Técnicas no farmacológicas de alivio del dolor

martes, 26 de marzo de 2013




Parir duele, no porque lo diga la Biblia, sino porque lo dicen todas las madres que han pasado por un parto natural.

El dolor es una sensación muy subjetiva, así que, cada mujer lo vive de una manera diferente. Las hay que tras un parto natural dicen que apenas han notado dolor y otras, lo han pasado mal y no repetierían.

Existen numerosas técnicas que pueden ayudarnos en el momento del parto a sobrellevar el dolor. Tenemos opciones farmacológicas, como la epidural y opciones no farmacológicas para aquellas que quieren optar a un parto natural.

Obviamente, no voy a hablar de la epidural, porque en esta ocasión no entra en mis planes usarla y porque es la opción más extendida y conocida.

Entre las técnicas no farmacológicas de alivio del dolor, encontramos:

1. Libertad de movimiento: El poder deambular o permanecer en posición vertical, el uso de la swissball y la libertad de adoptar la postura que nos resulte más cómoda en todo momento, es uno de los primeros recursos que pueden mitigar el dolor. Obviamente, no es la panacea, y vamos a sentir dolor igualmente, pero el poder movernos libremente favorecerá encontrar posturas más cómodas y que nos permitan sobrellevar el dolor.

2.Baños de agua caliente: Ya sea un baño o una ducha, el agua caliente ayuda a relajarnos, a reducir la ansiedad y a segregar endorfinas. También acorta el periodo de dilatación. En la mayoría de centros, si permiten la libre deambulación, también nos permitirán darnos una ducha.

3.Inyecciones de agua estérilEsta forma de analgesia consiste en la administración de agua estéril mediante una inyección a nivel de la piel a ambos lados de la parte baja de la columna. Mediante esta inyección se estimulan los receptores de presión; éstos envían impulsos al cerebro que logran interrumpir la transmisión de los estímulos dolorosos a través de los nervios espinales.

4.Masajes: El masaje es una forma de implicar al padre en el parto a la vez que nos relajamos. Podemos pedir que nos masajeen la zona lumbar, los hombros... Donde nos resulte más agradable y efectivo. Con el masaje, reducimos el estrés, favorecemos la relajación y mejoramos el flujo sanguíneo de la zona. 

5.Técnicas de relajación: En la Maternidad de Barcelona, se imparten unos mini cursos de Sofrologia como técnica de relajación de cara al parto. La sofrologia, auna técnicas de respiración y relajación consiguiendo, según el entrenamiento, un cierto estado de relajación profunda o autohipnosis que puede ayudar a disminuir el dolor. En todo caso, cualquier técnica de relajación puede sernos útil.

6.TENSConsiste en una estimulación eléctrica de los nervios que se realiza a través de la piel y que aporta autonomía en el alivio del dolor. Se consigue con un generador de impulsos eléctricos conectado a uno o dos pares de electrodos aplicados a la piel en la zona en que se pretende reducir el dolor.
Su aplicación puede ser útil en la primera fase de la dilatación. Aunque el efecto analgésico del método tens es limitado permite la deambulación, el control por parte de la propia mujer, no afecta el estado de consciencia y es una opción para las mujeres que no desean medicación.
Los electrodos se colocan en la parte media y baja de la espalda y tú misma, mediante un pulsador, puedes controlar la intensidad de la corriente durante las contracciones. Las corrientes actúan bloqueando los estímulos dolorosos y aumentando los niveles de endorfinas.
Se utiliza un pequeño aparato portátil que te permite moverte, es de manejo muy sencillo y carece de efectos adversos (salvo, quizá, una leve irritación de la piel). Al conectarlo se siente un ligero cosquilleo cuya intensidad puede ajustarse manualmente, modulando la intensidad de emisión de los impulsos en función del grado de dolor.
Yo he comprado uno en Lidl hace ya varias semanas... Más que pensando en el parto, lo compré también pensando en mi ciática que ha estado bastante guerrera durante varios meses.

7.Óxido nitroso: Es un gas que produce un efecto analgésico al inhalarlo. Se usa mezclado con oxigeno al 50% y requiere un pequeño entrenamiento, ya que, para conseguir sus efectos máximos, hay que inhalar justo cuando percibimos que se acerca una contracción. Este método es muy frecuentemente usado en países anglosajones y, poco a poco, en España se va aplicando en algunos centros.

8.Otras: existen otras opciones, como la acupuntura, la musicoterapia, etc, que pueden ayudarnos a disminuir el dolor. Hay centros que permiten la entrada del acupuntor/a a la sala de partos, aunque no es lo normal.


Fuentes: FAME
             Bebes y más
             Cuidado Infantil



13 comentarios :

  1. Me parece muy interesante esta entrada, voy a tomar buena nota de lo que explicas. Indagaré un poco más sobre las técnicas de relajación que conociéndome me podrían venir muy bien.
    Un saludo.
    http://mamaalostreintaytantos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maryeta. La sofrologia parece una buena opción. Con poco entrenamiento se consigue dominar la técnica facilmente

      Eliminar
  2. pues yo e tenido dos partos y el primero fue sin epidural.. tambien creia en cosas como las que cuentas.. pero en el segundo dije que epidural, y sinceramente, no hay nada mejor.. ahora estoy embarazada y usare la epidural sin pensarlo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Csada uno elige su opción. Mi primer parto fue con epidural y, desde luego, viendo la cadena de sucesos que desencadena el uso de la misma, prefiero intentar un parto natural

      Eliminar
  3. Por mis experiencias te puedo decir que, una gran manera de aliviar el dolor, o al menos de sobrellevarlo, es no tenerle miedo. El miedo al dolor nos bloquea y nos perjudica, haciendo que la dilatación sea más lenta o incluso que se interrumpa. Como dices todos sabemos que parir duele e incluso que es uno de los dolores más grandes a los que una mujer se puede enfrentar, posiblemente el mayor, por lo que el miedo a ese dolor es lo que predispone negativamente a muchas mujeres a enfrentar el parto. Asumir que es un dolor fisiológico, es decir, natural, no causado por ninguna infección o patología, que cesará en cuanto el bebé nazca por lo que, a mejor trabajo de parto, mayor rapidez y antes se aliviará el dolor. En mi primer parto inconscientemente me olvidé de que existía vida exterior, me aislé en mi misma, me concentré en lo que estaba haciendo y parí super rápido. En el de mi hija ya iba con la lección aprendida y cuando empecé a flaquear (porque lo hice, que el dolor es muy malo)y a pensar en epidurales, episiotomías y cesareas, me di dos hostias mentales a mi misma y me dije "déjate de tonterías y ponte a parir, que antes terminas, antes deja de doler" y me concentré en dejar que todo fluyera, es decir, me controlé, controlé mis nervios, mi miedo al dolor y centré mi objetivo en hacer todo lo posible para que mi hija viniera al mundo de la mejor manera posible.
    A mi no me dio tiempo a darme baños ni duchas, de hecho con el niño parí sin epidural porque al anestesista no le dio tiempo a llegar, la pedí a gritos y cuando me di cuenta había dilatado 7cm. Pero sí aseguro por experiencia que no tiene nada que ver estar acostada durante la dilatación que poder levantarte y caminar, no tiene nada que ver poder parir en una postura fisiológimente favorecedora como es de pie, en cuclillas o al menos todo lo vertical que se pueda, y por supuesto, no tiene nada que ver que te acompañe un personal respetuoso a que intervenga personal que se creen que sin ellos no vas a parir. Y digo bien, acompañar, porque eso es lo que deberían hacer, acompañarnos y ayudarnos, no intervenir.
    Dicho esto yo probé el óxido nitroso y a mi me gustó. El truco está en, justo cuando empieza la contracción aspirar todo lo que podamos, y soltarlo cuando se vaya. El efecto dura muy poco, la verdad, es decir, no es una analgesia, no te deja colocado durante un tiempo sino sólo lo que dura la aspiración, y yo creo que ya el simple hecho de tener que concentrarte en sincronizar la contracción con la aspiración te distrae del dolor.
    Jo, casi tengo para otra entrada jajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente, lo más importante es estar mentalizado y saber que va a doler, preparase para afrontarlo y dejar al cuerpo que trabaje.

      Eliminar
    2. Hola yo tb tube parto natural, como decis lo mejor es ir sin miedo saber que eso tiene que pasar que dolor es normal tener y que no pasa nada que le cuerpo lo hace a su manera ayuda mucho poder moverte y la bañera tb el agua caliente me ayudo las ultimas horas tendria 10 partos más fue una experiencia inolvidable, el momento mas doloroso es cuando sale al cabeza pero es soportable y os dejo una fase que me dijo mi marido el dolor fisico duele pero se pasa en seguida es peor el dolor psicologico pq cuando te hacen daño duele para toda la vida, animaros a tener partos naturales que la epidural esta bien que este si es necesaria para cuando las cosas no van bien, un beso

      Eliminar
  4. Qué buen resumen. Lo comparto!

    ResponderEliminar
  5. Puedo hablar desde mi experiencia y desde luego que en contra de muchas personas no recomiendo la epidural para nada. Te ánimo a no usarla y como comentan un poco más arriba que no le tengas miedo, no hay que tenerlo es una gran experiencia un parto respetado en el que te permiten moverte y ser dueña de tu cuerpo es algo maravilloso.
    Es tu cuerpo el que segrega óxitocina natural y te ayuda con el parto, es tu cuerpo el que te droga para llevarte a un estado en el que el dolor no lo es tanto, en maravilloso parir! Una pena que en infinidad de casos nos roben ese momento por miedo.

    En cuanto a las técnicas, el libre movimiento es básico. Los tens llegaron un punto que no me hacían nada y me ponían nerviosa, el baño no me dio tiempo por lo que no te puedo decir al igual que el resto de las técnicas que no las puse en práctica. De todos modos en mi blog cuento mi experiencia de parto en casa con pequeña por sí quieres verla..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea Rebe, no necesitarla, dejar que mi cuerpo se mueva libremente... Esta vez estoy mucho más preparada, se lo que es el parto, como son las contracciones y tengo muchos más recursos

      Eliminar
    2. Pues entonces ya solo te queda disfrutar del momento ;D

      Eliminar
  6. Hola!
    En mi parto utilicé la acupuntura para aliviar el dolor. Se puede hacer mediante acupresion, y así no es necesario utilizar agujas que requieren de un profesional. Tuve un parto de 26 horas y conseguí que fuera natural gracias a esta técnica principalmente, claro que mi marido estuvo todo el tiempo conmigo haciendo presion sobre los puntos de acupuntura. Hay unos sobre el sacro, que pueden llegar a reducir a la mitad la sensacion dolorosa de las contracciones. A mí me fue muy bien, yo queria un parto natural y lo conseguí. Os lo recomiendo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails