Conciliar en todo

jueves, 31 de enero de 2013

Cuando se habla de conciliación, rápidamente todo el mundo entiende que nos referimos a conciliar vida familiar y trabajo. Pero para mi, esa visión de conciliación se queda corta y, ahora, embarazada y de baja, me doy cuenta de ello.

Cuando empecé a buscar opciones para preparar mi parto, busqué centros con preparación específica para parto natural. Ya dejando de lado el tema precio, los horarios son del todo irracionales si tienes más hijos: horarios de tarde que empiezan a las seis y media o siete y se alargan hasta las nueve, fines de semana completos,....

Lo mismo pasa si quieres practicar yoga para embarazadas o alguna otra actividad física específica para el embarazo.

Hoy en día, en la mayoría de las parejas trabajan ambos miembros ( si es que han tenido la suerte de escapar de la crisis actual y los despidos ), los horarios laborales son extensos y, si además, esperas un segundo hijo, cada vez se complica más el cuadre de horarios trabajo-familia-embarazo.

Realmente, cada vez soy más consciente que está sociedad no está pensada para las familias ni  para las necesidades individuales.

4 comentarios :

  1. Cuanta razón! Y eso que de momento solamente tengo una!!

    ResponderEliminar
  2. Cierto, casi todo es entre las 5 y las 6.
    A esa hora como te lo puedes combinar todo? Es imposible

    ResponderEliminar
  3. De verdad de la buena.
    En vez de pensar en el futuro y en ponernos facilidades nos ponen una pierna encima!!!
    Prefiero no pensarlo que me cabreo

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo, pasé por tu misma situación y me perdí muchas de las cosas que me hubiera gustado aprender antes de dar a luz a mi segunda hija. Yo llevaba haciendo yoga unos 5 años antes de mi primer embarazo, lo practiqué genial en todo el embarazo pero después del parto ya no pude volver. Al principio por que el bebe era pequeño y después, porque si trabajas, lo poco que te queda de tiempo libre, que es casi nulo, se lo dedicas a tu hijo, que ves que crece y no le estás criando tu, sino entre la guardería y los abuelos. Cuando volví a quedarme embarazada decidía que necesitaba hacer yoga como fuera, así que dos días en semana, me levantaba a las 6:30 de la mañana, le enchufaba la teta a mi hijo y cuando la soltaba y seguía durmiendo, yo me vestía y me iba a una clase de yoga, que mi profe hizo especialmente para gente como yo. Íbamos sólo 3 personas a las 7:00 horas. A las ocho salía, volvía a casa, y desayunaba con mi pequeño, nos vestíamos y nos íbamos a la guardería él y al trabajo yo. Podía hacer todo esto, porque vivo en un pueblo, y el centro de yoga y mi trabajo están cerca de mi casa.
    Mi amigas decían que lo mío era tener fuerza de voluntad y lo demás tontería.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails