Gestionar las rabietas

miércoles, 30 de noviembre de 2011


Os paso un texto sobre rabietas que me ha hecho llegar mi amiga Oneone. Tal vez sea de utilidad para muchas mamas y papas, para aprender a respirar hondo, a reflexionar y a valorar el porque de las rabietas de nuestros pequeños...... Yo me lo voy a leer con muuuuucha atención.....


RABIETAS

La mayoría de los niños pequeños hacen rabietas. Pueden tirarse al suelo, patalear, llorar, gritar, golpear, morder e incluso contener su respiración. Las rabietas probablemente significan que el niño está embargado por la frustración y el enojo.


Las rabietas pueden suceder cuando el niño está:

• Cansado, hambriento, incómodo, o no se siente bien, tiene demasiado calor, comezón, o la ropa está demasiado ajustada, o busca independencia ("Lo puedo hacer yo sólo.") 

• Frustrado (al compartir juguetes, incapaz de realizar una tarea). 

• No se le ha proporcionado una estructura (reglas cambiantes, sin una rutina regular). 

• Se espera que haga más de lo que es capaz (como estar sentado en silencio demasiado tiempo). Se le pide que interrumpa una actividad para realizar otra (deja de jugar y vístete).



Para prevenir las rabietas:


• Observe las señales que da su hijo. Los padres normalmente saben cuando un niño está cansado, hambriento, o necesita un descanso después de una actividad excesiva. 

• Asegúrese de que se toma la siesta cuando está cansado, y que tenga un pequeño tentempié o comida cuando tiene hambre. 

• Si está demasiado descontrolado y necesita ayuda para relajarse, usted puede sentarlo y leerle un libro o darle un baño. Las actividades agitadas deben ser seguidas por actividades tranquilas. 

• Averigüe si sus expectativas respecto al comportamiento del niño son demasiado bajas o demasiado elevadas. 

• Cuando sea posible, planee las actividades familiares en torno a las rutinas del niño. 
• Antes de pedir a un niño que pare una actividad y comience otra, déle unos pocos minutos de aviso para ayudar a que se prepare para el cambio. Esto podría evitar una rabieta.



Cuando hace una rabieta:


• A causa de que cada niño es diferente y las razones de las rabietas pueden variar, usted necesitará diferentes formas de enfrentarse a las rabietas. 

• Intente permanecer en calma. (¡Esto puede ser difícil!) 

• Haga el intento de nombrar lo que el niño está sintiendo. ("Es frustrante cuando el juguete no funciona.") Esto ayuda al niño a entender lo que está sintiendo y puede proporcionarle palabras para expresar lo que siente. 

• Redireccione la atención del niño hacia otra cosa. (Si está enfadado porque no puede subirse a los armarios, encuentre un lugar que sea seguro para él y donde pueda practicar el subirse y escalar). 

• Puede haber situaciones en las que, después de haber intentado todo lo anterior, el niño todavía está muy enojado y necesita descargar su rabia. En este punto usted puede elegir darle al niño algo de espacio. Esto le permitirá al niño calmarse y a usted controlar su propia frustración. ("Puedo ver que estás muy enojado. Te voy a dejar solo hasta que te calmes.") 
• Una vez que el niño comienza a calmarse, el padre puede ofrecer consuelo al niño. Estar fuera de control puede asustar al niño. En cualquier caso, si el niño no está preparado cuando usted le ofrezca consuelo, espere hasta que lo esté. 
• Dependiendo de la personalidad del niño, puede querer que lo sostenga, que le hable, lo distraiga, o simplemente que lo deje solo hasta que esté preparado para interactuar por él mismo. 
• Cuando la rabieta ocurre en un lugar público, usted podría buscar un lugar calmado, como su coche, para que usted y su hijo se den un descanso hasta que el niño retome el control.


Recuerde:

• Algunas veces los adultos también tienen ataques de rabia. Algunas veces golpeamos el suelo, cerramos bruscamente una puerta, gritamos, arrojamos objetos o conducimos demasiado rápido. ¡Una de las formas en las cuales los niños aprenden a manejar las emociones fuertes es viéndonos a nosotros hacerlo! 

• Una rabieta es la forma del niño de comunicar sus emociones fuertes, las cuales está todavía aprendiendo a manejar. 

• Normalmente, el número de rabietas de un niño tiende a descender según van incrementándose el uso del lenguaje y la habilidad para contenerse. 

• Usted no puede razonar con un niño en la mitad de una rabieta. Por lo tanto ¡espere! 

• Al igual que los adultos quieren compartir sus frustraciones con alguien, así les sucede a los niños pequeños. Es por esto que raramente tienen una rabieta cuando están solos.



Fuentes: Your Toddler por Johnson and Johnson 

The Baby Book por William y Martha Sears

11 comentarios :

  1. A mi lo que mejor me funciona es lo de "evitar+distraer" Con 25 meses, Pablo tiene muy poquitas rabietas, y por lo que leo y me cuentan son bastante 'light' Cada niño es distinto y dentro de cada niño, ademas, la manera de actuar va cambiando segun su edad y capacidad de comprender, asi que es muy dificil decir qué hay que hacer, unas recomendaciones generales y poco mas. Por ejemplo no dejarles nunca solos 'pataleando' eso para mi es importante

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, tomo nota proque me parece que va a ser un tema complicadillo... A ver, ya os ire pidiendo consejos extras! Un besito

    ResponderEliminar
  3. Mi hija es la reina de las rabietas. A partir del año y medio fueron brutales, a los 2 años y poco bajaron mucho en cantidad e intensidad, pero ahora con 3 años han vuelto a aparecer (y me pillan con menos paciencia, todo hay que decirlo). La verdad es que los consejos que da Oneone me parecen muy buenos, lo puedo asegurar después de años de experiencia. Y, bueno, de todas formas, cada niño es diferente. Mi hija es muy independiente y con mucho carácter, pero, bueno, ¿qué queremos?, mi marido y yo somos iguales :( Es más, según mi madre: "la naturaleza te está haciendo probar de tu propio menú", porque yo también fui niña de muchas rabietas.

    Yo lo que intento es evitarlas a toda costa, pero sin permitirle hacer aquello que pienso que de ninguna forma debe hacer. Eso sí, me di cuenta hace un tiempo de que tenía que bajar el nivel de exigencia. Cuando ha sido inevitable la rabieta porque quiere, por ejemplo, que vayamos al Vips a comer helado y a que le den un globo, aunque sean las 8 de la tarde y mañana sea día de colegio, pues sinceramente lo único que hago es ignorarla, pero con total tranquilidad. Y no me importa que estemos en lugar público, hago lo mismo que en casa (ojo, que ellos son muy listos y si ven diferencias las lían más veces en la calle....al menos los niños de rabietas frecuentes, como la mía). Eso sí, aunque sigue enfadándose con pura rabia, os tranquilizo diciendo que las rabietas de 3 años me están resultando cortas y más manejables que las de año y medio; parece que algo hemos conseguido.

    En fin, toneladas y toneladas de paciencia. Todo pasa...

    ResponderEliminar
  4. En favor de Boliche tengo que decir que sin valorar sus primeros 9 meses de vida que era super llorón-gritón, el resto ha sido un camino de rosas.
    Las rabietas desde los 9 meses hasta el día de hoy se pueden contar con los dedos de una mano ( y toco madera...).

    La teoría está muy bien, el problema es solucionar esa rabieta en momentos especificos y especialemente complicados por la situación en la que nos encontremos, como puede ser por ejemplo, una rabieta de pataleo gritos y lloros en medio del supermercado cargada con mil cosas, 10 personas detrás de ti en la cola mirándote con mala cara y el maldito monedero que no aparece mientras te suena el movil y tú sabes que es Matrix que te llama para ayudarte a desaparecer pero nada, el maldito telefóno que no aparece..., en ese momento la teoría hace plof! y se esfumaaaaaaaa

    * A la escena se le puede poner algo de música ambiental (abstenerse las versiones de Tarantino)

    ResponderEliminar
  5. Gracias por la información, mis hijas no suelen coger muchas rabietas, pero alguna cae, suele ser cuando están cansadas la verdad, y no hay nada mejor que dejarlas a solas en su habitación y se les pasa!
    Pero en el cole hay dos hermanas que las llevo observando hace un mes, se cogen cada rabieta de narices! por cualquier cosa, es increíble, lo juro nunca vi cosa igual!!

    ResponderEliminar
  6. Cuando leo sobre el tema de gestionar las rabietas de nuestros hijos muchas veces lo que más difícil me resulta es cómo gestionar las que tenemos nosotros cuando eso sucede.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la imformación, la voy a tener muy en cuenta...parece que me siguen de cerca las rabietas.
    Pero espero que sea algo temporal.

    ResponderEliminar
  8. Yo no se como controlar las rabietas, mis hijas cumplieron 1 año y 1 de ellas hace unos berrinches barbaros¡¡¡ trato de satisfacer sus necesidades, pero hay veces que de plano desde que comienza el día no para de hacerlas y no se que hacer¡¡¡ trato de ignorarla empeora y si la quiero tranquilizar empeora aun mas¡¡¡ yo creo que sera que no llevo 1 patron para cuando las hace... x eso son tan seguidas... eso creo yo

    ResponderEliminar
  9. MUCHAS GRACIASSSS...En terminos empresariales me sirve para gestionar las rabietas de los peques de mi Chico, y las futuras rabietas de mi Pequeño Quitagrapas

    BESOS

    ResponderEliminar
  10. genial! tengo una niña de 2 años asi que practico estos consejos todos los dias...
    te sigo desde hoy! besos.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, ha sido un post muy interesante. Espero no tener que utilizar la información pero si es así ya estaré preparada jejeje...Un Saludo!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails