Hoy quería compartir con vosotr@s un artículo que me ha enviado una amiga por correo electrónico y me ha parecido muy interesante.

Yo intento, siempre que puedo, comer con mi hija. Aunque está claro que, los horarios de los niños y los nuestros son tan diferentes, que es complicado coincidir los días de cada día, pero los fines de semana siempre es más fácil y es una buena manera de compartir cosas con ellos a la vez que aprenden hábitos y aprenden a comer variado.

¿Qué pueden hacer los padres para fomentar buenos hábitos nutricionales en sus hijos? Algo tan sencillo como sentarse juntos a la mesa es fundamental, según una revisión de 17 estudios publicada en Pediatrics.

Así, compartir el rato de la comida al menos tres veces a la semana aumenta en un 24% las posibilidades de que los niños consuman alimentos saludables y reduce en un 20% las opciones de que elijan productos poco sanos, si lo comparamos con aquellas familias que nunca comen juntas o, como máximo, lo hacen una vez a la semana.


Comer en familia facilita que los niños aprendan buenos hábitos en la mesa.
Esta sana costumbre también parece influir en la aparición de varios trastornos alimentarios,reduciendo en un 12% el riesgo de sobrepeso y en un 35% de otros desórdenes, como saltarse comidas o darse atracones.

Aunque de momento se desconoce el mecanismo responsable de estos efectos, al comer juntos podría aumentar la capacidad de los adultos de influir en los niños. Por ejemplo, el hecho de compartir mesa con sus padres puede animar a los adolescentes a hablar de temas que les preocupan, entre ellos la alimentación.

 “Los profesionales de la salud deberían animar a las familias a comer juntas más a menudo”, concluyen los autores de la investigación en su informe. Aunque, según ha declarado Amber Hammons, principal responsable del estudio, en Reuters, “no hace falta hacerlo cada día. Sabemos que las familias están muy ocupadas”.



Fuente: Nos cuidamos

11 comentarios :

  1. Nosotros siempre comemos todos juntos, es raro el día que comen solas, puede coincidir un día a la hora de cenar si su padre llega tarde, pero la mayoría de estos días, yo como con ellas y luego cena papá solo, el ya es mayorcito ;).
    Lo que hacen es desayunar las dos que van al cole solas, pero cuando no hay cole desayunamos todos también juntos.
    Para mi es una de las cosas más importantes en la convivencia, hacer las comidas juntos.

    ResponderEliminar
  2. Está claro que lo niños aprenden por imitación y que además debería ser un momento importante en el día, el ratito en que nos sentamos todos juntos a hablar de nuestras cosas. El problema es que la prisa que tenemos a veces no nos deja. El secreto creo que sería aprovechar todas las ocasiones posibles. Un abrazo Lady A.

    ResponderEliminar
  3. En un curso que hice me lo recomendaron asi que por las tarde/noches que son más tardes cenamos todos juntos, eso hace que nosotros cenemos menos pq no hay hambre.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo, no solo en lo que a hábitos alimenticios se refiere,sino que lo básico en la relaciones familiares.
    Dentro de nuestras posibilidades, intento que comamos siempre juntos, aunque no lo consigo todas las veces que quisiera.

    ResponderEliminar
  5. Nosotros siempre cenamos juntos y el finde siempre comemos juntos también. Entre semana el peque come en la guarde, pero come muy bien y de todo, así que en ese sentido estoy tranquila.

    ResponderEliminar
  6. Estoy totalmente de acuerdo. Con mis padres siempre comimos todos juntos, y ahora intentamos hacer los mismo con la nena con la introducción de la alimentación complementaria. Espero que eso le haga animarse, porque por ahora no come casi nada.

    ResponderEliminar
  7. La peque y yo siempre comemos juntas, papá dependiendo del turno que tenga, supongo que cuando empiece la guarde o el cole la cosa cambiara.
    A mí me gusta hacerlo así, en primer lugar porque aprende a comer lo mismo que nosotros y en segundo lugar porque me resulta más fácil así adaptarnos a un horario, muchas mamás me dicen que dan primero al peque y que cuando se está echando la siesta comen ellas, a mí me parece un rollo andar dos veces con comidas y así puedo aprovechar su siesta para otras cosas (como estoy haciendo ahora, jaja)
    Pero fundamentalmente para que aprenda unos hábitos a la hora de la comida.

    ResponderEliminar
  8. Nosotros tenemos la suerte de comer juntos todos los días. Ellos esperan a que yo llegue a las tres, y comemos todos. Si algún día hay un poco más de prisa, pues al menos comen con su padre y ya como yo cuando llego.
    P.D. Te he dejado un premio en mi blog ;)

    ResponderEliminar
  9. Creo que el momento de la comida es un momento importante para hablar de cosas contarnos nuestro día... Nosotros tenemos la suerte que todos los días (menos los de guardia) podemos comer juntos y ahora que a la peque le vamos a dar a la vez que nosotros pues perfecto. Un besazo!!

    ResponderEliminar
  10. Yo ahora discrepo. Hace 4 meses que mis hijos comen en casa con mi AE, la niña siempre ha comido de todo pero el niño cada vez va a peor, me cuesta muchísimo incluso que pruebe la fruta, solo come determinadas cosas. Lo que me preocupa es que en estos meses los pantalones ya no le sirven y no solo es que haya dado un tirón, considero que se aprovecha para que su padre le prepare lo que él quiere. Cuando comía en el comedor de la escuela debía almenos probarlo todo y, aunque tardara, lo hacía.

    ResponderEliminar
  11. Nosotros aprovechamos las veces que podemos para comer con ellos, aunque no siempre se puede es importante porque es un momento en que compartimos las cosas al igual que cuando vamos de donde mi mamá a casa en el auto.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails