Os presento a............ Madame Ogou

miércoles, 19 de octubre de 2011


Como ya sabéis, hace unas semanas hice un llamamiento a tod@s las que pasáis a leerme por aquí. Os ofrecía la posibilidad de utilizar el blog para expresaros, de colaborar y de probar la experiencia de ser blogger sin tener que complicarse la vida creando uno propio.


Ese ofrecimiento ha dado sus frutos y, hoy, quiero presentaros a Madame Ogou, la nueva y flamante colaboradora de este blog.


Igualmente, el blog sigue abierto a todas las mamis o papis que quieran colaborar explicando sus experiencias, su forma de vivir la maternidad/paternidad, la crianza,....


Espero que disfrutéis conociendo a madame Ogou:




Soy periodista, intento de escritora, hija, hermana, adicta a las redes sociales, lectora, pareja de Marc y madre de Miguel. Entre otras muchas cosas.  Intrusa en el espacio de Mama Vaca, me gustaría crear un alter ego, Madame Ogou, a modo de los heterónimos de Pessoa. Un desdoblamiento de personalidad bloguera que sirva para canalizar la escritura sobre un tema que me interesa y en el que no suelo explayarme: la maternidad. Agradezco este espacio porque yo también soy mamá vaca, aunque no suene moderno, y reivindico la lactancia materna como una cosa entre mi hijo y yo, en la que el resto del mundo no debe ni puede meterse.

Tecleo estas líneas desde el subtrópico, a menos kilómetros de Mauritania que de Huelva. Miguel, mi único hijo, entró en la guardería hace apenas dos semanas y cumple dos añitos en este mes que viene, el cálido y exótico noviembre. A Miguel le gustan los pájaros, el agua y los coches, siente debilidad por su primo Diego y no soporta verme al ordenador o enganchada al móvil. En la guardería me dijeron que se le nota muy apegado a mí y estuvieron en un tris de recomendarme que dejara de jugar con él o hacerle caso. Pensé, por un momento, que iban a mencionar la lactancia materna y el colecho: lo primero consta en su ficha, lo segundo no o ya nos habrían lapidado públicamente en la puerta. No comprendo que tenga que justificarme cada vez que Miguel me tantea el escote, ni los comentarios tontos, ni que no merezca el respeto que tendría el que fuera musulmana, llevara ropa interior de cuero o jugara a diosa en un mercado financiero.

El sábado estuve invitada en un coloquio sobre lactancia materna y sólo espero que no sean necesarios muchos más. Que sea tan normal un pecho como un biberón en la tele y que deje de tener como únicas referencias de lactancia materna las obras de Benito Pérez Galdós o las comisarias de las novelas negras escandinavas. Mientras llega ese momento, me apena comprobar que siempre somos la misma minoría en estas cosas y que nos encontramos frente a los mismos dilemas. Dar el pecho o practicar el colecho parece que es darle carta blanca al resto de la humanidad para que opine sobre el tema, te dé consejos o te insulte. O las tres cosas juntas.

Normalmente los demás no son respetuosos con estas opciones. O no tanto como si fueras budista, no llevaras ropa interior o te dedicaras a la política.

En la charla del sábado hablamos de salir del armario. Decirle al pediatra de turno que le damos el pecho al chiquillo y a mucha honra y que debería leerse algo más sobre el tema antes de abrir la boca y decir que si mama a los 18 meses es por vicio y va a violar niñas en la guardería. También explicarle amablemente cuando nos pasa el papelito de turno con las instrucciones para cuidar al bebé que el colecho es una opción tan decente como meter al churumbel en su propia cuna y en su propia habitación sobre la marcha, tal y como propugnan Supernanny y Estivill, entre otros.
Quizás sea hora de empezar con el activismo y hacer algo de pedagogía en vez de sonreír amablemente al pediatra y pasarnos sus consejos por el arco de punto. 

19 comentarios :

  1. Soy de esas mujeres que han tenido que introducirse la lengua vía anal, tras conocer el maravilloso mundo de la crianza con apego... por lo que me toca de tu post, SORRY.

    Bienvenida al mundo bloggero y decirte que no has podido excoger mejor anfitriona; gracias a ella mi hijo de seis meses tiene unos padres conscientes de las necesidades emocionales de su hijo y su madre no se avergüenza de "sacar la teta" en cualquier lado aunque sólo sea para calmar un llanto.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ay, Leia, cada vez que me dices estas cosas me emociono.... Pero yo no he hecho nada, has sido tú la que has sabido encontrar tú camino.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida Madame Ogou!!! Tu presentación ha sido genial y no puedo estar mas de acuerdo con todo lo que dices! Aqui una que se saca la teta donde pille y que duerme con su hija. Un besazo!!

    LadyA me encanta tu nueva compi de blog! felicidades!!!

    ResponderEliminar
  5. PapadeAlex... mira que eres malo!

    Creo que ya te he dicho en más de una ocasión que yo era de esas "sabiondas" que opinaba de la LM prolongada y del colecho sin saber de lo que hablaba y... probablemente haciendo daño a alguna persona que me oyera.

    Gracias a blogs como el tuyo y a personas que se implican y dan a conocer "la otra visión" me he dado cuenta de la importancia de un abrazo en mitad de la noche para mi hijo.

    Y la verdad es que no puedo hacer otra cosa que reconocer mi error e intentar "trasmitir el mensaje".

    Un saludote.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. He eliminado mis dos anteriores comentarios, ya que parece ser que no han sentado bien a todo el mundo.

    Obviamente, aclaro que solo pretendía hacer una bromilla, un comentario jocoso, pero sin maldad ni ningún ánimo de ofender. En mi linea habitual, vaya.

    Pero si alguien no lo siente de este modo, se elimina y listo. Y aquí Paz (Vega) y después Gloria (Stefan).


    Disculpas a tod@s a l@s que mi broma pueda haber molestado.

    ResponderEliminar
  8. Reconozco que cuando he leído eso de que igual te pedían que dejaras de jugar con tu hijo para que el apego no sea tan fuerte me han temblado las canillas...

    Después de 4 días en el cole la seño ya me ha dicho que Boliche tiene excesivo apego a mí y eso que no le ha visto juguetear con mi escote (como te pasa a ti) ni sabe que colechamos. Miedo me da que se entere porque como se le ocurra decirme que vamos a tener que trabajar el "desapego" entonces igual vamos a tener un problema muy gordo.

    Y tener un comienzo tan nefasto en el nuevo cole no creo que sea lo más aconsejable.

    En cualquier caso, gracias por contar tu experiencia y tu opinión y bienvenida a los mundos de LadyQuinqui... perdón, quería decir LadyA ;D

    Besos a las dos

    ResponderEliminar
  9. PapadeAlex,
    Aunque has borrado los comentarios, la próxima vez que quieras hacer comentarios irónico-sarcásticos, utilices ti otro perfil....ya sabes, el del "chico de la consuelo"....;-P (bueno, que es broma, que nadie se vaya a pensar ahora que eres tú )

    ResponderEliminar
  10. Buah...! Ya está, ya tenemos multinick-gate al canto...

    Aunque, teniendo en cuenta que PapadeAlex solo hace comentarios irónico-sarcásticos (excepto cuando atiza a los trolls...), seria uno de los casos de multinick mas absurdos que recuerdo...

    Bueno, pues eso.

    ResponderEliminar
  11. ja, ja... se nos llena la blogosfera de ladies y madames... de aquí a ná' salimos en el papel cuché :P
    ¡¡¡Bienvenida!!!

    ResponderEliminar
  12. Encantada de leerte, y de conocerte. Otra mamavaca para la lista!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado leerte.
    Yo también creo que debemos decirle las cosas claras a los pediatras y todo el mundo, porque así se darían cuenta de todos los que somos y en caso del pediatra quizás aprendería un poquito (los hay estupendos, eh, como la mía, je, je).
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Madame Ogou, me has dado con lo del pediatra.. y es que yo soy de las que dice a todo que si y luego hago lo que me da la gana.. miento descaradamente. Igual me planteo salir del armario! Encantada de conocerte!

    Lady A, muy buena iniciativa! Besos!

    ResponderEliminar
  15. Bienvenida Madame Ogou! Yo reconozco que tengo días de todos, de estar más reivindicativa, de contar las directrices de la OMS, de decir simplemente, sí, aún toma pecho y qué, y duerme en nuestra habitación y qué, y lo tomo mucho en brazos, mi misión en esta vida es "malacostumbrarlo"... Pero otras veces también me escondo en el armario y no miento, pero callo, porque las miradas reprobatorias y los comentarios desafortunados también cansan y desgastan... Besos a la nueva mami bloguera (espero verte más veces por aquí) y a mi querida Lady A ;)

    ResponderEliminar
  16. Encantada de conocerte!!! Es cierto, cuándo seremos capaces de salir del armario en este tema?? conseguiremos que dejen de mirarnos como si fuéramos un marciano?? besos hasta el subtrópico

    ResponderEliminar
  17. Encantada de conocer a Madame Ogou. Me ha gustado mucho leerte. Yo también entono el mea culap porque la mayorái de las veces también digo que si a todo lo que me aconseja el pediatra o la enfermera del niño sano y luego me lo suelo pasar por el forro.
    Pero ya no me callo cuando oigo a alguna madre atacar como tú bien dices a otra que se le ocurre decir que colecha con su hijo o que le da el pecho más alla de los 18 meses (que por lo visto yo no sé porque a partir de esa edad es ya algo como muy escandaloso ¿?¿?)
    Pues eso, que encantada de tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  18. Me alegra ver que la gente se vaya animando a contar sus experiencias en todos estis trmas. De hecho estoy tenado de copiarle la idea a ladyA y asi por lo menos alguien escribe en mi blog, jajaja. Espero seguir leyendo mas post como este.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias a todos y todas :) Yo también sigo en el armario del pediatra, pero a ver si me armo de valor y le digo cuatro cosas ... Y a las muchachas de la escuelita infantil también ;) Un beso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails