Lactancia y Sexualidad

viernes, 11 de febrero de 2011

Ayer, a raíz de mi llamamiento para sugerirme temas sobre los que escribir ( y desde aquí os agradezco a todas vuestras sugerencias ), hubo una que me intereso especialmente: La lactancia y la sexualidad.

Me intereso porque llevo tiempo dándole vueltas al tema, en como influye todo el proceso del embarazo-parto-lactancia en nuestra vida sexual.

Navegando por Internet, he encontrado un artículo muy interesante de Alba Lactancia donde lo explica muy bien. Así que, como no voy a ser capaz de explicarlo mejor que ellas, os dejo aquí parte del artículo. Si queréis leerlo entero, podéis visitar su página web ( donde también encontraréis muchísima más información sobre otros temas de lactancia ).



La sexualidad durante el embarazo:


Durante la gestación no existe peligro alguno por mantener una vida sexual activa, excepto en el caso de que la gestante sufra hemorragias o que haya roto la bolsa de las aguas.

Tener una vida sexual activa durante el embarazo ayuda a que el cérvix esté más maduro, blando y entreabierto para el parto.

Pero no sólo de hormonas vive la libido, y los expertos coinciden en que el cerebro es el máximo creador o destructor de deseo sexual. Ello puede explicar que algunas mujeres sufran precisamente un descenso de libido durante el embarazo aunque físicamente todo esté preparado para lo contrario.

Todo cambia cuando nace el bebé:


Pero todo cambia en el posparto, cuando la libido baja hasta cotas insospechadas en la mayoría de mujeres. De hecho, ninguna hembra mamífera se pone en celo durante la lactancia; sus pretendientes lo perciben por el olor y ni se acercan. 

Las únicas especies mamíferas que mantienen relaciones sexuales durante el periodo de lactancia son los humanos y los canguros. En realidad, este descenso del interés sexual por parte de la hembra es una ventaja evolutiva, una reacción que la naturaleza ha desarrollado para preservar el interés de la madre por su cría recién nacida.

Causas hormonales:


La causa más importante es hormonal. De tener cifras astronómicas de estrógenos y progesterona segregadas por la placenta, tras el alumbramiento nos quedamos a cero de esas hormonas. En cambio, segregamos prolactina, que es una hormona antagonista de las que hacen tener libido y ser fértil: estrógenos, progesterona y testosterona.

Causas físicas  y la influencia del parto:


Al factor hormonal se suman otros, como el sueño y el cansancio que suelen tener todas las mujeres ( y también los hombres ) que están criando a un bebé. Cuesta mucho encontrar un momento para las relaciones sexuales, y cuando éste aparece es muy posible que el bebé lo interrumpa con su llanto.

El parto tiene una influencia muy grande en la sexualidad de una mujer. A menudo, la episiotomía causa dispaurenia (relación sexual dolorosa) a largo plazo.

En todo caso, aunque se siga dando el pecho, alrededor de los 6 meses la prolactina ya no alcanza valores tan altos como en el posparto inmediato, pues la producción de leche deja de ser un fenómeno endocrino (controlado por las hormonas) y se mantiene gracias a la succión y vaciado frecuente de los pechos. Los niveles basales de estrógenos, progesterona y testosterona vuelven a subir, y también la libido empieza a recuperarse.

¿Y la parte emocional?


En el posparto, la mayoría de madres necesita el amor, afectividad y protección por parte de su pareja. Quieren abrazos y palabras de cariño, pero no les apetece practicar el sexo. El padre puede malinterpretar la demanda de cariño con demanda de sexo, y sentirse mal al ser rechazado. La madre puede intentar solucionarlo evitando el contacto físico y no demandando más cariño. El padre puede reaccionar pensando que la culpa es del bebé, pues desde que nació su mujer ya no es la misma, se ha vuelto distante y el bebé la tiene totalmente absorbida. En estos casos, el posparto se convierte en una auténtica prueba de fuego para la pareja. 

Para superarla, es crucial la comunicación. Él debe saber que existen unos factores físicos y emocionales importantes que hacen que su mujer no sienta deseo sexual, pero que le sigue amando y necesitando más que nunca. Y ella debe saber que él quizás se siente solo y excluido de la nube de amor, quiere ayudar y no sabe cómo hacerlo. El padre puede abrazar y dar cariño sin esperar sexo a cambio, y muy posiblemente ello conduzca a mejorar la relación, y por tanto a aumentar el deseo sexual de su mujer.






18 comentarios :

  1. Hola!
    Entro hoy a comentar tu blog porque es curioso lo que me está pasando, y al final atando cabos empiezo a descubrir muchas cosas.
    Desde que me quedé embarazada mi líbido se fue a tomar por saco, vamos, estuve por llamar a Paco Lobatón a ver si la encontraba. Durante los primeros meses de embarazo desapareció por completo, luego volvió tímidamente y tras el parto nunca más se supo de ella.
    Ahora mi niña tiene 9 meses y medio, y hace un par de semanas he notado que el deseo sexal había reaparecido como por arte de magia, milgrosamente.
    Estaré torpe, porque la verdad es que no lo había asociado al hecho de que mi niña se ha destetado (snif......) hace menos de un mes.
    La verdad es que me choca muchísimo y me siento rarísima, pero puedo afirmar sin duda alguna que el tema hormonal influye, y de qué manera!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Será cosa del cerebro o de las hormonas, no sé pero yo durante el embarazo no tenía nada de ganas de sexo, de hecho lo practicamos dos veces sólo en nueve meses, me acuerdo perfectamente. Y fue a mitad embarazo cuando me sentía un poco mejor de las nauseas pero la pesadez todavía no se había instaurado en mi cuerpo.
    Después con la lactancia materna mi líbido siguió desaparecida, durante los 15 meses que di pecho, pero fue dejar de dar pecho y la líbido volvió. Desde luego las relaciones ya no eran iguales porque la episotomía estaba ahí y sigue estando pero con paciencia, amor y cariño, todo ha vuelto a la normalidad.

    ResponderEliminar
  3. Mi líbido me la robaroooon, estando de romeríaaaaa, donde estará mi líbido, donde estará mi líbido...

    Me río por no llorar

    ResponderEliminar
  4. Pues yo los primeros meses de embarazo vomitaba y vomitaba sin parar y no estaba pa' na' pero a partir del segundo trimestre, oye que recuperé la líbido de una manera que ni "la loba de Shakira, je,je". Y a partir de ahí tuve relaciones normalmente hasta pocos días antes del parto. Después, pues los primeros meses, la líbido más bien bajita, pero ahora que mi bebito tiene 9meses (y sigue lactando), todo ha vuelto a la normalidad; bueno, en cuanto a deseo se refiere porque lo difícil es encontrar el momento. ^o^

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante.

    Si es cierto que la líbido baja, sin embargo, yo en ambos embarazos la he tenido bastante alta, sobre todo en el primero. Ahora en reposo no puedo y además es que el semen provoca contracciones. Es una pena, pero es lo que hay

    ResponderEliminar
  6. Muy cierto....
    Y otro tema es el de que el sexo en los ultimos días del embarazo puede ayudar a desencadenar el parto.
    No sé que hay de científico en ello, pero doy fe de que funciona.

    ResponderEliminar
  7. Tiempos,
    Pues si, el tema hormonal es muy imporatante. La naturaleza es muy sabía, de tal manera que las hormonas intervienen para disminuir la líbido y evitar un nuevo embarazo en periodo de lactancia para garantizar la supervivencia de la cría...

    Arual,
    Me alegro que haya vuelta...la mía sigue desaparecida en combate...je,je,je...

    Teta,
    Pues seguro que está con la mía poniendose ciegas las dos a Carrot Cakes...ja,ja,ja...

    @Mousikh,
    Ese es otro tema, encontrar el momento....je,je,je...

    Suu,
    Bueno, hay de todo, mujeres que tienen la líbido por las nubes y mujeres que la tienen por el suelo...Yo me encontré bastante mal durante todo el embarazo y no tenía el chichi pa farolillos...je,je,je

    Onavis,
    Pues es que el esperma contiene prostaglandinas, que es la substancia que se utiliza en forma de gel para inducir el parto, aunque tiene menor concentración que el gel....
    Mi comadrona siempre nos decía que el embarazo se acaba igual que se empieza....

    ResponderEliminar
  8. Pues seguramente! jajaja

    Así que si das con la tuya, le dices que le diga a la mía que ahora mismo tire pa casa o la castigo de por vida sin salir, ella verá...

    Ya está bien hombre!

    ResponderEliminar
  9. Ufff, qué pereza! Lo digo porque hace tiempo que ni lo veo ni lo quiero ver venir ;P

    Afortunadamente, Obi-Wan lo comprende...

    ResponderEliminar
  10. gracias por tanta UTIL informacion.

    Por ahi como dijeron arriba, las relaciones pueden desencadenar el parto? yo tambien doy fe q si! jajaj

    besos

    ResponderEliminar
  11. Pues fíjate que mi primer embarazo fue malo malísimo y no me encontraba nada bien, manchado, infección de boca, accidente de coche, PUPPE, Varicela, pero hija día sí y día también hasta el final del embarazo.

    Con éste tengo la líbido subida pero no tantísimo y eso que estoy mucho mejor. Pero desde las contracciones no podemos, lo cual es una pena, porque a mi hay días que me apetece muchísimo. Hasta sueño con ello!!!

    ResponderEliminar
  12. Muy interesante el artículo. La verdad es que el post parto es una prueba de fuego para la pareja. O te mata o te hace más fuerte;)

    Pero todo vuelve

    ResponderEliminar
  13. Yo en el embarazo súper fogosa y desde que nació la gorda menos pero aun así con ganas pero el hecho de que no se quede ni 2 minutos sola sin llorar no lo pone demasiado fácil pero bueno intentamos buscar nuestros huecos. Muchas gracias LadyA!!! Un beso chicas!!!

    ResponderEliminar
  14. Interesante!! yo tambien soy de las que perdió la libido durante el embarazo y tardó bastante en recuperarla (más de lo que duró nuestra lactancia, que fué cortita)...pero bueno, con paciencia todo llega!!!

    Estoy de acuerdo con que el postparto es un periodo dificil en relación a este tema.

    ResponderEliminar
  15. Teta, te aconsejo unos paseos laaarrgooos con algo que se llama así como bolas chinas... no sé para qué son pero creo que junto con el chocolate y los anillos de diamantes son las mejores amigas de la Líbido esa que tanto buscas, ja, ja..
    Mamá Vaca, me ha encantado cómo has trabajado el tema... natural, muy natural, como la vida misma...
    Bss...

    ResponderEliminar
  16. Hola!

    Soy nueva por aki, primero de todo felicidades por el blog, me encanta!

    Yo tambien soy una "mama vaca" ademas literalmente pk uso mucho el saca-leches asi que me "ordeño" jeje

    Me gusta mucho como has tratado este tema, del que creo que se habla poco y es muy interesante. Es algo tranquilizador saber que todo tiene su logica explicacion.

    Yo tambien tuve un embarazo algo complicado por lo que mas bien tenia pocas ganas y ahora con la lactancia tampoco demasiadas, aunque si lo hemos hecho algunas veces pero lo peor es que la peque nos interrumpe. Es como si tuviera un radar "anti-hermanitos" porque a veces hasta esta durmiendo y se despierta!!

    Un beso de vaca!

    ResponderEliminar
  17. En mi primer embarazo, el miedo el no saber...pues tanto mi líbido como la de mi marido estaba bajo mínimos y la verdad es que practicamos poco sexo, pero con los dos últimos estábamos hasta las cejas y lo hemos disfrutado y aprovechado, pero tienes razón que durante la lactancia la cosa, se queda por los suelos, pero la nuestra no debió bajar lo suficiente en el segundo embarazo, porque fué en la lactancia cuando me quedé embarazada de mi tercera princesa :D

    ResponderEliminar
  18. Mi marido siempre bromea con sus amigos del tema, la cuarentena no son cuarenta días, sino cuarenta meses.... y el pobre hasta hace poco pues tenía mucha razón!! De todos modos yo nunca he sido muy "fogosa" así que supongo que lo que para mí es una líbido normal para el resto del planeta igual es "ná", jeje!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails