NonaBox de Agosto

viernes, 30 de agosto de 2013

Un mes más, ha llegado a casa la caja NonaBox. Puntual como siempre, antes de finalizar el mes ya la teníamos aquí.

Este mes, aunque sencilla, me ha gustado bastante, porque incluye un antipiojos ( las que sean seguidoras desde hace tiempo del blog ya sabrán porque... Y para las nuevas, solo os diré que, con la cantidad de dinero que me he gastado en productos antipiojos, tendría para irme una semana de vacaciones ). Además, trae bastantes cositas para repartir entre mis dos hijas ( cosa de agradecer, porque sino la mayor se enfada si todo es para la pequeña... )

Como novedad, desde este mes de agosto, en lugar de incluir un targetón con la descripción de los productos que contiene la caja, estos se pueden consultar directamente en la web, disminuyendo así los residuos que generamos.

Así que, sin enrollarme mucho más, os presento el contenido de la caja y ni opinión sobre ellos:


1. Inex Pediculicida: Antipiojos 100% natural formulado a base de aceite de oliva y aceite de árbol de té que funciona de forma mecánica sobre los piojos. Al no contener pesticidas ni parabenos, se puede usar en bebés y niños pequeños e, incluso, en embarazadas. Por ahora ( crucemos los dedos, toquemos madera y todo lo que haga falta ) no he tenido que utilizarlo... Pero seguro que en cuanto empecemos el cole otra vez, lo voy a necesitar.

2. Chocolate babero: Babero 100% en algodón blanco, muy suave y que puede personalizarse bordando un nombre o cualquier otro motivo en el. No me queda muy claro lo que hay que hacer para bordarlo ( si tengo que enviarlo a la empresa o que ), pero como soy muy apañá, algo haré por mi cuenta... La empresa Chocolate, se dedica a la venta de regalos originales y personalizados para bebés y mamás. Podéis consultar sus productos en su web

3. Crayola Ceras Jumbo: un set de 8 ceras de la colección MiniKids de Crayola, pensados para los peques de la casa ( a partir de un año ). Como siempre, las cajas las revisamos con nuestra mejor testeadora: Alex. Los colores han triunfado!!! Y no será porque no tenga cajas y más cajas de colores ( lápices, rotuladores, ceras, .... ).

4. Moltex toallitas higienizantes fresh: toallitas en formato "bolso" ( cosa de agradecer para las mamis que andamos siempre cargadas con cosas en el bolso ) para limpiarse las manos sin necesidad de agua ni jabón. No parece estar indicada para los niños ( al menos, las indicaciones es que hay que lavarse los ojos si entraran en contacto con la toallita ). Contiene perfume que no me convence ( me ha dejado un olor raruno en las manos ). De todas formas, me parece una opción aceptable para llevar en caso de "emergencia", por ejemplo en el coche, por si necesitamos lavarnos en un momento dado al cambiar una rueda o si estamos en el parque jugando y tocando la arena.

5. Risi Gusanitos: La de cosas que aprende uno con NonaBox.... Risi es la marca auténtica de gusanitos, elaborados con maíz y aceite de girasol 100% sin gluten. Yo no soy muy partidaria de dar este tipo de snack a los niños ( por muy saludable que nos lo quieran vender, no lo son ), pero reconozco que alguna que otra vez caen.

6. Tigex Mi primera taza: Vaso de aprendizaje libre de bisphenol-A, fabricada con polipropileno, que le confiere resistencia. Asas que facilitan el agarre y un sistema que permite succionar con antigoteo. Esta taza es de esas cosas que vienen bien de tener por casa. Con Alex, le dimos mucho uso, ya que nunca tomó biberón y pasamos a usar directamente un vaso de estos.

7. Guía del niño, anuario: Tal vez la nota más discordante de la cajita NonaBox sea este anuario. Con Alex, era lectora asidua de estas revistas, hasta que me cansé de que fueran meros panfletos publicitarios en los que se veían biberones y leches de formula por todos lados... Tienen su parte buena y es que ocasionalmente, hablan de lactancia e incluso de porteo, además de realizar comparativas y darte precios de productos de puericultura. La revista que viene en la caja no me ha convencido. Aunque habla de porteo, no habla de porteo ergonómico y, pese a incluir varias imágenes de mochilas y fulares, también incluye "colgonas" ( me ha sorprendido sobre todo porque está escrito por un Doula ).

Y esto es todo este mes.... espero que os guste el contenido de la caja.


Porqué no uso las salas de lactancia

miércoles, 28 de agosto de 2013



A raíz de lo sucedido en la tienda Primark de Valladolid, han surgido muchos comentarios alegando que las madres disponen de salas de lactancia para dar de mamar a sus hijos sin ser importunadas....

Imagino que, mucha de la gente que usa ese argumento, no ha tenido el "placer" de visitar esas salas de lactancia y, en todo caso, las que si lo hayan hecho, deben haber tenido una suerte inmensa de haber encontrado salas como las de Ikea, espaciosas, limpias, con zona de cambiador separada de la de lactancia....

Pero yo, me niego a usarlas por varios motivos:

Primero de todo, porque dar el pecho a mi hija de 5 meses es un acto natural para mi. No necesito esconderme en un rincón alejada de miradas indiscretas...

Si queremos normalizar la lactancia materna, debemos hacerla visible. Y eso, amigas mías, no se consigue encerradas en un cuartito. Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad es que se ha perdido cultura de la teta a favor de la cultura del biberón. Cuantas madres habéis visto hoy por la calle dando el pecho??? ( yo ninguna ) y dando biberón??? ( unas cuantas ). Pues si queremos que la teta se considere la forma normal de alimentar, hay que sacarla a la calle ( y de paso, sacarse la teta también ).

No sería coherente en mí tener pudor a estas alturas. Tengo 40 años y, la mitad ( o más ) de mi vida he hecho topless en la playa. Que sentido tiene ahora ruborizarme porque alguien pueda llegar a vislumbrar un segundo un pecho cuando los he exhibido sin problemas en la playa???? Aparte que, tres años de lactancia con Alex también han hecho que perdiera el poco que me quedaba ( sobre todo en el momento que ella empezó a "autoservirse ).

Lo llamaran salas de lactancia, pero en general es un eufemismo. En esas salas, lo normal es que se junten cambiador o incluso WC infantil, con su consecuente contenedor de pañales.... Os imagináis ir a un restaurante de tres estrellas Michelín y comer con una boñiga al lado aspirando sus "olorosos efluvios"???? Pues mis tetas son ese restaurante y mi hija no va a comer con olor a mierda.

A todo esto, os habéis fijado como suelen estar los asientos??? A mi se me revolvía el estómago cuando entraba en una de esas salas de un centro comercial cercano a casa...

Porque las tomas a veces son eternas. Habrá quien tenga pequeños glotones que se zampan el contenido de una teta en 5 minutos... a mi me han tocado hijas chupopteras... Hora y media he llegado a tenerlas en la teta... Si me meto en una sala de lactancia, la bloqueo durante mucho rato... Si tenemos en cuenta que también será un cambiador, la gente se va a mosquear conmigo por no poder usarlo... Así que, mejor me quedo dando la teta en un banco, o una silla u otro lugar... Incluso de pie si se tercia.

Yo no estoy en contra de las salas de lactancia... Quien quiera usarlas, adelante, es libre de hacerlo. Aunque también tiene muchas otras opciones, como usar ropa de lactancia que facilita sacar el pezón discretamente, cubrirse con una muselina,.... Pero yo, lo tengo claro: Yo, no me escondo.

#19hTetadaPrimark

lunes, 26 de agosto de 2013



Como ya sabéis, a raíz de la "invitación" por parte de Primark de abandonar su tienda a una madre que daba el pecho en su tienda de Valladolid, han salido a la luz otros casos de madres a las que les había pasado lo mismo. Estas cosas corren como la pólvora en el 2.0 y, rápidamente, se organizaron "tetadas" ( por llamarlas de alguna manera, porque realmente en ningún momento la cuestión fue sacarse las tetas todas al mogollón... Simplemente, si un bebé pedía, se le daba sin ningún problema y listos ) en varios puntos de España.

Yo decidí acercarme al encuentro de padres y madres a favor de la libertad para amamantar a nuestro hijos donde y cuando sea necesario que se hizo en Barcelona. Tuvo lugar en el CC Splau, en Cornellà de Llobregat.

La convocatoria era a las 18:30 para dar margen a que fuera llegando la gente. Al principio eramos pocos, pero poco a poco fue llegando más gente... Al final debíamos ser unas 30-40 personas congregadas delante de la puerta de Primark.

Allí, sin ningún problema, las madres que lo necesitaron, pudieron dar el pecho... Eso si, bajo la atenta mirada del personal de seguridad, tanto del centro comercial como de Primark. La gente que pasaba nos miraba interrogativamente... Me sorprendió oír a un par de chicas bastante jóvenes que sabían porque estábamos allí, cosa que me demuestra que se hizo mucho ruidos en las redes y que llegamos más allá de la esfera maternal propiamente dicha.

La convocatoria, no tenía como único objetivo lactar a los bebés, sino que también se quería presentar un escrito a las tiendas Primark firmadas por los asistentes para pedir una disculpa oficial de Primark ( y no la pantomima de comunicado que al parecer emitieron la semana pasada ) que, a la vez, será remitida al defensor del pueblo para exponer lo sucedido y pedir que se cree una ley que proteja a las madres lactantes como en Reino Unido ( en España, existe un vacío legal al respecto ).

Era obvio que Primark estaba enterado de todo, porque el encargado de la tienda nos estaba esperando a pie de las escaleras, muy amable él. Sin ningún problema, aceptó el escrito y nos lo selló y firmó. También nos dijo que lo iba a enviar a la central enseguida... La verdad es que fue muy amable y nos dijo que en su tienda nunca se había puesto ningún problema a las madres lactantes. De hecho, algunas mamis entraron dando el pecho sin ningún problema... Pero claro, imagino que ya sabían que íbamos y que, además, la presencia de los medios informativos aportan presión extra para Primark.

Así que, con un buen sabor de boca, salimos de allí y nos "dispersamos"

#19HTetadaPrimark fue un bonito sueño mientras duró.... Luego todas volvimos a nuestra realidad... Y yo, en concreto, a darme de bruces con la realidad en el 2.0, donde mantuve unos debates más o menos acalorados con gente del 2.0 que ni conozco...

Aún ahora alucino con la gente... Piden tolerancia y educación para ellos sin dárnoslas a nosotras, con argumentos trasnochados de que la lactancia es algo íntimo ( que debemos hacer??? quedarnos encerradas en casa porque nuestros hijos toman el pecho a demanda y no sabemos en que momento va a pedirnos??? ), que una tienda no es un lugar apropiado ( y entonces, el lugar apropiado es una sala de lactancia??? Salas que suelen estar junto al cambiador, que huelen a mierda de una montaña de pañales??? Donde suele haber colas para cambiar a los bebes??? ), que puede manchar si el bebé vomita ( vale, los bebes son surtidores de vómito, pero coño, que no vomitan como los borrachos en modo aspersor!!! ),...

Esto es una pequeña muestra de lo que corre por este mundo 2.0, pero lo peor, es que son personas reales que viven el el 1.0 y son los intolerantes que recriminan a una madre que da el pecho sentada en un centro comercial o de pie paseando o hablando por el móvil.

Es bien cierto que esta sociedad necesita un cambio, un cambio de mentalidad respecto a la lactancia y al pecho, es importante normalizarla y hacerla visible y para eso no valen las medias tintas, la moderación y el ser políticamente correctos.... Si queremos que dar el pecho sea normal, hay que llevarlo a la calle, hay que hacerse visible ante una sociedad que entiende por normal el uso del biberón.

Y como últimamente estoy guerrera, he decidido crear una petición en Change.org para pedir a Ana Mato que se cree una ley como la de Reino Unido para proteger la lactancia en público y no volvamos a encontrarnos nunca ante casos como los de Primark... Os animáis a firmarlo??? Podéis hacerlo AQUÍ




Amamantar es normal

jueves, 22 de agosto de 2013

Últimamente están saliendo a la luz varios casos de madres a las que se les a increpado por dar de mamar en lugares de pública concurrencia. Supongo que recordaréis la madre que daba de mamar en la piscina en Bilbao... Pues ahora, la polémica se ha centrado en una conocida cadena inglesa de ropa a precios irrisorios: Primark.

Hace unos días, una persona de seguridad de la tienda Primark de Valladolid "invitó" a Carmen y a su bebé de 7 meses a abandonar dicha tienda ya que las normas de la empresa prohibían que se diera el pecho.... Ante la negación de la madre, apareció la encargada que, acabó alegando que podía incomodar a otros clientes... Obviamente, Carmen presentó una reclamación en el centro y explicó lo sucedido en el blog de una amiga.

Como protesta, se ha creado en Facebook un grupo con varias quedadas para hacer tetadas públicas en diversos centros Primark de España.

Yo debo ser tonta porque aún me sorprende que, en pleno siglo XXI, sucedan estas cosas. Y además, debo tener muchísima suerte, porque en los tres años y medio de lactancia con Alex, no me encontré nunca con ningún comentario reprobatorio... Si incluso con Ari he estado dando el pecho tranquilamente en Primark a la vista de todos, sentada en un banco en la sección de zapatería....

Pero luego lees lo que le ha pasado a otras madres... Incluso cartas como la de un individuo a La Vanguardia, quejándose de la visión de una madre dando el pecho y hablando por el móvil... Lo llega a tachar incluso de mal gusto... ( será que mientras damos el pecho solo podemos mirar con cara de bobas embelesadas a nuestros retoños, mientras nos cae la baba, sentadas en nuestra casita ocultas de miradas indiscretas ).

Personalmente, el argumento que la lactancia es un acto intimo, me da risa... Vamos, que ni que fuera comparable a cagar ( será por eso que siempre nos quieren enclaustrar en los baños públicos para que demos el pecho???? ) Hay muchísimas cosas que son realmente desagradables, como el olor a sobaco de más de uno, la gente que habla mientras come, o los que se les caen la comida de la boca, los que van con la camiseta levantada enseñando su barrigota cervecera ( joder, más de una vez me hubiera arrancado los ojos ante la visión de uno de esos "faldones" colgantes por encima del pantalón y que airean sin pudor alguno... )

Pero no, nos venden que la lactancia es algo íntimo, que hay que quedarse en casita para dar el pecho tranquilamente.... Pues sabéis que os digo: Que UNA MIERDA!!!! Dar el pecho es normal, no es un acto impúdico ni desagradable, que no tenemos porque escondernos de cuatro gilipollas reprimidos que se sienten turbados por la visión de un pecho amamantando. Si alguien tiene problemas con ver a una madre alimentando a su bebé, que se quede encerrado el o ella en su casa, o mejor aún, que se lo haga mirar, porque debe tener algún trauma infantil serio.

Yo, por mi parte, voy a seguir dando el pecho donde y cuando mi hija lo requiera... No por exhibicionismo, sino porque mi hija tiene el mismo derecho a comer donde y cuando lo necesite que cualquier otra persona. Y espero no encontrarme nunca en la tesitura de tener que llamar a los Mossos porque me han "invitado" a abandonar un lugar público en el que estoy dando el pecho.

Hasta el día de hoy, he dado el pecho en parques, bares, restaurantes, en un tanatorio, en varias diadas castelleras, en museos, en tiendas, en grandes superficies, en la playa, en casa, en casa de otros,.... En infinidad de sitios y siempre que mis hijas lo han pedido, sin necesidad de ocultarme a la vista de nadie, sin necesidad de hacer alarde de nada, pero tampoco ocultándome... Normalizar la lactancia pasa por eso, por convertirlo en un acto tan natural como el resto de actividades de nuestra vida diaria.

Así que, señores de Primark y señores/as que se molestan por ver una madre amamantando, que les den por donde amarga los pepinos.... Y de paso, aquí les dejo unas sugerencias para evitar ver tan "desagradable" actividad




Mi reto Rinoceronte Naranja: una semana después

miércoles, 14 de agosto de 2013

Hace una semana os explicaba la historia de una madre norteamericana anónima que, un día, tomó conciencia de que gritaba mucho a sus hijos y decidió dejar de hacerlo. Para ello, creó todo un reto al que llamó "The Orange Rhino Challenge" y que podéis conocer en su blog.

Yo decidí unirme al reto y me propuse una semana sin gritos.

La semana ha pasado ya y, aunque podríamos decir que he conseguido mi objetivo de no gritar, no estoy plenamente satisfecha. Es cierto, no he gritado... Pero en muchas ocasiones me he enfadado por tonterías, he contestado de forma inapropiada o agresiva... Gritar no grito, pero hay otos aspectos que corregir en mi actitud y comportamiento con mi hija mayor y que, al igual que los gritos, pueden ser igual o más de hirientes para una niña pequeña.

En mi defensa diré que no es fácil ser madre de dos fulltime. Con una niña de casi 5 años repleta de energía, con ganas de saber, de explorar, preguntar,... Ella no entiende que su hermana de 4 meses necesita también un tiempo y unos cuidados y que yo solo soy una y no puedo partirme. Tampoco entiende que yo apenas duermo, que voy arrastrándome por la vida, cansada y sin energías....

Sea como sea, tengo que cambiar, tengo que ser mejor. Mis hijas merecen ese cambio.

Así que, tras una semana sin gritos, voy a intentar empezar una segunda semana sin gritos, sin enfados y sin malas contestaciones.

En el blog de The Orange Rhino, podemos encontrar los 12 pasos para dejar de gritar a nuestros hijos, aunque creo que podemos aplicarlo a cualquier comportamiento que queramos cambiar ( aquí va mi adapto-tradicción cutre salchichera ):

  1. Tomar conciencia que tenemos que cambiar: Para mi, desde luego es lo más importante. Detectar nuestros errores y aceptarlos es lo más difícil de todo el proceso.
  2. Fijar una meta: Fijarnos un objetivo nos ayudará a mantenernos firmes en nuestro reto y nos proporcionará confianza en nosotros mismos. Creo que es fundamental fijar un objetivo asequible: un día, una semana, un mes,... Cada una debe decidir que tiempo considera que puede ser asumible para ella
  3. Compartirlo: Compartir nuestro objetivo con amigos, familiares o con la tribu 2.0 lo convierte en algo real.
  4. Crear una red de apoyo: tenemos la suerte de haber creado una tribu gracias a las redes sociales. Y, gracias a Cecilia Jan, tenemos hasta un par de hashtags para poder expresarnos, apoyarnos, etc. Podéis seguirnos en twitter con los HT #rinonaranja y #yanogrito. A mi me ha sorprendido muchísimo la gran comunidad que se ha creado en pocos días y la cantidad de gente que se ha unido al reto.
  5. Registrar los detonantes: la creadora del reto nos propone llevar un registro de los momentos en que gritamos: Cuando grité, porqué, cual era mi humor en ese momento, de que humor estaban mis hijos, que momento del día era, que estabamos haciendo,.... Este registro nos servirá para anticiparnos a las situaciones conflictivas, identificar problemas y crear estrategias para prevenirlas.
  6. Empezar practicando lentamente: es obvio que, si gritar se ha convertido en un hábito, dejar de hacerlo no se consigue de un día para otro. La creadora del reto buscó formas alternativas y dejo de gritar a sus hijos para gritar dentro de los armarios, en el baño,....
  7. Continua practicando: conforme va pasando el tiempo, ya no necesitaremos gritar a nuestros hijos y podemos centrarnos en encontrar y probar nuevas estrategias para redireccionar las situaciones conflictivas.
  8. Centrarnos en el reto: Para mantenernos centrados en el reto, la creadora nos propone utilizar cosas naranjas, ya sea para vestir, comer, o escribir... cualquier cosa vale para tener el reto siempre presente.
  9. Persevera cuando grites: hay que aceptarlo, somos humanos y, como tal, no somos infalibles... Así que, si gritamos, debemos perseverar, mantenernos firmes en nuestro objetivo, pero sin ser intransigentes con nosotros mismos... Dejar de gritar es un proceso, y como tal hay que tomárselo
  10. Celebralo cuando lo consigas: todos necesitamos un refuerzo positivo para saber que estamos en el buen camino y animarnos a seguir.
  11. Deja de gritar, piensa, cálmate: Ante una situación en la que gritaríamos, mejor no hacerlo, pensar en que nos ha molestado y calmarnos.
  12. Recuerda: No estás sola, hay mucha gente apoyándote y que cree en ti

Viernes DIY: Probando Didongo, las cajas creativas

viernes, 9 de agosto de 2013

Soy un desastre y no tengo perdón, pero ser madre de dos, hace que mis días estén un poco saturados... Tengo pendiente escribir este post desde hace meses ( demasiados para mi gusto ), pero entre unas cosas y otras, fue quedando relegado como el eterno borrador... Hasta hoy.

Así que, vayan por adelantado mis disculpas a Mariko y todo el equipo de Didongo por el retraso en publicar.

Como os decía, hace ya meses ( finales de mayo para ser exactos ), me contactaros de Didongo para presentarme su proyecto: Una caja que incluye un kit creativo con al menos dos manualidades para realizar con nuestros hijos. Está pensada para niños entre 3 y 7 años y, en ella, podemos encontrar todos los materiales necesarios para llevar a cabo las manualidades, así como un manual con las instrucciones, un cuento, información e incluso recetas!!!

A nosotros nos llego el kit Didongo de flor en flor



Las actividades creativas propuestas en este kit están centradas en la primavera. La primera manualidad, consiste en la creación de abejas con materiales tan sencillos como unas piezas de madera, lanas de colores y celofan



Pasamos un rato entretenido enrollando las lanas, aunque a Alex le costaba un poco mantener la alternancia de colores y acabó enfadada y diciéndome que lo hiciera yo... En cambio, con las alas se animó a hacerlas ella y a cortar el celofan.

El kit viene tan completo, que incluye incluso las tijeras para recortar, así que no necesitamos andar rebuscando por casa materiales adicionales.

La segunda actividad propuesta, era la creación de un panal en el que colocar las abejas.



Como se trata de ser creativo, Alex hizo el panal ella sola y decidimos colgar las abejas con los clips que venían también en la caja.

Por último, también nos propone crear un campo de flores con copos de maíz de colores. Esta actividad es libre y, por tanto, permite a los niños crear a su gusto el jardín. Nosotras hicimos algunas flores y, aprovechando el papel con el que viene envuelto el kit dentro de la caja, creamos un pequeño jarrón de flores.


Didongo funciona por suscripción mensual y tiene un precio de 18,50€/mes con gastos de envío incluidos. Tenéis también la opción de suscribiros por 6 o 12 meses consiguiendo un mejor precio de suscripción.

Cada mes, recibes en tu casa un kit diferente con TODO el material necesario. A mi, personalmente, me ha gustado muchísimo la idea. Es una solución ideal para los días que estas en casa cuando el clima no acompaña, o cuando los peques se ponen enfermos... Aunque también es ideal para las vacaciones de verano, como un recurso original y diferente que da mucho juego. No tenéis porque hacer todas las actividades de una sentada... Podéis distribuir las diferentes propuestas en diferentes días.

Las cajas Didongo también se pueden comprar para regalar. En este caso, solo compras una por 20€ o una suscripción de tres meses por 55€. Puedes elegir cualquiera de las cajas ( siempre que tengan en stock ).

Yo he quedado muy satisfecha con la experiencia. Aunque realmente me cuesta encontrar tiempo para hacer cosas en exclusiva con Alex, el kit nos ha servido para compartir nuestro tiempo de forma diferente. Hemos utilizado materiales nuevos y creado objetos que a mi no se me hubieran ocurrido nunca. Además, el kit permite improvisar y reciclar los materiales, dejando volar la imaginación tanto del niño como del adulto.


No más gritos.... Mi propio desafío del rinoceronte naranja

martes, 6 de agosto de 2013



Hace unos días escribía sobre una de mis sombras de la maternidad, de como me siento a diario: enfadada, gritona, como un enanito gruñón, como la bruja mala del cuento, incapaz de ver las cosas buenas de mi hija mayor, como si todo lo hiciera mal mi pobre niña....

Gracias a Bego del blog Much more than I am y a Carmen de La Gallina Pintadita, he descubierto el Reto del Rinoceronte Naranja, un proyecto creado por una madre americana, madre de cuatro niños que, como yo, un día tomó conciencia de que gritaba más de lo debido a sus hijos.




Se propuso un reto: pasar 365 días sin gritar a sus hijos. Además, creó un blog en el que llevar registro de su progreso.... Y no solo ha conseguido esos 365 días, sino que lo ha superado ya con creces y va camino de los dos años!!!

Si queréis conocer más sobre su historia, su reto, etc, podéis visitar su blog The Orange Rhino Challenge ( en inglés ).

Esta mujer ha creado toda una comunidad para que, todos aquellos que acepten el reto, puedan encontrar apoyo para seguir con el a través de su página de Facebook.

Y yo, he decidido aceptar el reto!!! Como ella misma explica en su blog, cada uno debe elegir su meta. En su caso, se propuso un gran objetivo: Un año entero sin gritar. Yo, soy más modesta y voy a ir paso a paso.... Mi reto será pasar una semana sin gritar a mi hija, reto que, si puedo, iré ampliando semana a semana. Lo conseguiré???

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails