Nuestra historia ( por Kangoovan )

miércoles, 9 de noviembre de 2011



A los 2 años de casados decidimos que era el momento para tener un bebé. Nunca nos imaginamos lo que estabamos a punto de experimentar siendo una pareja tan joven, tan sana y creyendo que estabamos en el mejor momento de nuestras vidas para convertirnos en padres. La situación económica era ideal, acababamos de comprarnos una casa, teníamos trabajos estables, mucho amor entre nosotros y sobre todo juventud.

Recuerdo perfectamente el día que comenzamos con "la tarea", fue en el mes de agosto y coincidía con la boda de unos amigos ¡que curioso que recuerde esa fecha! ahora me lo parece.

Comenzaron a pasar las semanas, se cumplieron los primeros meses de espera y anhelo y aún no nos llegaba la sorpresa. Decidí visitar a mi ginecólogo y platicarle mis intenciones. El amablemente me dijo que todo estaba en "orden" y que siguieramos en el intento, pero como soy de perfeccionista y me gusta tener el control de las situaciones le pedí a mi esposo que se revisara, así que en el mes de enero fuimos a ver a un médico que lo había operado cuando soltero, éste le hizo varios estudios, conteo espermático y demás. Todo en orden.

Pero no conforme, le pedí a mi esposo que visitaramos a un especialista, así que fuimos a ver a un Urólogo que también le mandó a hacer análisis y los resultados fueron igual de favorecedores, no había nada de que preocuparse.

Los meses siguieron transcurriendo y nada. No había señales de bebé en camino. La gente a nuestro alrededor que sabía que estabamos en la tarea ya nos preguntaban con extrañeza que como ibamos? que si aun teniamos el plan en mente?

Al mismo tiempo, yo empecé a sentirme muy incomoda en el trabajo, sentía que no era lo que quería estar haciendo, me sentía insatisfecha e infeliz. Eso, mas no quedar embarazada me estaban provocando ataques de ansiedad a diario por lo que decidí dejar de beber alcohol en las fiestas y dejar de fumar para ser una persona mas saludable.

Cumplimos el año, nada aun. Volví a visitar a mi ginecólogo quien me receto 5 pastillas seguidas de una inyección para darme una "ayudadita". Lo tome por 2 meses y nada.

Mi madre preocupada me había conseguido el teléfono de un ginecólogo especialista en fertilidad, fuimos a conocerlo. Nos recomendó hacerme un estudio de las trompas de falopio, dijo que en mi esposo ya no había nada mas que buscarle y que si en dado caso el resultado de mi estudio salía "normal", nos iba a dejar que siguieramos en el intento sin ningun tratamiento por otros 6 meses. Yo me asuste un poco, así que en lugar de hacerme el estudio, me autorecete 6 meses mas de intento.

Llegó diciembre. La situación en el trabajo me era ya insoportable, caí en una crisis justo a punto de cumplir años (el 9 de diciembre) y un buen día no pude ir a trabajar. Me encontré llorando en el baño, incosolable, no sabía porque, solo tenía un gran temor de ir a esa oficina y de pasar todo el día en un lugar en el que ya no me sentía satisfecha a excepcion de la buena paga que recibía quincena tras quincena.

Pasé aquella navidad entre mi ginecólogo (a quien culpe de esta crisis en un principio) quien me dirigió con un psiquiatra, quien a su vez me dirigió con un psicologo... Y empece terapia. Me diagnosticaron ataques de pánico.

Entró enero nuevamente y yo decidí tomar las riendas de la situación. Comencé a practicar yoga, a leer libros de autoayuda y a tratar de alejar el estress de mi vida lo mas que pudiera. A comer mas sano, a rodearme de gente positiva y a dejar de hablar del tema bebé (aunque por dentro era una herida que me dolía todos los días). Al siguiente mes, tuve fuerza y valor para hacerme aquel estudio de las trompas de falopio, el resultado fue "normal" con lo que el especialista nos dió otros 6 meses para seguir intentando quedar embarazada.

Durante esos meses, se convirtió en un reto de todos los días levantarme para ir a trabajar. En el fondo me sentía triste todo el tiempo, a mi alrededor parecía que había un complot y todas las mujeres que conocía se estaban embarazando como por arte de magia, todas menos yo. Amigas, primas, conocidas, vecinas...todas..al menos esa era mi percepción.

Mi psicologa me "abandonó" a los 3 meses, me dijo que ya estaba lista para seguir por mi misma, pero yo sentí que me había abandonado. Alguien me recomendo ver a un homeopata, asi que comence a verlo y él intentó ayudarme durante varios meses. Su teoría era que tenía un desajuste hormonal y esto a su vez estaba provocando los ataques de ansiedad y de pánico. Por otro lado, no había santo al que no le rezara, truco que no intentara ni veladora que no prendiera en cuanto templo visitara. Me recomendaban ir a misas, rezar rosarios, beber agua bendita o agua traida desde algun cerro donde había un santo milagroso. Todo lo intentabamos.

Ese verano se cumplieron 2 años de larga, larguísima espera. En mi intento por concentrarme en otras cosas me inscribí a un curso de maquillaje profesional y comencé a pintar de nuevo. Visité a otra psicologa que había sido monja y luego decidió ayudar a las personas con problemas emocionales. Fui a dos o tres consultas con ella, me enseño algunas técnicas para liberar las emociones y de igual manera que la psicologa anterior, me dio el alta en "dos-tres patadas". A lo mejor no estaba tan mal como creía, pero me era muy difícil verlo.

También intenté la terapia de flores de bach, pero me topé con una charlatana que además me hizo una terapia con imanes y me diagnosticó fiebres exóticas de otras partes del mundo así como algunas enfermedades ocultas en mi organismo que me negue a aceptar y salí corriendo de ese lugar.

Al final de ese mes, conocí a un chamán que vino de paso por la ciudad. Me llevó una buena amiga que decía que a ella le había resuelto la vida, así que pense, porque no? El chaman me hizo una limpia y me regaló varias piedras, cuarzos de colores energetizados por él mismo. También me dio un par de collares y me dijo que en efecto, si me iba a embarazar...

Ese mismo mes, tome finalmente la decisión de renunciar a aquel trabajo. Fue una decisión que me costo mucho tomar pero una vez que lo hice sentí una liberación absoluta. Trabaje durante 1 mes mas y al final de septiembre visite al ginecolgo especialista en fertilidad con quien comence tratamiento.

Me hicieron la primera inseminación artificial en octubre. El resultado fue negativo, pero yo aun tenía esperanzas, era el primero, pense que estabamos como preparandonos y que el segundo intento sería el del resultado positivo. En diciembre me sometí a la segunda inseminación. Fui a dar al hospital con una sobreestimulación ovarica...Mi familia se asusto, mis hermanos me regañaron, me insistian que parara la situación, que me diera cuenta de lo joven que soy y que no dañara mi organismo. Mi madre me hablaba de adopcion y mi suegra seguía rezando. Después de 2 semanas en recuperación y de otro resultado negativo, llego la navidad.

Fue una navidad triste, me sentía completamente decepcionada, extrañada, sola, incomprendida, enojada....así que como propósito de año nuevo decidí que era momento de parar. No más médicos, no mas tratamientos, no mas conteo de días, no mas bebés. Era tiempo de cambiar el chip, ya había sido demasiado desgaste físico, emocional, económico. Ya no podía más. Le prohibimos a todos nos hablaran del tema y empezamos el año con planes de viajes y cambios en nuestras vidas.

Lo primero que sucedió fue que volvimos a ser los de "antes". Una pareja libre, feliz, como recién casados. Nos divertíamos de nuevo, nos reíamos juntos, volvimos a hacer el amor como antes de preocuparnos por un embarazo y comencé a recuperarme.

Ese febrero me fui de vacaciones con dos grandes amigas. Nos fuimos a la playa y al mar le pedí que me limpiara, que me llenara de energía, que me mostrara un nuevo rumbo. Regresando a casa, comencé a buscar de nuevo un trabajo, con la idea de conseguir aquel trabajo que me hiciera feliz.

Y en eso, sucedió el milagro. Estaba embarazada sin haberlo pensado, sin darme cuenta, sin saber en que momento sucedió. Fue algo tan inesperado que me costo meses creerlo, aun con los malestares del primer trimestre y aun con haber escuchado su fuerte corazon latir en los ultrasonidos.

Ha sido la sorpresa mas maravillosa que hemos recibido! Fue una larga espera y ha sido un embarazo feliz. Aun no tengo las palabras para describir todo lo que me ha cambiado este pequeño que esta por nacer en 1 mes aproximadamente. Es mi gran realización, mi gran asombro, todo nuestro amor.

Y nuestra historia, está a punto de comenzar...

5 comentarios :

  1. Que triste historia con final feliz...no he podido dejar de leer desde el principio. Encantada de conocerte Kangoovan

    ResponderEliminar
  2. Madre mía!! Qué historia más triste aunque en cierto modo me recuerda a la mía.
    Yo también tenía un trabajo que me provocaba muchísima ansiedad y paralelamente buscaba quedarme embarazada. Pasaron muchos años, con muchas pruebas médicas de por medio y 4 años después vi mi positivo coincidiendo con un cambio de trabajo.
    Es curioso lo que a veces el destino nos tiene preparado.
    Ahora somos madres felices!

    ResponderEliminar
  3. Qué historia tan bonita! Triste pero con final feliz. Me llena de ánimo en estos días complicados.

    ResponderEliminar
  4. Que historia tan intensa!!! felicidades por lograrlo, habeis sido muy fuertes y ahora estais esperando el mejor regalo, disfruta mucho de estos momentos. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Madre mía kangoovan que mal lo tuviste que pasar, menos mal que tiene un final feliz.
    Un beso y encantada de conocerte

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails