La infancia de ayer y de hoy

jueves, 18 de noviembre de 2010

A través del blog de Walewska, Mamis y bebes, me enteré que los de Cleverkids ( tienda de jugetes on-line ) habían organizado una encuesta en Facebook para saber que preferíamos, si nuestra infancia o la de nuestros hijos ( si os pasáis por su Facebook, sortean un libro entre todos los que respondan a la encuesta...).

Yo ya he respuesto la encuesta, pero, me ha dado mucho que pensar. Realmente ¿ Mi infancia fue mejor que la que está teniendo mi hija ? ¿ Cambiaría mi infancia por la suya ?

Por un lado, no cambiaría mi infancia, poder jugar en la calle, en los parques, sin miedo a nada, sin teléfonos móviles para controlarte,... Aunque suene a vieja cebolleta, las cosas han cambiado mucho en treinta años. Jugar en la calle no es seguro, aunque seguramente hace treinta años tampoco lo era pero eramos menos conscientes de los peligros....

Hay una descripción muy buena de lo que fue mi generación en un grupo de Facebook. Os dejo algunas de las cosas que son características de esa generación de los nacidos en los años 70...


  1. Somos la última generación que hemos aprendido a jugar en la calle a las chapas, la peonza, las canicas, la comba, la goma, el rescate o el bote bote y, a la vez, somos la primera que hemos jugado a videojuegos
  2.  Los Reyes Magos no siempre nos traían lo que pedíamos, pero oíamos (y seguimos oyendo) que lo hemos tenido todo, a pesar de que los que vinieron después de nosotros sí lo tienen realmente y nadie se lo dice
  3. Se nos ha etiquetado de generación X y tuvimos que tragarnos 'bodrios' como: Reality Bites, Melrose place o Sensación de vivir, que te gustaron en su momento, pero... vuélvelas a ver, verás que chasco. Somos la generación de Compañeros, de Al salir de clase...Lloramos con la muerte de Chanquete, con la puta madre de Marco que no aparecía, con las putadas de la Señorita Rottenmayer. 
  4. Hemos
    vestido vaqueros de campana, de pitillo, de pata de elefante y con la costura torcida; nos pusimos bombers sin miedo a parecer skin heads. Nuestro primer chándal era azul marino con franjas blancas en la manga y nuestras primeras zapatillas de marca las tuvimos pasados los 10 años (Esas J'hayber!)
  5. Entramos al colegio cuando el 1 de noviembre era el día de Todos los Santos y no Halloween, cuando todavía se podía repetir curso. Fuimos los últimos en hacer BUP y COU, y los pioneros de la E.S.O. Hemos sido las cobayas en el programa educativo, somos los primeros en incorporarnos a trabajar a través de una ETT y a los que menos les cuesta tirarnos del trabajo
  6. Nos emocionamos con Superman, ET, los Goonies o En busca del Arca Perdida
  7. Nosotros viajábamos en coches sin cinturones de seguridad traseros, sin sillitas especiales y sin air-bags, hacíamos viajes de más de 3h sin descanso con cinco personas apretujadas en el coche y no sufríamos el síndrome de la clase turista. No tuvimos puertas con protecciones, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños. Andábamos en bicicleta sin casco, ni protectores para rodillas ni codos. Los columpios eran de metal y con esquinas en pico. Salíamos de casa por la mañana, jugábamos todo el día, y solo volvíamos cuando se encendían las luces. No había móviles. Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para castigar a los culpables. Nos abríamos la cabeza jugando a guerras de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina (roja) y unos puntos y al día siguiente todos contentos. Íbamos a clase cargados de libros y cuadernos, todo metido en una mochila que, rara vez, tenía refuerzo para los hombros y, mucho menos, ruedas!!! Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto. Estábamos siempre al aire libre, corriendo y jugando. Compartimos botellas de refrescos y nadie se contagio de nada. Sólo nos contagiábamos los piojos en el cole. Cosa que
    nuestras madres arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente (o los más afortunados con Orión). Y ligábamos con los niñ@s jugando a beso, verdad y atrevimiento o al conejo de la suerte, no en un Chat. Éramos responsables de nuestras acciones y arreábamos con las consecuencias. Sabias que se rifaba una ostia si vacilabas a un mayor. No había nadie para resolver eso. La idea de un padre protegiéndonos, si trasgredíamos alguna ley, era inadmisible, si acaso nos soltaba un guantazo o un zapatillazo y te callabas. Tuvimos libertad, fracaso, respeto, éxito y responsabilidad, y aprendimos a crecer con todo ello


Por otro lado, si la cambiaría, ya que yo no pude disfrutar apenas de mi madre cuando era pequeña, siempre estaba trabajando y tenía horario de tarde, con lo que no solía verla más que al levantarme. Nunca estaba en casa para navidad o año nuevo.... Se que lo hacía por mi, que tenía que trabajar para mantenerme, pero siempre he echado de menos a mi madre y por eso nuestra relación ahora es distante....Yo he intentado pasar mucho tiempo con mi hija y, mi intención, es seguir así. No quiero que en un futuro mi hija se sienta como me sentí yo de pequeña por no tener una madre cerca....

¿ Como lo veis vosotros? ¿ Cambiaríais vuestra infancia por la de vuestros hijos?

15 comentarios :

  1. Yo me quedo, sin ninguna duda, con la infancia de mi hijo.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo me he visto en todas esas descripciones y eso que casi soy mas del 80 que del 70, pero por otro lado, vivo en el mismo pueblo en el que yo me crié, aquí la cosa es diferente, me refiero a poder salir a la calle y jugar a nuestro aire, por suerte podemos seguir haciéndolo aunque tengamos los móbiles y todas esas nuevas tecnologías, es lo bueno de no vivir en la cidudad.
    Mis hijas tienen mejor infancia, creo, porque a pesar de tener de todo y no saberlo y no jugar con mitad de las cosas que tienen, ellas pueden disfrutar de mi y yo de ellas todo el día, las 24 horas y yo me he criado con mis abuelos, he dormido en casa de ellos y me han cuidado ellos porque mis padres tenían que trabajar, recuerdo la noche de reyes con mucha ilusión, pero creo que no sólo era por la ilusión de que venían los reyes cargados sino porque dormía en casa con mis padres. ( los veía todos los días y toda la tarde, pero dormía en casa de mis abuelos porque ellos llegaban muy tarde a casa y madrugaban mucho y las casas estan muy cerca, pero no era lo mismo )

    ResponderEliminar
  3. Pues yo no la cambiaría ni la dejaría de cambiar. Yo tuve una muy buena infancia y mi hijo también la está teniendo y espero que la tenga mi hija. Es difícil elegir entre dos cosas buenas...

    ResponderEliminar
  4. Yo soy de los 80 pero viví todas y cada una de las cosas que has puesto en tu post y la verdad es que espero que mi hijo pueda vivirlas de forma parecida, pero aún es pronto para saberlo, yo tuve la suerte de tener a mi madre las 24 horas conmigo y considero que tuve una buena infancia por eso espero poder darle a mi hijo por lo menos lo mismo que yo tuve

    ResponderEliminar
  5. Yo la mía no la cambiaría por ninguna, la recuerdo con todo lo que se describe y feliz, sí disfrutaba a mis padres a diario (eso creo que no forma parte del tipo de infancia, sino de la circunstacia personal de cada uno). Mi hijo vive la que le ha tocado en la sociedad actual, en la que tampoco le falta de nada y creo que la recordará también como una etapa feliz y en la que tuvo lo que en ese momento había, supongo que cuando a él le hagan esa pregunta a la edad que me la estoy haciendo yo ahora, dirá lo mismo, tampoco la cambiaría.
    Tampoco es mejor infancia por tener más cosas materiales, en todas las épocas los niños nos hemos divertido y entretenido con las cosas más sencillas e inverosímiles y eso será siempre así, porque, creo que la primera iniciativa de un niño es utilizar su imaginación e inventar y son los juguetes demasiado sofisticados los que les impiden ser más creativos y, es muy posible, que sean los primeros que destierren, aunque se hayan empeñado en tenerlos.
    Sí creo que nuestra infancia fué más sana en la alimentación (la infancia y la adultez), pero no por los padres, sino porque no ponían tantan porquería en los productos y no había tanta variedad, si te fijas, la variedad es para comer peor, todo lo que sacan de bollos, ketchup y cosas de estas son antinaturales total.
    En condiciones normales, la infancia es una etapa feliz que todos recordamos como genial, es la etapa de la ilusión, de no tener ningún problema, la etapa de los descubrimientos, de las despreocupaciones, una etapa que hay que procurar buena porque creo que marca la vida entera. Pienso que un niño feliz y con bases sólidas familiares es un buen adulto. Es sólo una opinión.
    Si hemos carecido de algo, procuramos dárselo a nuestros hijos multiplicado por cuatro y eso, igual, tampoco es bueno para ellos, deberán tener las cosas en su justa medida, no por darles en demasía suplimos lo que nosotros no tuvimos (eso ya no tiene remedio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Yo no cambiaría mi infancia por nada, es la que tube, podía haber sido mejor ¿lo hubiera sido? nunca lo sabré.

    Lo que sí me preocupa es la infancia que les estamos dando a nuestros hijos, mi hijo va a clases de piano ¿porque quiere? ¿porque yo no pude? Cuando lo descubra quizá me apunte a clases yo.
    Es muy triste que les demos todo lo que quieren y no aprendan una cultura del esfuerzo como correspondería. Quizá es peor que no puedan salir al parque, al bosque, ni a comprar el pan sin mamá.

    ResponderEliminar
  7. Este post podría escribirlo yo porque efectivamente pienso igual que tú. Y yo también tenía una madre que trabajaba de 7:00 a 19:00 si llegaba y siempre estaban cuidándome chicas. De lo que estaba segura es que esto no se lo haría pasar a mi hija y para mi lo más importante es pasar tiempo con ella.
    Recuerdo con añoranza los años en que jugar a la goma en la acera estaba a la orden del día

    ResponderEliminar
  8. Mama CC,
    yo tenía muy claro que me quedaba con la mía, pero si reflexiono mucho, me doy cuenta que también tuvo cosas malas y, entonces, pienso que preferiría la de mi hija....Aunque el futuro que les espera a nuestros hijos va a ser mucho más complicado que el nuestro....

    Cartafol,
    Es una gran diferencia vivir en una gran ciudad o en un pueblo...A mi también me crió mi abuela, pero vivíamos las tres juntas y mi madre siempre era la gran ausente...

    Laky,
    es difícil elegir si son buenas experiencias, pero supongo que de todo habrá....

    Mis chicos y yo,
    todas aspiramos a lo mismo: a darles la mejor infancia posible a nuestros hijos...

    Anónimo,
    La infancia DEBERÍA ser una etapa feliz, sin preocupaciones y demás, pero como tu bien dices cada uno tiene unas circunstancias familiares que hacen de su infancia algo único...Yo creo que hay muchos adultos que no han tenido una infancia feliz y no me parece mal intentar compensar lo que han pasado con sus hijos. Y no estoy hablando de cosas materiales, sino de otras cosas más intangibles...¿ No es bueno darles lo que no tuvimos nosotros ? Tal vez, pero prefiero que me pueda echar en cara que estaba todo el día en casa que no que no estuve nunca...

    Elbauldechimos,
    Creo que es un riesgo que corremos todos los padres y madres: querer proyectar en nuestros hijos todas nuestras ambiciones...
    En cuanto a darles todo lo que piden, eso es una opción personal, pero yo desde luego no soy partidaria de ello. Cada cual es libre de criar a sus hijos como quiera, pero luego que no vayan corriendo a buscar a supernanny cuando el niño crezca y se convierta en un tirano...

    ResponderEliminar
  9. Suu,
    pues imaginate, mi madre trabajaba de 14 a 22... y yo por la mañana al cole y hasta las 5....

    ResponderEliminar
  10. Pues puestos a elegir, me quedo con todo lo bueno de las dos.
    Hasta los 3 años mi madre me crió a full time, y luego se puso a currar, de que?, montó una guardería, así que alli también estuve con ella.

    Siempre le digo a mi marido que yo tuve una infancia super feliz (hasta que nació mi hermano y me destronó jajajja es broma).
    Mi madre es super cariñosa, aunque tenga sus defectillos, como todos.
    Hubiera cambiado poder ver más a mi padre, que casi no le veía xq se pasaba el día entero fuera currando como un cabrón, el pobre.

    Pero l ainfancia de Boliche también es muy buena. Tiene a sus papis y a sus abuelos muy cerca y tiene toda su atención. Sobre todo la mía.
    La vida evoluona, creo que nosotros apreciamos más las cosas que ellos, pero mi madres dice que nosotros no apreciamos las cosas en comparación a lo que las apreciaron ellos, para que veas.

    Así que no me decanto por una ni por otra. Yo me quedo con las dos.

    ResponderEliminar
  11. Yo me quedaría con lo mejor de cada época.. definitivamente la libertad e ingenuidad que disfrutamos en nuestra infancia, y los avances tecnologicos que existen hoy..

    Una buena combinación.. ojala la pueda poner en práctica con mi baby.

    ResponderEliminar
  12. Bueno, mi opinión ya la has leído, pero me ha encantado que me recordaras ese leit motif de los niños 70-80 porque la verdad es que es ... tal cual. Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  13. Yo me quedo con mi infancia, y además me reconozco mucho en listado sobre los nacidos en los 70, yo nací en el 71, por favor no hagáis cuentas para saber mis años, XDDD
    Y ahora me da cierta pena que mi hijo no pueda disfrutar sobre todo de la parte de jugar en la calle, porque eso es algo que yo recuerdo con una sonrisa. Nosotros no teníamos de todo pero era feliz, quitando la parte de las enfermedades que se cebaron con mi familia.
    Pero creo que mi hijo está teniendo una buena infancia y que yo comparto con el un poco de ese espíritu infantil que tuve y que espero que cuando crezca el considere también que ha tenido una buena infancia. Quizás también por eso pienso en salir de la ciudad, en darle otros valores, que parecen que hoy están perdidos. No sé, solo quiero que sea un niño feliz.

    ResponderEliminar
  14. Pues coincido con LAKY, creo que cada infancia es diferente pero no por ello necesariamente mejor o peor. hay cosas buenas de mi infancia que veo que se han perdido, sin embargo otras han mejorado bastante. No se el tipo de infancia que tendrá el peke, pero intentaré que sea la mejor que pueda darle

    ResponderEliminar
  15. Pues yo me quedaría con la mía, mi mami no trabajaba y era tooooda para mi, cosa q ahora no pasa con mi hijo, no trabajo 12 horas como comentáis, pero no estoy todo lo que quisiera. Antes éramos más felices porque las cosas eran más sencillas, y a mi como simepre me trataron con mucho cariño tengo muy buenos recuerdos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails