Yo quiero una infancia mágica para mis hijos

lunes, 28 de abril de 2014

Hace cosa de un mes, el Huffington Post, publicaba la traducción de un post con el llamativo título " Los niños de tres años son imbéciles " ( ahora veo que lo han cambiado por cabrones, y no se que adjetivo me resulta más desagradable ). Imagino que la blogger que lo escribió, se sentirá muy orgullosa de esa mierda del post, pero vamos, que hoy no tengo tiempo ni ganas de meterme en una diatriba.

A lo que iba... La semana pasada, el Huffintong post, publicaba otro artículo, en esta ocasión, titulado " Estoy harta de hacer que la infancia de mis hijos sea mágica".

Esta claro que ahora la moda es ser una "mala madre", los dos post anteriores van en esa línea...

Pues yo, me reivindico de nuevo como una buena madre, una madre que quiere que la infancia de sus hijas sea mágica, quiero que tengan recuerdos únicos en los que aparezcan sus padres y, si para ello tengo que hacer cupcakes con 18 toppings diferentes, os juro que los haré ( aún hoy recuerdo la cara de alucine de Alex cuando vió su trata Barbie )

¿ Vosotr@s recordáis vuestras infancias? ¿ Vuestros recuerdos mágicos incluyen a vuestros padres? Porque yo no tengo esos recuerdos... No iba de vacaciones a pueblos con casas viejas y arboles frutales de los que coger cerezas para comer directamente. No me pasaba el día en la calle con una pandilla de amigos ni hacía nada de lo que la autora del post dice... Mi vida era ABURRIDA.

Mi madre trabajaba, daba igual que fuera el día de navidad o la noche de reyes. Trabajaba a todas horas, se que con buena intención para darme todo lo que yo quería... Aunque nunca me dio lo que yo realmente necesitaba: tiempo con ella.

Así que, ahora que a todo el mundo le da por salir del armario, de confesarse unas negadas con la cocina pero hábiles en hacer deaparecer los GT's de un trago, yo me creo con derecho a reivindicar a las madres que quieren hacer del mundo un lugar mágico para sus hijos. 

Y no quiero que se me malinterprete, porque en estos temas siempre sale algún listillo que mezcla churras con merimas y equipara el querer hacer feliz a los hijos con dejar que hagan lo que quieran, consentirles todos los caprichos y colmarlos de regalos. No, señoras y señores, eso es malcriar... Pero crear momentos únicos con nuestros hijos debería ser una prioridad de todos los padres. Cosas tan sencillas como hacer unas galletas, pintar unos huevos duros por pasqua, o dibujar con tizas en la calle... Son pequeñas actividades para disfrutar de nuestros hijos y que, a la vez, ellos disfruten de nosotros.

Mostrando .facebook_-215785329.jpg

Dice la autora del artículo que las manualidades se hacen en el colegio, que su padre no jugaba con ellos... De verdad le parece loable? Y para que se tienen hijos si no es para disfrutar de ellos? Alude a lo que hacían nuestras abuelas y que se tirarían de los pelos al ver a las madres de ahora.... Y tal vez sea cierto, más que nada porque antes seguramente no se valoraba igual la infancia a la de ahora. Mi abuela, la tercera de 14 hermanos, me contó cientos de veces que dormía muchas noches con los animales, encima de un montón de paja y, al colegio, si había nevado, bajaba por la montaña sentada en una plancha de madera si que se enterase su padrastro, porque podía suponerle una tanda de azotes... Que infancia más mágica, verdad?

Todos los padres queremos para nuestros hijos lo que nosotros no hemos tenido... En mi caso, he tenido muchas cosas materiales, pero no he tenido una madre. Y eso es lo que quiero yo para mis hijas, que tengan padre y madre, que estemos en sus recuerdos. Y eso se consigue haciendo mágicos los pequeños momentos, porque hacer galletas no es nada del otro mundo, preparar un bizcocho para desayunar o unas tortitas es más que sencillo y nuestros hijos disfrutan con esas pequeñas cosas.

Así que, por favor, haced que la vida de vuestros hijos sea mágica a diario sin importar lo que opinen los demás. No es una competición para ver quien hace la mejor tarat de cumpleaños ni el vestido más bonito... Se trata de ver la felicidad en sus ojos y en construir esos mágicos recuerdos juntos.


31 comentarios :

  1. La infancia es para vivirla feliz, ya creceran nuestros hijos y tendrán problemas, no les hagamos crecer más pronto de lo que toca, estoy contigo, totalmente al 100% en este post. Yo tuve la suerte de tener una madre que no trabajaba y que pasó toda mi infancia conmigo y mi hermana. Hacíamos crepes de azucar para merendar y vestidos para nuestras muñecas y eso no se olvida. Ella sabe cosas de mi infancia porque ella estuvo presente en mi infancia, cosa que no puedo decir de mi pobre padre que trabajó como un burro para que en mi casa no se pasaran penurias. Evidentemente eran otros tiempos y mi madre respondía a otro patrón distinto al que yo deseo seguir o intento seguir, pero estuvo ahí y eso es impagable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una suerte Arual que pudieras vivir esos momentos con ella

      Eliminar
  2. Plas-plas-plas..!

    En pie, somrero fuera y ovación cerrada.

    Se puede decir mas alto, pero no mas claro....

    Y respecto a l@s modernit@s de mierda del rollito "malas madres" que se han puesto de moda, no diré nada, que no quiero que te cierren el blog.....

    ResponderEliminar
  3. Emocionada!
    Gracias por decir lo que muchos padres y madres pensamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotras por pasaros por aquí

      Eliminar
  4. La verdad es que no entiendo nada. ¿Desde cuando.intentar ser buenos padres ha de reivindicarse? Y, de reivindicar ser padres mediocres o malos, ni hablemos.

    Quizá es que soy una ilusa, pero yo entiendo que los hijos se tienen con amor y resposabilidad y, si sumas ambas cosas, intentarás ser la mejor madre que tus fuerzas y capacidades te permitan.

    Igual tú hubieras preferido más tiempo con tu madre, pero sabes tan bien como yo que ella intentaba darte lo que creía mejor, con mayor o menor acierto.

    Ser buenos padres no consiste en acertar siempre, sino en intentar dar lo que creemos mejor a nuestros hijos. En unas cosas acertaremos y en otras nos equivocaremos, pero seguiremos soñando y peleando por ellos.

    Creo que tú lo tienes claro, que eres una madre consciente y consecuente.

    Francamente, no puedo comprender a esas otras madres. Limitada que es una...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo veo como una "reacción" al movimiento de crianza natural o con apego. Creo que han querido reivindicar algo, pero se ha desvirtualizado

      Eliminar
  5. Me has recordado a mí...antes de ir al cole me dejaban en casa de mi abuela que me daba de desayunar y me dejaba en la ruta, después me iba en la ruta (salvo de muuuuuy pequeña que me recogía mi padre). Recuerdo no haber ido mucho al parque, precisamente porque mi madre por las tardes llegaba tarde y tenía que hacer las cosas de casa.. Yo no quiero eso, en cuanto la peque tenga edad para ir al parque para allá que nos iremos, en cuanto pueda entretenerse en hacer puzzles, leer, jugar a muñecas o lo que sea, allí estaré para jugar con ella. Y que conste que no le reprocho nada a mi madre, la quiero muchísimo, pero yo voy a procurar jugar un poco con la emperatriz, y si la casa está sucia...pues que le den!! Besis!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vivan las casas sucias y desordenadas!!! jejeje

      Eliminar
  6. Pues como has dicho, no requiere consentir ni cosas caras, algo de tiempo tampoco tanto que ambos trabajaban, pero sí muchas ganas y el finde para nosotros, con mis padres recuerdo al aprender a andar en bici, los veranos de camping en la huerta de mis abuelos cerquita del campo de patatas y duchándonos con regadera, y mi hermano pequeño usando el gran pilón de piscina (con glamú), los días enteros en la playa con tortillas de patatas y filetes panados y sardinas el ir por primera vez a la nieve (a 1 hora de coche), ir a bañarnos al río en bici, los domingos dar una vuelta en el tiovivo y comprar una docena de churros o unas patatas artesanas (con gluten, grasa y papel de estraza), ir a la feria de domingo dónde tocara cada finde distinto, ir al cine algún día especial, las tardes de pelis con niños y videos un bizcocho casero y palomitas, y abrir el sofá cama en el salón para despatarrarnos todos, ir a la biblioteca a coger libros, mucho parque y mucha normalidad, ayudarnos a estudiar y colaborar nosotros en casa.

    Con mi hijo la primera vez que vió "la casa de los peces", la nieve o se atrevió a montar en tiovivo, su primera tortilla francesa, muchas tardes de parque y playa, ir a yoga juntos y a talleres creativos, a la biblioteca y quedar con sus amigos, y los paseos con los perros...

    Saludos empáticos,

    Verónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si es que es tan fácil hacer magia...

      Eliminar
  7. LLevo varios días queriendo escribir un post parecido...
    Leí el artículo hace una semana más o menos y no me gustó pero nada, nada. Pensaba que iba a criticar la necesidad de algunas madres por ser las mejores cosiendo disfraces a sus hijos, haciendo tartas con fondant de cuatro pisos, organizando cumpleaños temáticos que cuestan una pasta...pero no. Va la tía y dice que sus padres no jugaron con ella y que no eran los responsables de su diversión y que ella tampoco quiere serlo para sus hijos.
    Pues vale...me parece bien, aunque tampoco creo que sea algo para publicar orgullosamente en internet.
    Yo SI quiero que mis hijas tengan una infancia mágica. Una infancia en la que han jugado con su madre, han preparado galletas y han saltado en los charcos.
    No se trata de gastar mucho dinero o de comprar todo lo que pidan...no, es eso. Se trata de disfrutar de tus hijos mientras son pequeños, jugar con ellos y crear recuerdos maravillosos que los acompañarán durante el resto de sus vidas.
    Un besazo guapa y felicidades por el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aluciné al leerlo... como si la magia se redujera a los toppings de los cupcakes, como si existiera una competición por organizar fiestas de cumpleaños... En fin...Yo tengo claro que para mis hijas, haré lo que considere necesario para sorprenderlas y hacer que su infancia tenga un poquito de magia

      Eliminar
  8. A mí es que la, para mí, falsa dicotomía que se ha creado entre buenas y malas madres, para lo unión que sirve es para generar ríos de post.

    Es compatible hacer galletas con los hijos pero querer salir de marcha algún día.

    Juraría que el 90% de los progenitores quieren lo mejor para sus hijos.

    Lo que pasa es que las madres tenemos una losa histórica que hace que parezca que solo somos madres, no mujeres con sus deseos y errores. De ahí, supongo, el éxito de esa corriente.

    Yo paso de encasillarme, ya sea en buena o mala madre, en apego o despegada, en respetuosa o irrespetuosa. Rara vez todos pertenecemos a un solo extremo de una dicotomía o más que, por ende, se crean artificialmente.

    Por lo demás, enhorabuena por defender y estar orgullosa de tu forma de criar. Así debemos ser todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente todos los padres y madres quieren lo mejor para sus hijos y cada cual hará lo que crea mejor para ellos... pero que no me vengan a criticar determinadas cosas, porque efectivamente, no se trata de una competición... Yo hago lo que creo mejor para mis hijas y lo comparto aquí, a quien le guste perfecto, y a quien no, que lo respete

      Eliminar
  9. Mis hijos ya tienen 20 y 15 años.Observo,entre divertida y asqueada,esta eclosión de madres perfectas que piensan que por dar teta,portear hasta romperse la espalda,montar fiestas en las que lo más importante es hacer más aspavientos y más gilipolleces que la vecina,dejar que sus hijos mamen 20 o 30 veces cada noche aunque los retoños en cuestión tengan ya dos o tres años y ellas estén al borde del infarto por no dormir,y otras maravillas más, son mejores madres que aquellas a las que les apetece hacerlo de manera distinta.Señoras mias, no hablamos de maltratar,ni negligir,ni desprenderse de un hijo para dejarlo con el primero que pase o directamente abandonarlo con cualquier pretexto:esas serían las teóricas "malas madres"...pero una mamá que no quiere dar el pecho durante tres años,que no quiere montar fiestas cursis,no soporta jugar horas con sus hijos/as ni se mata por ser la "más mejor del parque" no es una mala madre.Y ya es hora que las nenitas de porcelana lo sepais.Coño!¡que ya está bien!.(y ahora ya podeis crucificarme y relegarme al desván de las madres "normales y corrientes", al fin y al cabo,a mi edad y con mi experiencia,y con dos hijos a los que he criado lo mejor que he sabido,me suda lo que piensen de mi)Un saludo
    Núria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... pero una mamá que no quiere dar el pecho durante tres años,que no quiere montar fiestas cursis,no soporta jugar horas con sus hijos/as ni se mata por ser la "más mejor del parque"...

      Mi mas sentido pésame a tus hijos, madre "normal"...

      PS: Ah! Ahórrate respuestas ni comentarios "molones", porqué a mi también me la suda infinitamente lo que piense de mi gente como tu....

      Eliminar
    2. Y por cierto, solo para aclarar conceptos: aquella madre (o padre) que no hace lo que es mejor para su hijo, que no se deja el alma para que tenga los mejores momentos en su infancia, y que no lo hace por puro egoismo personal, IMHO, SI es una mala madre.

      Ala, a mas ver...

      Eliminar
    3. Mis hijos te contestan que estan ENCANTADOS de tener una madre que hace 11 años que les entrega cada fin de semana de partido en partido porque ellos son jugadores de futbol aunque a mamá no le gusta el futbol,que les ha dado canciones, abrazos,mimos y teta por un tubo,que ha colechado...y que aún hoy está atenta a las necesidades de sus hijos.
      O sea que,listillo, el pésame habría que dárselo a tu madre, no a mis hijos.Y me ahorro ponerte el epíteto que te mereces,estúpido

      Eliminar
    4. ... pero una mamá que no quiere dar el pecho durante tres años,que no quiere montar fiestas cursis,no soporta jugar horas con sus hijos/as ni se mata por ser la "más mejor del parque"...

      vs.

      ...una madre que hace 11 años que les entrega cada fin de semana de partido en partido porque ellos son jugadores de futbol aunque a mamá no le gusta el futbol,que les ha dado canciones, abrazos,mimos y teta por un tubo,que ha colechado...y que aún hoy está atenta a las necesidades de sus hijos.

      Claro, claroo....

      Coherencia a tope...

      O tienes un grave transtorno de personalidad (vamos, el "eres mas tonta que Abundio" de toda la vida...), o por querer hacer de abogado del Diablo te has metido en un jardín de cuidado ("Manolete, si no sabes torear pa'que te metes"...).

      Sea cual sea la opción, páralo ya, que empiezas a dar mucha penica y verguenza ajena....


      PD: Hay que ser bastante laminal para buscar bronca con un PUTO HIDOLO DE HESTO...

      Cómete una magdalena, ridícula.....

      Eliminar
    5. No me voy a molestar ni en contestarte querida anónima, mi medio limón se basta y se sobra para darte unos cuantos ZASCAS

      Eliminar
  10. Recuerdo el interés y trabajo que tenia en celebrar en casa pequeñas fiestas con las pequeñas amigas de mis hijas con disfraces, juegos, bocatas, bizcocho casero, chocolate... Al menos tres o cuatro veces al año. Luego evoluciono arreglando el garage para sus reuniones secretas cuando ya eran adolescentes. Aquellas amistades infantiles que se gestaron en el garage de casa aún perduran 20 años después, esto no tiene precio. Ayudar a los hijos a sociabilizar, exigue a los padres tiempo y dedicación, también ayuda mucho estos pequeños rituales.

    Mi hija pequeña a los 6 años me pregunto si los reyes son los padres, se lo confirme, me pregunto que porque lo haciamos.
    Le explique que solo es una prueba que los adultos ponemos a los niños para que sepan separar entre mundo imaginario y mundo real. Cuando descubren quienes son los reyes y el ratón perez, sabemos que han madurado la capacidad de reflexión y son capaces de ver el engaño...
    Y de practicarlo, mi hija mayor llevaba dos años disimulando con su hermana para garantizarse sus juguetes en la mesa.

    La sociedad esta cargada de engaños no solo de elementos magicos falsos, y ellos deben intuir pronto donde radica su propia seguridad (los padres,la familia,...)y no mostrar ante extraños sus debilidades.

    Tomando el chocolate con churros (antes no habia cupcakes) de la mañana de los domingos surgian muchas de las conversaciones mas bonitas que recuerdo conmis niñas. Eso no tiene precio. Priorizar momentos asi con el objetivo de compartir afecto y comunicación es la mejor formula para educar a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  11. Mis momentos magicos de la infancia son con mi madre y mi hermana pequeña jugando a las cocinitas con una bateria de cocina pequeñita en la que cocinabamos de verdad en la cocina de carbon, o yendo juntas a la playa y comer el bocadillo de mantequilla y mermelada que nos hacia, y para nuestros cumpleaños siempre teniamos una fiesta con los primos en la que habia una tarta hecha por mama, mi madre hizo magica nuestra nfancia y yo espero saber hacer magica la de mi niña

    ResponderEliminar
  12. ¡Bueno! ¡Menos mal! ¡Ya casi me sentía mal por no querer ser una malamadre! (mejor dicho, por no querer alardear de ser una malamadre, que serlo, seguramente lo soy).
    Tanto como una infancia mágica, pues no creo yo que llegue a tanto, pero vamos, que a recortables y cocinar con su madre, se van a hinchar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como todas, Madreconcarné... yo no soy perfecta ni pretendo serlo... pero alardear de lo mal que lo hago me parece una falta de respeto hacia mis hijas

      Eliminar
  13. Aún no lo había leído y no puedo más que aplaudir a tu post. Así es. Yo también quiero darles una infancia, si no mágica, al menos que no sea una m****a, y sólo eso ya implica dedicar tiempo y esfuerzo. Quiero que mis peques sean felices, que sepan que mamá estaba allí ayudándolas, acompañándolas, cuidándolas, enseñándoles a limpiarse el culete, a lavarse los dientes, a hacer los deberes. Quiero que puedan decir "Cuando yo era pequeña, mamá estaba ahí". Ahora ya se están haciendo mayores, y yo tengo como la conciencia tranquila, la sensación de que todo este tiempo he estado donde tenía que estar. Ahora crecerán más y más y cada día me necesitarán menos, incluso me dirán "¡Mamá, déjame en paz!". Pero al mismo tiempo, sabrán que si me necesitan, yo seguiré estando ahí, que pueden contar conmigo, y que si quieren sentirse menos "mayores" y achucharnos como bebés, nos daremos unos achuchones todo lo fuertes que quieran.

    Hay gente que por desgracia no puede estar con sus hijos todo lo que quisieran, porque tienen que currar un montón de horas. Lo que no entiendo es la gente que, pudiendo estar con sus hijos, prefieren irse de marcha o "hacer sus cosas", dejando a los críos con la niñera, y encima presumir de ello, reivindicando no sé muy bien el qué.

    ResponderEliminar
  14. ERES GENIAL!! he descubierto hoy tu blog y ya he leido varias entradas... y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices!!! todo niño se merece y tiene derecho a una infancia, mágica, inolvidable y feliz

    ResponderEliminar
  15. ¡Chiquilla! ¡Hasta las narices estaba de leer malamadre por aquí, malamadre por allá!
    Me sentía un bicho raro pero después de leerte me he quedado más tranquila.
    Por suerte tengo un montón de recuerdos felices de mi infancia, aunque no tuviéramos un duro, jeje. El día de mañana me gustaría que mi hijo tuviera momentos especiales en su recuerdo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails