No me maltrates, soy un niño

martes, 16 de abril de 2013


Últimamente, me he encontrado con varios padres/madres/hermanos pegando o amenazando a niños pequeños con arrearles un guantazo.

Es un tema que me toca mucho la fibra, ya que a mi me criaron también a base de golpes y no concibo tratar así a mi hija.

La primera situación, quizás la peor de las que he visto últimamente, fue hace algo más de una semana en una tienda H&M de la zona alta de Barcelona. Una niña de unos 7-8 años salía corriendo escaleras abajo seguida por su pija madre... Alcanza a la niña en el primer rellano de escaleras y le suelta tres ostias ( porque aquello no eran cachetes, eran tortazos con mano abierta y dirigidos a hacer daño ) en la cara y en la espalda.

La niña ni tan siquiera lloró. Yo me quedé petrificada, incapaz de articular palabra. En mi interior quería gritarle a la madre, que dejara de pegar a la niña, que hubiera hecho lo que hubiera hecho, no era forma de tratar a un niño... Pero me quedé paralizada, al igual que las dependientas de la tienda... Nadie se atrevió a decir nada, asistiendo como espectadores mudos al espectáculo...

Y me sentí mal, me sentí mal por la niña, por la indefensión de ella y por la impunidad con la que pueden actuar los padres por el mero hecho de ser padres.

Imagino que si alguien hubiera alzado la voz, hubiera defendido a la niña, se habría convertido en el objeto de ira de la madre.

La segunda y tercera experiencia, han sido durante el fin de semana... En ambas, una persona más mayor ( en una un padre y en otra una hermana ), amenazaban de pegar a unos niños pequeños de apenas dos años...

El padre, agachado, a nivel de una niña que apenas tenía dos años, mirándola fijamente y diciéndole que si lo volvía a hacer le iba a dar un tortazo... Vamos, no tengo ni idea que habría hecho la niña para merecer semejante amenaza... Pero fuera lo que fuera, nada justifica esas palabras.

La otra, la hermana, estaba en el bus, iba con los abuelos y dos niños pequeños. Llevaba a su hermano sentado encima... Cuando el niño se revolvió un poco porque quería ir con el abuelo, la niña le espetó : estate quieto o te meto una ostia 0_0 No se si el abuelo llegó a oírlo... he de suponer que si, porque yo estaba al lado del señor y lo oí perfectamente... Pero no dijo absolutamente nada...

Y tal vez soy demasiado happyflower, pero me da asco vivir en una sociedad así, en la que los adultos abusan de su poder sobre los pequeños, con amenazas de agresiones, o agrediendo físicamente.

Reconozco que yo no soy perfecta, que pierdo los nervios a veces y elevo el tono de voz, que puedo ser intransigente y castigar a mi hija... Pero nunca, jamás la amenazaría con pegarle, nunca alzaría la mano contra ella para darle una bofetada o un puñetazo...

¿ Que falla en esta sociedad que lo más puro que tenemos lo tratamos como a una mierda? 

21 comentarios :

  1. Es la realidad que tenemos, y aunque suena a excusa ( y está muy lejos de serlo) la crisis y la situación de estres económico en la qu eviven muchas familias no ayuda a calmarse y echar paciencia al asunto, si no que te sale la ira por la mano ( o la boca, según).
    Es una lastima, por que es muy probable que esos niños actuen así con los que son más pequeños que ellos, es lo que han aprendido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crisis puede hacer que estemos más irascibles y perdamos los nervios... Pero hay cosas que son más profundas, que ya están interiorizadas en nuestro comportamiento y nuestra cultura

      Eliminar
  2. Es la triste realidad, que yo cada día vivo con más impotencia y más rabia. Cada vez lo tolero menos, cada vez soy más intransigente y crítica con los adultos que opinan y actuan así.

    Yo sin embargo, no pienso que la crisis y situación económica estén agrabando e influyendo en este problema. Creo que es un problema de concienciación. Son muchos años de generaciones a las que se nos ha grabado a fuego una educación y un respeto implantados a través del miedo al castigo o incluso al golpe. El adulto soy yo, y soy el que mando, porque lo digo yo y "sanseacabó".

    Es difícil, pero por favor, rompamos esa cadena, reeducándonos y comprendiendo que el niño es un ser humano más, como tú y como yo, y merece EL MISMO respeto.

    Qué sabor tan amargo dejan episodios como los que has contado, y que habituales son...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. completamente de acuerdo contigo... Aunque creo que es difícil romper la cadena más allá de uno mismo. A la gente no le gusta que le llamen la atención por chillar a su hijo o pegarle

      Eliminar
  3. Si esas mismas situaciones sucedieran entre adultos alguien intervendría... El problema es que a los niños no se les respeta, porque son niños... parece que no sienten dolor o rabia o impotencia o pena como los adultos. Alguien nos enseñó eso en algún momento y ahí ha quedado aprendido para siempre. Es horrible, la verdad y lo cierto es que una se queda petrificada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, realmente en adultos está mal isto y e cambio, con los niños, se tolera... algo falla en esta sociedad

      Eliminar
  4. El otro día iba por la calle con mi nena en la bando... veo a una niña de unos 8-9 años saltando pa ca pa ya... y un poco detrás una abuela empujando un carrito, y una madre... abuela entradita en años. La niña saltando cruza sin esperarles, la abuela le grita no se qué. Coge y suelta el carro, se pone a correr como si le fuese la vida en ello, agarra a la niña de la espalda del vestido y le suelta dos hostias alucinantes, con cara de odio añadida. Y le dice no se qué improperio, que no quise ni escuchar porque estaba alucinada. Si, su abuela. Y su madre, contemplando la escena, tan pancha. La cara de la niña mitad temor, mitad vergüenza, era un poema. Quise decir algo, mi cuerpo me pedía decir algo... pero entre que elpadredelacriatura me frenó, y yo no le eché mucho apresto... la cosa se quedó así. Cómo me arrepiento. Creo que todos, me incluyo a mi misma, somos un poco culpables de esta situación, unos porque lo hacen, y otros porque lo vemos, y miramos hacia otro lado. Es como hace unos no cuantos años, cuando un hombre pegaba a una mujer, y nadie se metía en ello... solo que en este caso es mucho, mucho peor. Es un abuso de superioridad tremendo con una criatura que no se puede defender, y que además te quiere con locura. Se me parte el alma, de verdad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te entiendo perfectamente... Es una situación delicada y, meterse, puede acabar resultando desagradable, porque seguro que salimos mal paradas...

      Eliminar
  5. Qué pena y que impotencia. Yo también creo que es porque a los niños no se les respeta porque entre adultos no se permitiría.

    ResponderEliminar
  6. Cuando esto ocurre entre adultos, los demás (a veces) nos atrevemos a intervenir porque los adultos "somos libres", "no pertenecemos a nadie". Con los niños no pasa porque los padres o abuelos te dirían "es MI hijo/nieto, y le educo como quiero, así que no te metas". Y por alguna razón esa frase nos frena..

    Porque nadie piensa que una mujer pertenezca a su marido (ni viceversa), pero un niño parece sí pertenecer a un adulto, y por tanto, se le puede tratar como se quiera... ¬¬

    Que yo entiendo que los padres tengan una cierta libertad en el modo de educar a sus hijos, pero obviamente, hay un límite, y no por ser "tus" hijos les puedes tratar como tratarías un bolso o unos zapatos.

    Así que sí, a mí también me da ASCO esta sociedad en la que vivimos.. bueno, al menos la española.. Aquí en Bélgica aún no he visto eso por la calle (llevo año y medio aquí), que no quiere decir que no ocurra.. pero al menos no me he llegado a cruzar con nadie tratando así a un niño..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese es el problema... si llegas a decir algo, te van a salir con lo de que es mi hijo y hago lo que me da la gana... y ante eso, que argumentas???

      Eliminar
    2. En mi " Curso intensivo de madre" del dia a dia, he reconocido que mis hijas son un maravilloso don o regalo que Dios ha tenido conmigo, que como Regalo debo cuidar y proteger. Duele pensar que de la primera persona que debemos "proteger" es de nosotros mismos, padres y madres. Cómo nuestra actitud, nuestros sentimientos, nuestro problemas pueden alcanzarlos y favorecerlos o hacerles tanto daño,como nadie en el mundo.
      Pido a Dios mucha sabiduría y amor para llevarlas adelante, es mi responsabilidad.
      He tratado de eliminar todo tipo de violencia verbal y física en mi hogar, trato de llenarme de tranquilidad y siempre demuestro mucha paciencia, sin embargo en estos días estuve compartiendo un helado con ellas celebrando los 17 años de la mayor, y se presento una situación donde mis hijas por primera vez, me escuchan gritarle fuertemente a una mujer que sin piedad golpeaba a su hija en la calle, y la respuesta de ella hacia mi fue " ella no es tu hija", mi impotencia fue tan grande que le respondí " y porque es tu hija te da el derecho de golpearla?, es solo una niña". y en mi mente quedo la imagen de la niña que solo colocaba su manito sobre su cabecita tratando de soportar los golpes y su mirada de terror ante la figura de su madre con ojos llenos de mucha rabia. les explique luego a mis hijas que mi actitud no fue la mejor, y que no permitan nunca que sean victimas de la violencia y para ella deben cultivar la paz constantemente.
      Elevo mi oración por los niños victimas de toda violencia.
      Paz y bien para todos.

      Eliminar
  7. Qué fuerte acabo de publicar también sobre este tema en mi blog ahora mismo sin haber leído el tuyo, y es que esta semana también ando "calentita" con este asunto. Seremos "happyflower" pero no fomentamos la violencia, yo no puedo con estas actitudes, asco es poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. será la primavera que la sangre altera???

      Eliminar
  8. Yo creo que lo tenemos tan asumido, no me malinterpretes....me refiero, a que, desde pequeñitos siempre ha existido el azote o pas pas en el culo, y ha ido pasando de generación en generación como si fuera lo correcto y lo mejor!!! Yo, afortunadamente tampoco comparto esta situación....si de mayores nos parece una barbaridad bajarnos del coche y ponernos a golpear al de enfrente que nos ha hecho una pirula, o en el supermercado abofetear a la maruja de turno que se intenta colar...¿cómo podemos pasarnos con lo que más queremos en el mundo? Yo no entiendo nada, tampoco....y me quedo sin palabras cuando veo situaciones así en la calle!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, yo no hablo de un cachete en el culo... hablo de cosas peores, poque alzar la mano y descargar toda la ira abofeteando a un niño o amenazarlo con pegarle me parece terrible

      Eliminar
  9. El maltrato es intolerable en todos los ámbitos pero el infantil es que no tiene nombre, no hay un sólo animal en la tierra que sea capaz de maltratar a su descendencia ¿Cómo es posible que los hombres si? Vivimos en una sociedad en la que el ser humano está deshumanizado y esto tendrá que pararse en algun punto porque así no podemos seguir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es necesario un cambio profundo de mentalidad

      Eliminar
  10. Completamente de acuerdo con lo que escribes. Cada día tenemos que presenciar estas muestras de violencia contra los niños sin poder hacer absolutamente nada, porque encima si te metes recibes tú.

    Yo voy a ser mamá en agosto e incluso ahora cuando hablamos con la familia y amigos de la crianza con apego siempre nos responden con el típico: sí, pero no olvidéis que el cachete a tiempo siempre es bueno... ¡Me indigna!

    El otro día sin ir más lejos vivimos una de estas situaciones en un restaurante. Estábamos comiendo y pasó una familia al lado y el níño, de unos 6 años, al pasar por nuestro lado pasó la manita por nuestro mantel. La madre le arreó una colleja que me dolió hasta a mí! y le dice: La próxima te la doy sin avisar.
    Creo que con un simple "no toques" habría bastado, y ni eso, porque a nosotros en ningún momento nos molestó que el niño tocase el mantel.

    Por cierto, felicidades por el blog. Me encanta leerte aunque es la primera vez que comento.

    ResponderEliminar
  11. Y si no es maltrato físico, es maltrato psicológico. Esta misma mañana estábamos mi novio y yo estudiando (vivimos en un segundo piso) cuando el silencio lo ha roto un señor desde la calle, gritándole a alguien 'eres una mierda, eres una jodida mierda' (perdón por el lenguaje)... Nos hemos mirado, rezando porque no fuera lo que pensábamos... Cuando hemos escuchado la voz del niño respondiendo nos hemos quedado petrificados. De entrada, ¿por qué un niño no está, a las once de la mañana, en el colegio? ¿Acaso está enfermo? Porque si ese es el caso, sería casi peor... Me da mucha pena pensar en ese pobre niño y también en lo que se convertirá. En el adulto de autoestima baja que lo están obligando a ser... Es una pena horrible por nuestra sociedad, presente y futura.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails