ). Imagino que la blogger que lo escribió, se sentirá muy orgullosa de esa mierda del post, pero vamos, que hoy no tengo tiempo ni ganas de meterme en una diatriba.

A lo que iba... La semana pasada, el Huffintong post, publicaba otro artículo, en esta ocasión, titulado " Estoy harta de hacer que la infancia de mis hijos sea mágica".

Esta claro que ahora la moda es ser una "mala madre", los dos post anteriores van en esa línea...

Pues yo, me reivindico de nuevo como una buena madre, una madre que quiere que la infancia de sus hijas sea mágica, quiero que tengan recuerdos únicos en los que aparezcan sus padres y, si para ello tengo que hacer cupcakes con 18 toppings diferentes, os juro que los haré ( aún hoy recuerdo la cara de alucine de Alex cuando vió su trata Barbie )

¿ Vosotr@s recordáis vuestras infancias? ¿ Vuestros recuerdos mágicos incluyen a vuestros padres? Porque yo no tengo esos recuerdos... No iba de vacaciones a pueblos con casas viejas y arboles frutales de los que coger cerezas para comer directamente. No me pasaba el día en la calle con una pandilla de amigos ni hacía nada de lo que la autora del post dice... Mi vida era ABURRIDA.

Mi madre trabajaba, daba igual que fuera el día de navidad o la noche de reyes. Trabajaba a todas horas, se que con buena intención para darme todo lo que yo quería... Aunque nunca me dio lo que yo realmente necesitaba: tiempo con ella.

Así que, ahora que a todo el mundo le da por salir del armario, de confesarse unas negadas con la cocina pero hábiles en hacer deaparecer los GT's de un trago, yo me creo con derecho a reivindicar a las madres que quieren hacer del mundo un lugar mágico para sus hijos. 

Y no quiero que se me malinterprete, porque en estos temas siempre sale algún listillo que mezcla churras con merimas y equipara el querer hacer feliz a los hijos con dejar que hagan lo que quieran, consentirles todos los caprichos y colmarlos de regalos. No, señoras y señores, eso es malcriar... Pero crear momentos únicos con nuestros hijos debería ser una prioridad de todos los padres. Cosas tan sencillas como hacer unas galletas, pintar unos huevos duros por pasqua, o dibujar con tizas en la calle... Son pequeñas actividades para disfrutar de nuestros hijos y que, a la vez, ellos disfruten de nosotros.

Mostrando .facebook_-215785329.jpg

Dice la autora del artículo que las manualidades se hacen en el colegio, que su padre no jugaba con ellos... De verdad le parece loable? Y para que se tienen hijos si no es para disfrutar de ellos? Alude a lo que hacían nuestras abuelas y que se tirarían de los pelos al ver a las madres de ahora.... Y tal vez sea cierto, más que nada porque antes seguramente no se valoraba igual la infancia a la de ahora. Mi abuela, la tercera de 14 hermanos, me contó cientos de veces que dormía muchas noches con los animales, encima de un montón de paja y, al colegio, si había nevado, bajaba por la montaña sentada en una plancha de madera si que se enterase su padrastro, porque podía suponerle una tanda de azotes... Que infancia más mágica, verdad?

Todos los padres queremos para nuestros hijos lo que nosotros no hemos tenido... En mi caso, he tenido muchas cosas materiales, pero no he tenido una madre. Y eso es lo que quiero yo para mis hijas, que tengan padre y madre, que estemos en sus recuerdos. Y eso se consigue haciendo mágicos los pequeños momentos, porque hacer galletas no es nada del otro mundo, preparar un bizcocho para desayunar o unas tortitas es más que sencillo y nuestros hijos disfrutan con esas pequeñas cosas.

Así que, por favor, haced que la vida de vuestros hijos sea mágica a diario sin importar lo que opinen los demás. No es una competición para ver quien hace la mejor tarat de cumpleaños ni el vestido más bonito... Se trata de ver la felicidad en sus ojos y en construir esos mágicos recuerdos juntos.


Viernes DIY: vestido Pinafore

viernes, 25 de abril de 2014

Llevo tiempo queriendo coser unos vestidos para mis hijas... De hecho, hace ya tiempo, escribí un post al respecto. Mi intención era hacerle un vestido a Alex, pero aquel proyecto, podríamos decir que quedó en agua de borrajas,  y es que, en temas de costura, soy 100% autodidacta ( es decir, que no tengo ni pajolera idea )

Pero el tiempo va pasando y me sigue rondando la idea de hacer un vestido para ella... Con la llegada de Ari, no solo se multiplican los vestidos, sino también las ganas de coser cositas para ellas.

Partiendo de la base de mis nulos conocimientos costuriles, busco en Google "patrones vestidos niña"... Y Dior escucha mis plegarias y me descubre El Pinafore!!!

Este vestido lo tiene todo: es bonito, es fácil, es ponible y es versátil.

Rápidamente busco patrones en las tallas de mis hijas... Aquí llega mi primera decepción: hay pocos patrones gratuitos y hay pocas tallas. En Etsy hay muchas mamis que comparten los suyos en todas las tallas previo pago. Pero claro, sin ver el patrón, me da miedo hacer gasto y que luego no me guste del todo.

Pero de nuevo Dior y San Google se ponen de mi parte y encuentro el tutorial de Diario de Naii para crear tu propio patrón Pinafore que podéis ver AQUÍ. Es realmente sencillo y abre un abanico muy amplio de posibilidades... Incluso para hacer uno de adulto!!!

También podéis encontrar en el blog el patrón de 4 años para descargar gratuitamente AQUÍ. Y, en el blog Mi rincón de mariposas, encontraréis patrón en talla 5-6 años.

Y después de todo este rollo, aquí os dejo el resultado


La tela exterior y la del bolsillo son de Nunoya. Es una tela preciosa, aunque algo cara ( 21€/m ). Para la parte interior, usé una tela de algodón para patchwork que compré en el mercado de Sant Antoni ( 15€/m )

Como me equivoqué al coserlo, no pude rematar los tirantes y opté por una solución un poco cutre, aunque resultona: Le puse snaps. La verdad es que, aunque si lo miras de cerca se ven las imperfecciones, al poner los snaps es más fácil de poner y quitar el vestido y le da un toque informal.


Para el vestido de Ari he sido más práctica y he utilizado telas de Ikea, la clásica FREDRIKA, una tela perfecta porque es preciosa y además barata y, para el interior, una roja lisa



Por último, para darles un toque diferente, compré por internet una cinta con la frase "hecho a mano con amor" gracias a la sugerencia de Annabel de La Nave de V


Espero que os guste y os animéis a hacerlos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails