Hace tres años.....

viernes, 30 de septiembre de 2011

Pasaban solo cinco días de la fecha prevista, cuando llegaste a nuestras vidas para ponerlo todo patas arriba.

Rompiste mis esquemas a base de reclamar lo que tu necesitabas y, aún ahora, me siento mal por no haber sabido estar a la altura desde un principio.

Te pediría perdón por no tardar en ver que, donde tu mejor estabas, era en mis brazos, mi pecho, cerca de mi corazón.

Te pediría perdón por las veces que te dejé llorar, aunque fueron pocas, pero existieron.

Te pediría perdón por haber leído a Estivill y haber intentado ponerlo en práctica. Solo fue una vez y me arrepentí enseguida, pero pasó.

Te pediría perdón por no ser la madre perfecta, por no tener paciencia infinita.

Pero prefiero darte las gracias.

Prefiero darte las gracias por llenar mi vida de momentos únicos y mágicos.

Prefiero darte las gracias incluso por los malos momentos, porque me llevan a intentar superarme, a ser mejor madre y persona.

Prefiero darte las gracias por tus besos y tus abrazos.

Prefiero darte las gracias por hacerme reír con tus Alexandradas.

Pero sobretodo, prefiero darte las gracias por hacerme sentir la madre más afortunada del mundo.

Feliz cumpleaños mi vida.


Semana Mundial de la lactancia Materna 2011

jueves, 29 de septiembre de 2011

Esto de la semana mundial de la lactancia es un lio: En una parte de los paises, se celebra en agosto, coincidiendo co la declaración de los Innocenti. En cambio, en España, se celebra en la semana 41 ( que coincide con el principio de octubre ). Por un lado, porque en agosto todo quisqui está de vacaciones en europa, y por otro, porque se considera que, una mujer que se quedara embarazada el día uno de enero, pariría e iniciaría la lactancia en esta semana.

Sea como sea, andamos todas locas, venga celebrar semanas mundiales de la lactancia ( hoygan, que a mi ya me parece bien, eh... Mejor si lo celebramos todos los días del año, no??? ) y, justamente, del 2 al 8 de octubre se va a celebrar la Semana Mundial de la Lactancia 2011 pro-evolution european versión.

El lema es el mismo que en agosto Lactancia Materna, una experiencia 3D: Hablemos de ello, así que, no me voy a molestar a escribir otro post, porque ya lo hice en agosto. Si queréis leerlo, podéis verlo AQUÍ. Pero si que os voy a explicar un poquito lo que se está preparando estos días para celebrarlo:

En Barcelona, Alba Lactancia Materna, organiza una fiesta de la lactancia el domingo día 2 de octubre a partir de las 11h., en el parc de l'Estació del Nord.



Al igual que el año pasado, habrán actividades para hacer en familia y se leerá un manifiesto.

En Madrid, el mismo domingo, pero de 12 a 15h., se celebrará también una fiesta en el Parque Berlín, organizada por Entre Mamas, con la colaboración de Red Canguro, Multilacta, Besos y Brazos y la Asociación Crianza de Leganés. También proponen actividades varias, incluido un Flash-Mob y el sorteo de una mochila manduca cortesía de Crianza Natural.



En Valencia, la fiesta se celebra también el domingo día 2 a partir de la 10:30 en los Jardines de Viveros, junto a la rosaleda. La fiesta está organizada por la asociación SINA y podréis disfrutar de actividades en familia, charlas y una gran tetada pública.



Podéis encontrar muchas otras actividades en otras ciudades como en León, Málaga, Salamanca, Milladoiro ( cerca de santiago de Compostela ),...

Si conocéis otras ciudades y asociaciones que hayan organizado fiestas/encuentros similares, decídmelo e iré actualizando el post.



Conciliación Real YA!!!

martes, 27 de septiembre de 2011


Hace unos día, Marta, del blog Mà a Mà, pell a pell, cor amb cor, nos hablaba de como se siente cada mañana cuando suena el despertador y tiene que separarse de su hija para ir a trabajar. Sentimiento que muchas madres hemos tenido y seguimos teniendo a diario.

También lanzaba un reto para todas las madres, ya que, viendo el éxito que han tenido determinados movimientos en la red, como el de Dodot y el "cachete", el del reportaje de El Mundo " Madre o vaca", Habiba y su hija, etc etc, nosotras podíamos ser el motor del cambio y conseguir de una vez por todas medidas de conciliación laboral

Y es que la conciliación entre familia y trabajo en este país no deja de ser una quimera.

Empezando por una leyes miserables que ni siquiera garantizan una baja maternal que cubra el periodo de lactancia exclusiva ( es decir, los seis meses ), siguiendo con ministras que dan "mal ejemplo" reincorporándose antes de tiempo a sus funciones, hasta empresas que no respetan las reducciones de jornada ( un día os hablaré de lo que pasa en mi centro de trabajo.... ), la conciliación en España deja mucho que desear.

Y miramos con envidia a otros países, como Noruega con 52 semanas o Suecia con 96 semanas de baja maternal.

Estamos hartas de las medidas que se toman relacionadas con la conciliación, que van siempre encaminadas a "liberarnos" del cuidado de nuestros hijos, creando más guarderías para atender niños de 0 a 3 años. ¿ Porque nadie se para a preguntarnos que es lo que queremos ? ¿ De verdad se creen que eso es lo que necesitamos ?

Por eso QUEREMOS CONCILIACIÓN REAL YA!!!!!


Puedes unirte al movimiento en FACEBOOK, seguirlo en TWITTER, difundirlo en vuestros blogs, añadiendo los logos de Sarai Llamas, añadiento un PICBADGE a vuestras fotos de perfiles,..... Lo importante es que esto se mueva y que lleguemos lejos, que hagamos oír nuestras voces.


La primera vez que...... vamos al dentista.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Hace algo más de un mes, vi que Alex tenía una caries en los incisivos. No es que fuera una caries enorme, pero si fea, de color marrón y con un agujero en medio.

No tengo muy claro como se le ha podido formar una caries con lo pequeña que es. Además, se cepilla los dientes a diario desde ya hace bastante tiempo y procuro no darle chucherias. Pero parece ser que tiene un factor genético y, a la pobre, le ha tocado tener unos padres con tantas caries que juntos, no dan ni para una dentadura sana.

La cuestión es que encontrar un odontopediatra no es tarea fácil.

En mi centro de atención primaria hay uno, pero tiene una lista de espera del copón bendito. Así que, opté por contactar con Louma de Amor Maternal, que además de ser bloguera, yogui y muchas cosas más, es también odontóloga. Quién mejor que ella para recomendarme un odontopediatra ( OP a partir de ahora, que es muy largo de escribir ) y que, además, no sea de los que te salen con el rollo de que la culpa es de la teta????

Así que, durante un par de semana, he estado incordiando a Yndira, la OP que me recomendó Louma.

El sábado pasado, acudimos a la cita con ella. Creo que yo iba más nerviosa que Alex y es que los recuerdos de mi infancia relacionados con los dentistas juegan un papel muy negativo cada vez que tengo que sentarme en ese sillón.

Pero como siempre, Alex me sorprendió con su comportamiento. Pese a que durante días le estuve explicando que iríamos al dentista y que ella siempre decía que no quería ir por que hacían daño ( y que alguien me explique de donde lo ha sacado, porque yo no le he dicho nada al respecto ), cuando llegamos allí y nos tumbamos en el sillón, se portó como una campeona.

Colaboró en todo lo que le pidió Yndira y se dejo hacer.

Por suerte, no hubo empaste, solo un poco de pulido y fluor. Salimos de allí con recomendaciones de mantener al máximo la higiene dental, con un cepillo nuevo, una seda dental especial para niños, varias pegatinas de Hello Kitty y la sensación de que soy una auténtica alarmista, porque según la OP, era una caries sin importancia.

Lo peor del día, fue la vuelta a casa.

Como ya sabéis algunas por el Twitter, al volver a casa con el coche, tuve un pequeño accidente.

El sábado llovía y el coche me patinó en una curva que resultó ser más cerrada de lo que parecía en un principio. El accidente no tuvo mayores consecuencias que el guardabarros posterior del coche roto y mis cervicales hechas polvo.

Por suerte, Alex salió completamente ilesa, pero se asusto mucho y estuvo llorando un rato.

Y es que el sábado, fue de esos días en los que te preguntas para que narices te has levantado de la cama.


PD.- Me acabo de dar cuenta que esta es mi entrada número 500!!!!! Pues vaya, yo que quería que la 500 fuera algo super chulo y especial y es esto.... Bueno, que le vamos a hacer....






Guinesaurios, faltaba yo, No?

viernes, 23 de septiembre de 2011

Aunque parezca que no, sigo viva. estoy desconectada del mundo Blogger y enfrascada en otros menesteres, como el curso de asesora de lactancia, la preparación del cumple de Alex,...Todo ello mezclado con trabajar e intentar mantener el orden en casa.

Pero que este desconectada de los blogs, no significa que no me entere de lo que pasa por aquí. Gracias a Dior, Jack Dorsey creo Twitter y alguna otra mente pensante creo los smartphones, por lo que puedo ir leyendo algunos de los sucesos que revolucionan la vida 2.0

Y esta semana, señoras y señores, el entretenimiento ha venido de parte de : Trrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr ( imaginaos un redoble de tambor, que este blog es de bajo presupuesto ).

                                  LOS GINESAURIOS


Imagen propiedad de Sarai Llamas




Y es que eso médicos abnegados, incomprendidos, saturados por tanta visión de chochetes de todas las formas tamaños y colores, han tenido a bien deleitarnos con su humor. Un humor si bien, que yo no alcanzo a comprender. Pero claro, yo estoy al otro lado, yo soy la que está de piernas abiertas en un potro, con mis genitales expuestos, yo soy a la que le practican la episiotomia, a la que le meten el especulum como si no hubiera un mañana.

¿ Ofendida ? ¿ Indignada ? Pues no, no me siento ofendida ni indignada por esas viñetas, algunas incluso me han parecido graciosas y todo, como la de los yogures o la del cura .

Lo que me preocupa de estas viñetas, es la falta de respeto hacia las usuarias ( porque ahora es como hay que llamar a los pacientes, Usuarios ). Me preocupa que estas viñetas sean publicadas en un boletín digital de la SEGO ( Suciedad Egspañola de Ginecologia y Obstetricia ). Me preocupa que cientos, miles, de ginecólogos y ginecólogas ( que alguna debe haber ), reciban esta gaceta digital, lean sus artículos y vean estas viñetas pero no se inmuten los más mínimo.

¿ De verdad que a TODOS les había pasado por alto los dibujitos de marras ?  Voy a ser algo asín como buena persona y voy a suponer que, a la revista electrónica, solo están suscritos Ginesaurios Vulgaris rechonchos, anticuados, desinformados,.... Aunque, no entiendo para que se suscriben si les trae al peo las novedades en ginecología y obstetrícia,

Como en todo en esta vida, hay buenos y malos profesionales. Con estas viñetas, los ginecólogos españoles, nos han dejado bien clarito de que pie cojean ( por si aún teníamos alguna duda, claro ).

Así que, por favor, señores Ginesaurios, no se extrañen si nosotras, las mujeres, las usuarias, las que somos sus pacientes, no queremos ir más a sus consultas, no vaya a ser que a la primera de cambio, vayamos a reconocer nuestro ojete en una de sus " graciosas viñetas ".



Si queréis saber más podéis visitar la página de El Parto Es Nuestro














Parir en casa, experiencias de una comadrona

lunes, 19 de septiembre de 2011



Anna me ha pedido que explique la experiencia de mis partos en casa, a mí  siempre me gusta remontarme al origen para explicar las cosas y en este caso el origen es mi propio nacimiento, nací en una casa hecha de barro y paja por mis padres.

En una tarde de otoño con una tormenta impresionante, mi madre con contracciones, rompió la bolsa cuando fregaba el suelo de rodillas, para que cuando vinieran las vecinas a verme lo encontraran limpio, el suelo era de tierra prensada. Ahora diríamos que era una casa ecológica,  las mujeres fregaban así el suelo, allí era lo habitual. Como también lo era parir y nacer en casa. Nadie se planteaba otra cosa, como los animales paren en su hábitat, hace 50 años, las mujeres en España también lo hacían en sus casas. 

A mi madre en el parto le a acompañó la vecina, era una mujer que tenía una vaquería y acompañaba a las vecinas que parían, yo he hablado con ella para ver que hacían, tenían un cordón de algodón preparado para atar el cordón umbilical, cada mujer tenía el suyo preparado con antelación, tenían unas tijeras y ella en concreto aguantaba el candil para dar luz. No hacían nada, solo ayudaban a la madre a coger al bebé y ponérselo encima. Y con la salida de la placenta.  Enseguida llegó mi padre de trabajar en el campo y mis hermanos y mi hermana que estaban jugando en casa o en la calle.  Los niños y las niñas del pueblo esperaban en la puerta de la mujer que estaba pariendo, en cuanto nacía el bebé entraban a verlo y compartían la comida que preparaban para la mujer que había parido. 

Yo tengo recuerdos de estar en la puerta de las vecinas  jugando y de las imágenes y sensaciones al entrar en la casa, ropa limpia, blanca planchada, con olor a romero y a flores incluso ver la placenta en una palangana, y sobre todo ver al bebé y a la mamá en la cama, los bebés preciosos, mojados aún, mamando en la teta y la madre con una cara de satisfacción y alegría inmensa. Todas las mujeres parían así sencillamente, yo era la cuarta y mis hermanos y hermana habían nacido en casa, así como toda la familia.
A los niños y niñas nos daban frutas, a veces pastas que habían preparado y chocolate, era  una celebración, una fiesta.

Era algo tan normal, tan cotidiano, como la propia vida. No había temor, ni sensación de peligro, solo de espera paciente y de júbilo y alegría al compartir. Todas mis tías han parido en casa, todos mis primos han nacido en casa, mi madre que actualmente tiene 86 años no recuerda que a ninguna mujer ni a ningún bebé les pasara nada en el parto. Tenían un concepto de normalidad en parir y nacer absolutas.

Mi familia vino a trabajar a Barcelona, en los años 70, formábamos parte de la inmigración del sur.

Cuando acabé de estudiar bachillerato decidí estudiar enfermería, cuando hice las prácticas en una clínica privada de Barcelona me tocó estar en una planta de puérperas y asistían partos.   

Quería estar en un parto, me hacía mucha ilusión, y no me dejaban, decían que había mucho trabajo, así que un día, cuando acabé mi jornada laboral, me quedé voluntariamente para ver un parto. 

Fui a la habitación de la mujer que tenía que parir, estaba gritando desesperada, se quería arrancar el suero e irse para su casa, yo me quedé perpleja. Estaba de observadora. 

Llamarón al anestesista, la llevaron a paritorio, la colocaron en postura litotomía, le ataron las piernas a las perneras con unas correas de cuero, le pusieron un enema de limpieza y una cuña debajo del sacro, ella lloraba desesperada,  le dijeron:

-Ahora si quieres la anestesia?
Ella dijo:
-Sí, hacer lo que queráis.

A la mujer la durmieron con pentotal, un profesional le hizo una maniobra de Kristeller, y el obstetra sacó al bebé con un instrumento, una ventosa. Antes hicieron una amplia episiotomía.

La mujer siguió durmiendo durante horas y al bebé lo llevaron a la nursería.

Yo me quedé estupefacta, no entendía por qué hacían una cosa tan horrorosa a la mujer, para mí era como una tortura muy cruel, y además sin sentido.

Mi reacción fue pensar que tenía que existir otra forma de parir, de nacer, yo había vivido otra manera, aunque en aquel momento no era consciente.

En ese mismo momento entre lágrimas y sollozos y no precisamente de emoción como yo hubiera esperado y deseado, sino de rabia, de impotencia, de desesperación, me prometí  a mi misma que yo cuando pariera no me sometería a ese tipo de tortura y que a mi criatura tampoco la expondría.

Esta experiencia la expliqué a mis amigas y amigos, tuve la suerte que una amiga fue a Francia y me trajo un libro que había escrito Frederic Leboyer, Nacimiento sin violencia. Me gustó mucho, alguien en el mundo también se planteaba que el nacimiento podía y tenía que ser de otra manera de cómo se realizaba en los hospitales en los años 70 y 80.

Me empecé a interesar por el tema del parto desde muy joven, siempre había pensado tener hijos y quería que fuera de una forma familiar, en un lugar intimo, acogedor, alegre, como yo lo había vivido en mi propio ser.

La decisión de ser madre la tomé de muy joven, ya sentía la necesidad como un deseo imperioso de gestar, de parir, de criar a mis criaturas.

Cuando decidimos con mi pareja tener un hijo surgió la duda, el parto donde?  Como? con quién?

Mi pareja decía que en la mejor clínica privada de Barcelona, yo decía no allí precisamente no. No quería ni para mí ni para el bebé, lo que yo había visto. Para entonces yo trabajaba como enfermera en una clínica y casualmente mi compañera de noche era una matrona, vimos una revista en la que aparecía un parto en casa,  y yo dije a la compañera comadrona:

-Así quiero parir yo como esta mujer.

Ella me dijo que estaba en un grupo llamado Parts a casa de Barcelona y que conocía a la mujer que salía en el reportaje.

Me puso en contacto con ella, era un poco tarde, yo estaba ya de siete meses y no sabía si podría hacerlo en casa, habían intentado contactar con alguna matrona que me asistiera sin éxito.

Al final sí que pudo ser, preparamos todo lo necesario, fuimos a las reuniones semanales del grupo y con la ayuda de Isabel Villena y su equipo tuvimos a nuestra hija en casa.



Me pasé de fecha, pero nadie le dio importancia, esperamos tranquilamente que me pusiera de parto. Durante la gestación, yo me preparé haciendo yoga y con las reuniones semanales que hacíamos. 



Un día rompí la bolsa a las tres de la mañana, avisé a mi compañero que muy sabiamente me recomendó dormir hasta que tuviera contracciones. Por la mañana tenia contracciones muy suaves, la barriga se me ponía dura y perdía líquido. No me dolía nada. Yo esperaba sentir dolor y al no ser así automáticamente pensé que no estaba de parto. 

A media mañana avisé que había roto la bolsa, por la tarde me hizo un tacto y ya estaba de seis centímetros. Seguía con mis contracciones pero no tenia dolor. Hablé por teléfono con una amiga que tenía en la Gomera y había venido al parto pero se fue sin poder estar. Estaba en dilatación completa cuando hablaba con ella. 

Hice una ecuación, si yo había dilatado y no había tenido dolor, seria que el dolor se sentía durante la salida del bebé. Eso me bloqueó. Mi pareja me ayudó recordándome que la niña quería nacer. Me emocionó verlo al él emocionado y me lancé. 

En realidad tampoco me dolió el expulsivo, sentía sensaciones extrañas, que no había sentido nunca pero estaba muy tranquila, mirando cómo salía el bebé en un espejo, fue maravilloso, la salida del bebé para mí fue el mayor éxtasis que nadie puede tener. Fue un parto sencillo, intimo, con mis amigas y amigos en casa, cuando nació mi hija nos emocionamos todas y todos pero sobre todo yo, durante una media hora no podía articular palabra solo gritaba de emoción, era un milagro, era un éxtasis. Era un inmenso placer compartir el nacimiento de mi hija con mis seres más queridos. Hicimos una fiesta, celebramos con pastas y cava. Todo fue júbilo, mi hija nos miraba a todas y a todos con tranquilidad, se cogió a la teta cuando quiso, no se separó de mí, cortamos el cordón cuando dejó de latir.


Cuando mi hija tenía un año y medio nos comunicaron que el Grup de Parts de Barcelona pasaba a formar parte de la Cooperativa Tascó con el normbre de Titània, dones per la salut.

Fuimos a la inauguración, mi compañero  Rafa, mi hija Alba y yo. Era una tarde del mes de octubre de 1985 estaban en un piso en la Gran Via de les Corts Catalanes de Barcelona.

Estaba el panadero que hacia el pan integral con horno de leña, la primera tienda de productos ecológicos de Barcelona, una casa de reposo a la Plana, había artesanos y también profesionales de la salud.

Cuando tuve mi segundo embarazo, nos dirigimos a Titània, la primera entrevista la hicimos con la doctora Maria Fuentes,  estaban asistiendo ella y el doctor Tony Brito.

Hicimos las visitas, hicimos la preparación en grupo y parimos a nuestra segunda hija en casa. 

Al parto vino el doctor Tony Brito, y la comadrona Maite Gomez, el parto fue muy bien, rápido,  era una niña muy grande y salió sin dificultad y yo sin un punto de sutura en mi periné. Fue una fiesta, con mis amigos y amigas, con mi hija mayor en el parto, haciéndome masajes, acariciando al bebé cuando nació, lo recuerdo con tanto jubilo, tanta alegría, risas de placer que creo que decidí ser comadrona porque mis partos fueron fáciles, alegres que firmemente pienso que el lugar ideal para parir es el que cada mujer elija, donde le respeten lo que ella decida, acompañada de sus seres queridos, libre de miedo, con confianza en ella misma y en el proceso.


Desde que tuve a mi primera hija en casa colaboré con las personas que trabajaban en el parto en casa, primero observando y aprendiendo, después ayudando en la medida de mis posibilidades. Estuve en colaboración con los profesionales de la Cooperativa Tasco, acompañando comadronas como Maite Gómez, hasta que se fue a vivir a Andalucía, después vino y   conoci a la doctora Montse Catalán, yo la acompañé cuando ella empezaba a asistir partos en casa en Titània, ella había hecho la formación hospitalaria y yo conocía bien como iba la asistencia en casa, por mis años acompañando a las mujeres y profesionales de partos en casa.

Decidí hacerme comadrona para asistir partos como y donde las mujeres quieran, por ese motivo durante años he asistido en casa y en hospital. Cuando acabé mis estudios de comadrona estuve unos años asistiendo partos en casa y también en un Hospital de 3r nivel, estaba convencida y lo sigo estando, que las mujeres tienen derecho a parir donde ellas decidan y también de ser atendidas por profesionales que les respeten su proceso.

Después de unos años decidí asistir partos solo en casa, porque creo que en casa tanto las mujeres como las comadronas tenemos más poder de decisión, más libertad para actuar y porque me siento más segura y me gusta más trabajar en los partos en casa. Creo que así puedo dar más oportunidades a las mujeres que optan por parir en su casa ya que hay pocas comadronas que se dediquen.

En el hospital cada vez es más difícil respetar los deseos de la mujer, es agotador tener que dar explicaciones de cosas que para mí son tan obvias como la postura, el respetar el ritmo de las contracciones, en las instituciones hospitalarias existe un orden jerárquico que choca frontalmente con la libertad de la mujer y de la comadrona. Hay mucho trabajo a realizar en el Hospital, para que llegue a ser un lugar idóneo para  el parto de las mujeres y el nacimiento de los bebés.

Si bién es cierto que se ha avanzado en algunas cosas, el paritorio sigue en algunos casos siendo ese lugar de tortura para mujeres y bebés que no han hecho nada para merecer ese trato.

En mi etapa de comadrona en Titània he tenido muchas compañeras pero con la que llevo más tiempo es con Tere Gonzalo, las dos estudiamos juntas, empezamos juntas y tanto es así que la gente se confunde y nos cambian el nombre. 

Me dedico a asistir partos en casa porque creo que igual que los demás mamíferos el lugar más idóneo para parir es el propio hábitat. Es donde nos sentimos seguros y seguras, es nuestro hogar, nuestro rincón, allí donde hemos compartido y vivido momentos muy singulares con nuestros seres queridos.

Creo que el lugar donde nace un bebé tiene que ser también su entorno, allí tiene más probabilidades de encontrarse con los gérmenes y bacterias amigas, su madre ha hecho recolección de información y le ha pasado anticuerpos para que cuando nazca esté preparado para ese lugar, un nacimiento fisiológico es el mejor regalo que se puede hacer a un bebé. Un recibimiento amoroso por parte de su madre, el piel a piel, la teta, el calor, el amor de sus progenitores, familiares y amigos.

Como profesional poder contribuir a un parto fisiológico y un nacimiento gozoso me llena de satisfacción, por eso asisto y acompaño a las mujeres, a las parejas y a los bebés que deciden parir y nacer en casa.

Cuando me llaman tengo muchas ganas de llegar y ver cómo está todo. Una vez llego y compruebo que la madre y el bebé están bien siento mucha tranquilidad, es como si el tiempo se hubiera detenido, todo lo que existe fuera no tiene importancia, solo existe para mí el parto, la mujer, su pareja, los acompañantes la criatura que va a nacer. Siento una armonía con la mujer, a veces una identificación, puedo entender lo que necesita a veces antes de que lo pida, estoy tranquila y alerta. A veces me han dicho que como un capitán de un barco, mirando las contracciones como olas que van viniendo y queriendo llegar a buen puerto, que nada perturbe el viaje, que nada lo desvíe de su destino.

Intentando transmitir serenidad, tranquilidad, que todo lo que acontece está dentro de la más absoluta normalidad.

A veces la mujer necesita que le dejen hacer y otras necesita una mirada, unas caricias, unas palabras de ánimo. Necesita saber que creemos en su capacidad, que ella sabe y puede.

Para mi es un privilegio poder conocer personas tan especiales cada una, relacionarme con ellas, adentrarme en sus vidas, en sus casas, en sus acontecimientos tan especiales, se crea un vinculo de por vida, me gusta relacionarme, ayudar a que consigan su propósito de acoger una vida en las condiciones que ellas y ellos elijan.

Poder compartir esos sentimientos, esas dudas, esas alegrías o tristezas por su frustración, es un trabajo muy creativo, muy diferente cada día, nunca sabes donde estarás ni con quien acabaras el día, podría hacer un mapa de Catalunya de los partos asistidos, en cada pueblo, en cada casa, en cada familia. Tan diferentes como son las mujeres, los hombres y los bebés.


P.D.- Quiero agradecer a Pepi Dominguez, comadrona, por compartir conmigo el relato de sus partos en casa, así como sus experiencias como comadrona atendiendo partos en casa.


Los niños tiene pene, las niñas tienen vagina

viernes, 16 de septiembre de 2011

No se si os sonará la frase que he utilizado para el título del post....pero por si acaso, aquí os dejo un pequeño vídeo para aclararlo un poco.



Y es que, por culpa se Sarai Llamas, del blog del mismo nombre y su SEXmana, me ha dado por pensar en temas relacionados con la maternidad, el sexo..... Pero nada, que mis hormonas siguen de parranda y ni siquiera hacen checkin en el Foursquare...

Por lo que he pensado en darle una vuelta de tuerca y hablar un poco de los términos que usamos para referirnos a los genitales de los niños.



Y es que, realmente, tiene nombres mil!!!!!

Con mi amiga Oneone, solemos hablar del tema. Ella, es de la opinión que hay que utilizar el nombre "normativo" para referirse a los genitales. En su caso, ella utiliza las mismas palabras que el niño del primer video: Vagina y pene. ( aunque, si nos ponemos quisquillosos, lo correcto sería decir vulva, no? ).

En cambio, yo soy más del tipo "folklórica" y prefiero utilizar expresiones como " xoneta " ( que a la traducción vendría a ser "chochete", pero es catalán resulta más fisno ) para los genitales femeninos  y " tita " para los masculinos.

Mi amiga, alega que, utilizar eufemismos para referirnos a los genitales, conduce a error y que, cuando les hablen de ello en el colegio, van a ir más perdidos que un pulpo en un garaje....

En cambio, yo creo que, usar las palabras vagina/pene y oír a los niños reproducirlas, los convierte en miniadultos, les resta inocencia..... Tengo claro que, el día que en el colegio les vayan a enseñar lo que es una vagina/vulva y un pene, lo van a entender perfectamente y no creo que vaya a existir confusión.

Y vosotras, que palabras utilizáis con vuestros hijos para referiros a los genitales? Creéis que puede existir confusión en un futuro?

P.D.- y después de escribir este post, lleno de palabras como vagina y pene, me voy a esconder en un rincón, a esperar que algún bot de esos que corren por internet, me enlace en alguna página porno....


Quino y la educación actual

domingo, 11 de septiembre de 2011



                                                         Sobran las palabras, verdad???








Septiembre

viernes, 9 de septiembre de 2011

Septiembre, el mes de la vuelta al cole, de la vuelta al trabajo.... Y ahora, de la vuelta a los viernes musicales con resumen de la semana para rellenar un poco...



Pocas cosas puedo aportar como resumen de lo que ha pasado este mes y de lo que va a pasar en el futuro. Las cosas más importante, por ahora ( y no precisamente en este orden ), es el inicio del curso de formación de asesoras de lactancia de Fedalma, del que ya os hablé el mes pasado. A partir del día 15, empieza la formación online, y ya tengo muchas ganas de empezarlo!!! Para abrir boca, el 14 ya podremos entrar y cotillear como es el campo virtual....

Otra de las cosas que me traen de cabeza es el comienzo del "cole de mayores" de Alex, su adaptación y la mía..... Ayer mismo fuimos a conocer a su profesora. Me pareció muy simpática, aunque me decepcionó un poco el encuentro, esperaba que fuera algo más formal y fue una simple presentación sin apenas explicaciones. Nos dio opción a preguntar cosas, pero claro, como esperaba otro tipo de reunión, me quedé bloqueada....

Durante estos días previos al inicio del cole, he intentado optimizar los horarios y controlar ese descontrol que se había apoderado de nosotras durante el verano. Pensaba que sería más difícil, pero por ahora, hemos recuperado unos horarios más aceptables..... Espero que durante la semana que viene acabemos de regular los horarios.

Y en medio de todo esto, tengo por delante todo un mes de septiembre en que Alex cumplirá tres años.....

Adaptación

jueves, 8 de septiembre de 2011

Estos días, los blogs están llenos de entradas sobre lo que, para una gran mayoría, va a ser un nuevo cambio: El inicio del cole de mayores.

Andamos todas liadas y obsesionadas con papeles que rellenar, comprar batas, mochilas, ropa, etiquetar ropa,.... Pero lo peor de todo, lo que más nos preocupa, son las adaptaciones.

Cada colegio tiene su forma de realizar es adaptación: ya sea unas pocas horas al día, con o sin presencia de los padres, hasta ir alargando el tiempo que pasan allí para llegar a la jornada completa.

En nuestro caso, la adaptación al colegio pasa por tres días de una hora y media, en turno de mañana o tarde, más dos días de horario completo, es decir mañana y tarde, sin servicio de comedor y acogida.

Todavía desconozco exactamente cual va ser nuestro horario los tres primeros días, si nos va a tocar por la mañana o por la tarde.... Dentro de un rato tenemos la reunión con la profesora y supongo que nos aclararan ese y otros temas....

Pero sin duda, lo que más temor me da a mi, es mi propia adaptación.

De entrada, llevo tres años cuidando de mi hija, he compartido con ella todas las mañanas y la he llevado a la guardería cuando no he podido estar con ella.

Y ahora, ante la expectativa de dejar a Alex todo el día en el colegio, de no verla en todo el día hasta las ocho de la tarde, en tener todas las mañanas libres, me siento desorientada.

¿ Como voy a afrontar la separación ?



La crianza con apego, esa gran desconocida

domingo, 4 de septiembre de 2011

A raíz del premio " Mamá consciente" que me dio, Ana de Creciendo con David, me he estado planteando durante días y días sobre lo que significan términos como Maternidad consciente, Crianza con apego, Crianza respetuosa,....


Como ya expliqué en su momento, nunca me he planteado si soy una madre consciente o si practico la crianza respetuosa, más que nada, porque hasta ahora, no tenía muy claro lo que estas palabras significaban.

Por eso, he estado buscando información en Internet sobre el tema:

La crianza con apego, proviene del término en inglés "attachment parenting", acuñado por el pediatra William sears basándose en la teoría del apego de J. Bowlby. Según esta teoría, todo individuo necesita una figura de apego o referencia que sea accesible y que le proporciona seguridad, generando un vínculo emocional que favorece el desarrollo de la personalidad de cada uno y la capacidad de establecer vínculos afectivos en la edad adulta.

Así que, la crianza con apego, busca favorecer ese vínculo, intentando entender las necesidades físicas y psicológicas de cada niño en relación con la etapa evolutiva en la que se encuentran.

Para ello, el Dr. Sears, propone siete "herramientas" para una crianza con apego:

  1. Contacto tras el parto: Porque los primeros días y semanas son un periodo sensible en que madre y bebe quieren estar juntos.
  2. Amamantar: La Lactancia materna ayuda a interpretar el lenguaje corporal y las señales del bebe, a parte de aportar numerosos beneficios para el bebe y la madre.
  3. Portear: el porteo ayuda a los padres a conocer mejor al bebe, ya que lo tienen siempre cerca. Pero también es fuente de aprendizaje sobre el entorno para el bebe porteado
  4. Colechar: Se favorece el contacto que, durante el día, no es posible entre padres y bebe. Además, proporciona seguridad al bebe, enseñándole que, el momento del sueño, es un momento placentero y de relax.
  5. Responder al llanto: El llanto del bebe está diseñado para llamar la atención de los padres, así que, responder con sensibilidad al llanto, aumenta la confianza del bebe en sus cuidadores.
  6. Dudar de los "entrenamientos": Criar con apego nos lleva a convertirnos en "expertos" sobre nuestros hijos, contrariamente a otros tipos de crianza que te enseñan a mirar el reloj o un planning para criar a un hijo.
  7. Equilibrio: Porque el afán por entender al bebe puede llevarnos a olvidarnos de las necesidades própias y de la pareja.
El Dr. sears, también añade otros ítems a tener en cuenta, como que la crianza con apego utiliza determinadas herramientas, pero que cada uno debe escoger las suyas, que nada debe ser una imposición y que, lo más importante, es la apertura de la mente y del corazón hacia las necesidades del bebe.

Pero lo más interesante, es leer sobre lo que NO ES la crianza con apego:
  1. La Crianza con apego, no es un nuevo estilo de crianza: de hecho, la crianza con apego es la que siempre se ha practicado hasta el momento en que se puso de moda los "entrenamientos" tipo Ferber
  2. La crianza con apego no es ser un padre indulgente: La crianza con apego es responder adecuadamente a las necesidades del bebé, y saber cuando hay que decir si y cuando hay que decir no.
  3. La crianza con apego no es ser un padre permisivo: La crianza con apego, no es controlar a nuestro hijo, es más acompañarlo mientras crece y se desarrolla.
  4. La crianza con apego no es ser una madre mártir: La crianza con apego no convierte a una madre en esclava o en mártir. Los primeros meses, los padres dan mucho de si mismo, pero, en contraposición, reciben mucho más.
  5. La crianza con apego no es difícil: Como en el punto anterior, al principio, los padres son los que dan, pero poco a poco, el bebe interactua, entonces es una relación reciproca en la que, cuanto más se da, más se recibe. Lo difícil en este tipo de relaciones, es no saber lo que el otro quiere, así que, los padres que crían con apego, les resulta más fácil criar, porque entienden las necesidades de sus hijos.
  6. La crianza con apego no es rígida: más bien es todo lo contrario, flexible y opcional.
  7. La crianza con apego no malcría: Según el Dr. Sears, respondiendo adecuadamente a las necesidades de nuestros hijos no se malcría, ya que, lo que busca es fomentar la independencia. Hay que diferenciar a los padres posesivos que, por su propia inseguridad, impiden a sus hijos hacer nada.
Como reflexión final, me quedo con la pequeña frase que he puesto antes resumiendo la filosofía del Dr. Sears y lo que creo que debe ser la crianza con apego:

La crianza con apego utiliza determinadas herramientas, pero que cada uno debe escoger las suyas, que nada debe ser una imposición y que, lo más importante, es la apertura de la mente y del corazón hacia las necesidades del bebe.

Creo que en esto se basa toda la crianza con apego, en abrir corazón y mente a nuestros hijos, en aprender a escuchar lo que nos dicen a través del contacto, las miradas, los gestos. En tomar conciencia de ese pequeño ser y sus necesidades. En una palabra, podríamos resumirlo como empatía.

Y para ello, hay que estar dispuesto a cambiar, a abrirse a una nueva forma de entender la mater/paternidad, a ser capaces de cuestionarnos todo lo que está establecido de antemano. Requiere esfuerzo y realizar un trabajo interno importante. Pero es un camino que merece la pena tomar, porque nos lleva a ser mejores personas y a dar lo mejor de nosotros para aquellos que son el futuro: nuestros hijos.









Alexandradas

jueves, 1 de septiembre de 2011

Sábado por la tarde, el cielo se pone negro, se avecina tormenta. De golpe, cae una tromba de agua. Se oyen truenos, a lo que Alex me dice: " Mamá, tengo miedo, hay tormentos "

Miércoles por la tarde, vamos en coche. Alex no ha dormido la siesta y son ya las seis de la tarde. Tiene cara de sueño y le digo: " Cariño, se te están cayendo los ojos " a lo que ella responde " Nooooo, no se caen, están pegados !!!! "

Otra de sus expresiones habituales, cuando está haciendo alguna cosa que le cuesta, suele decir que es muy difácil ( es obvio no??? las cosas, son fáciles o difáciles...jejeje )


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails