Manías de embarazada

jueves, 15 de noviembre de 2012



Recuerdo con el embarazo de Alex que tenía muchas ( muchas más de las que ya tengo ). Por ejemplo, no soportaba la ensalada, era un rechazo casi visceral... Yo soy una persona muy de verde, me encantan las ensaladas y la verdura, pero durante el primer trimestre, era ver una ensalada y ponerme mala. Con solo deciros que me pasé tres meses a base de pasta con salsa de tomate y queso fundido...

Otra de las cosas que me daban repelús era la leche. Yo era de desayunar un tazón enorme de leche con café. Con el embarazo me pasé a los cereales solubles, pero, la leche, era un suplicio bebérmela...

Es muy típico que, durante el embarazo, nos surjan ciertas "manías" que antes no teníamos. Supongo que en gran parte es debido a las hormonas que nos tienen revolucionadas...

Y la mayor manía, la de los olores... Siempre se dice que a las embarazadas se nos agudiza el olfato, así que, imaginaos como era yo, que antes ya era de olfato fino.... No soportaba el olor a tabaco,a perfume, a desodorante, a ambientador... cambié incluso de perfume porque no podía con el olor....

Después también están los antojos... mucha gente se piensa que eso es porque las embarazadas se aprovechan de la situación para pedir por esas boquitas de piñón... Pero oyes, que a mi me dio por los Mc Flurry de McDonald y no veáis el genio que me gastaba si no me llevaban a comprar uno ( PapadeAlex puede dar fe de ello... )

En este segundo embarazo, mi olfato sigue igual de fino desde el primer día... Por suerte, no me han cogido muchas manías con la comida, ni muchos antojos... Aunque ya he caído en alguna que otra tentación ( porque ponen tan pronto los turrones de chocolate a la venta??? Porqueeeee??? )

En fin, que tal os fue a vosotras, teníais muchas manías o antojos???

14 comentarios :

  1. Yo tengo un hambre que me como a mi madre por los pies, que horror!!!! jajajaj. Lo de los olores me pasó a mi tambien y tuve que dejar de usar mi colonia para pasar a usar una de bebé, y pedirle a mi madre que no se echara perfume porque no podía soportarlo. El olor del desodorante de mi marido me encanta y con ese no tuve problema... Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Puede que no tengas tantas manias ya que Alex te hace estar mas atenta, mi segundo embarazo fue distinto, tenia los sentidos mas repartidos, entre el mayor, la casa, tareas... Pero lo que no podia soportar eran los caramelos, que asco por dios! Solo imaginarmelo me daba arcadas.

    ResponderEliminar
  3. Puff, yo en el primer trimestre igual que tu, era ver ensalada y me daba algo! en general era ver cualquier cosa, y me moría del asco... y los olores, madremiadelamorhermoso! podía oler una colilla o una colonia a kilómetros, que asco por dios!
    Luego en el segundo trimestre me entró el hambre voraz, ni una vaca me saciaba... eso si, todo bien rociado de ketchup y/o vinagre en cantidades industriales. Asi tenía la cara de avinagrá que tenía...
    Eso si, fue parir... y el hambre voraz, igual que vino, se fué como por arte de magia. Qué cosas...
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo sí soy de muchos antojos. En los primeros 4 meses a penas me apetecía de nada y el chocolate me sentaba fatal, ahora es lo que más me apetece. De hecho el otro día le regalaron a mis hijos un chupachús y tuve que parar en una tienda a comprarme otro. Jajajajajaja.

    Todavía no me ha dado por los turrones, pero todo se andará...

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Yo le he cogido asco al chocolate, con lo que a mi me gusta, es olerlo y ponerme mala, y he dejado de echarme colonia, no lo soporto, ninguna, ni las mias ni las ajenas.
    He cogido asco a los espaguetis carbonara, al olor a cafe recien hecho...Eso si, me apetece muchiiisimo el queso, comeria queso a todas horas.

    Con este embarazo tengo muchas mas manias que con el anterior.

    ResponderEliminar
  6. Mi hambre era insaciable, tanto que me gané muchas broncas del médico... pero no lo podía evitar. ¿Antojos? puf! de choped y mortadela :D:D:D lo más ligerito. Y me daba muchísimo asco el pescado, y eso que me encanta. El café era olerlo y directamente vomitar, ¡¡con lo cafetera que yo soy!! El embarazo te cambia, está claro.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo manías no recuerdo pero antojos ay omaaaaaaa. Con Iván fue el estado ideal, con el buen pico que he tenido siempre me dio por esos alimentos que tenía en la lista negra (sobre todo bocatas de nocilla y bocatas de chorizo), qué gozada comer sin preocuparse por engordar!
    Con la nena estaba más asquerosilla al principio y tenía menos apetito pero lo mismo, disfruté con la comida cosa fina.
    Los olores igual, ya soy un sabueso, preñá soy lo peor jajaja.

    ResponderEliminar
  8. Yo era la más fiel de la comida chatarra con M de mac donalds...hasta que salí embarazada, esa fue la primera señal, era olerla, o pasar frente al restaurante y morirme de asco.
    Mi pobre marido tenía que usar el perfume fuera de casa, y le tenía asco a las uñas de los pies del pobrecito, tenía que dormir con los pies alejados y envueltos, era tocarme y sentir que vomitaba.
    Antojos: leche (siendo antes alérgica a la leche!! me curé en el embarazo y después) guayabas con sal, almendras y pan integral con jamón de pavo y queso crema. Casi viví a punta de estos alimentos los 9 meses!!
    Suerte con los ascos, y date el gusto con los antojitos, los mereces!!

    ResponderEliminar
  9. A mi me dió por las mandarinas y las fresas y no soportaba el olor a cabeza sucia, uighhh qué asco!

    ResponderEliminar
  10. Es curioso como nos cambia el embarazo. Cosas que antes nos encantaban, las queremos lejos, y viceversa! Espero pasar por esa experiencia pronto :)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Le he echado un vistazo a tu blog y la verdad es que me ha gustado mucho, tienes entradas la mar de interesantes. Enhorabuena por tu trabajo, sigue así.

    ResponderEliminar
  12. Se me dió por los zumos de piña y el queso con tostadas, el olfato (normalmente atascado por la alergía) se despejó y la verdad vivía muy feliz sin tanto estímulo, el café que me encanta, en el 1º trimestre me revolvía el estómago, en la cafetería que paraba siempre empece a pedir té... y la chica me decía: "menudos empachos te coges en navidad", jejeje, al final volví al café y el "empachito" me daba un hambre feroz!

    Saludos,

    Verónica

    ResponderEliminar
  13. Yo, que era de chocolate diario, y de tomate en la ensalada, me he tirado los cinco primeros meses sin catarlos. Ahora estoy contenta, porque vuelvo a comerlos y me apetecen.

    Ahora, lo que rechazo, son los espárragos de lata... En fin, se ve que va por épocas.

    En cuanto a los olores, es cierto que los percibo de manera algo más intensa, pero de momento, no me molestan.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails