La crianza feliz de Rosa Jové

lunes, 20 de septiembre de 2010

Por fin he conseguido acabarme un libro en un tiempo más o menos razonable y sin apenas leer estando en el trono ( que suelen ser alguno de los pequeños momentos que dispongo para leer...aunque la mayoría de las veces, no tengo ni ese momento...)

En líneas generales, el libro no me parece del todo mal, aunque hay cosas en las que no estoy de acuerdo.

Para empezar, no estoy de acuerdo con la autora en lo referente a los límites. Según ella, los límites son un obstáculo para la crianza feliz (...) La palabra límite es una coacción a la libertad y por eso no me gusta. Hemos de hablar a nuestros hijos de valores y no de límites.


Según la autora, los límites son un ejemplo de adultocentrismo ya que solo se habla de límites en relación a los niños y en los adultos no suele utilizarse.

Bien, en mi opinión, los niños necesitan límites. Límite en no jugar con objetos que puedan ser peligrosos, límite en no pegar a papa y mama o a otros niños, ... Pero que crea que los niños necesitan ciertos límites, no quiere decir que sea adultocéntrica, porque creo que todo el mundo, independientemente de que edad tenga, ha de tener límites, aunque en caso de los adultos lo llamamos eufemisticamente "normas de convivencia".

Otra de las cosas que no me han gustado del libro es el tema de las rabietas. Hacia el final del libro, hay unos capítulos de "soluciones a determinados problemas" ( entre comillas, porque tampoco es que de soluciones...). Uno de esos capítulos es sobre las rabietas. Y me ha molestado especialmente que Rosa Jové culpabilice a los padres de las rabietas. Literalmente dice ( mientras explica una anécdota propia ):

  Una vez mi hijo mayor cogió una pequeña rabieta porque quería un cuchillo jamonero, pero la culpa fue más mía por dejar a su vista un cuchillo de tales dimensiones, que de el de pedirlo, ¿no?.


Entonces me gustaría saber que propone esta señora, ¿que no comamos jamón nunca más?, ¿ o lo hacemos a todo a escondidas del niño? Y, siguiendo su mismo razonamiento, también podemos darle la culpa a la empresa donde trabajamos por regalarnos un jamón en Navidad o, incluso, a los cerdos por comer bellotas y tener unos muslitos la mar de apetecibles...

Entiendo que no es culpa del niño pedir las cosas, al fin y al cabo, está en su naturaleza investigar cosas nuevas, pero que no me diga a mi que la culpa es nuestra por crear ciertas situaciones, porque entonces, volvemos a lo que hablaba al principio, me pone límites a mi como padre, pero anteriormente ha dicho que no cree en los límites...así que, es todo un poco contradictorio, ¿no?.

Otro ejemplo de sus contradicciones, lo encontramos en el mismo apartado de las rabietas:

 ¿ Saben lo más peligroso que me pidieron mis hijos cuando eran pequeños? ¡ ir sin atar en la sillita del coche!. Evidentemente les dije que no.

¿Acaso decirles que no pueden ir sin atar en el coche no es ponerles un límite ? Desde luego no es un valor, como pueda ser la honradez, el respeto,... sino una norma y por tanto, es algo que hay que cumplir y eso implica una limitación de nuestra libertad.

Fuera de estas cosillas puntuales, el resto me ha parecido bastante interesante. Aporta muchos datos sobre estudios y bibliografia y para aportar solidez a sus argumentaciones. Se lee bastante rápido y no se hace excesivamente pesado.

Como en su anterior libro, " Dormir sin lágrimas ", no aporta apenas cosas prácticas, más bien razonamientos para que nosotros podamos elegir el camino que creamos más adecuado.

En definitiva, es un libro que recomiendo como lectura.

Y vosotras/os. ¿ Lo habéis leído ? ¿ Os gusto ? ¿ Estáis de acuerdo con lo que explica ?


15 comentarios :

  1. Todavía no lo he leído, porque sigo con Un regalo para toda la vida. antes lo leía cuando hacía bici, pero como cuando me quedé embarazada me dolía abajo, dejé de hacer y, por lo tanto, de leer.

    Me alegro que te haya parecido una lectura interesante, lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Pues muchas gracias por comentarlo... Y por haber resaltado los puntos críticos.

    No me había planteado leerme nada de Jové, precisamente porque he escuchado en varias ocasiones que no ayuda mucho a la hora de encontrar soluciones prácticas a los problemas... Pero si dices que es interesante y se lee fácil y rápido igual encuentro un hueco ;)

    ResponderEliminar
  3. Suu,
    ya ves, a mi me ha costado casi 2 años poder leer algo... Cuando Alex tenía un mes, más o menos, me leía Un regalo para toda la vida con ella enganchada a la teta, porque se tiraba una hora ahí chupando!!! Ahora es prácticamente imposible leer, al menos que ella esté durmiendo o en la guardería...

    Mama en Alemania,
    Seguramente tiene otros muchos puntos negativos, pero esos son los que más me molestaron. Creo que con una segunda lectura sería capaz de criticar otras muchas cosas...

    ResponderEliminar
  4. yo es que he vuelto a la biblioteca (y las cuidadoras alucinadas de que un niño de 10 meses no se ponga a gritar) cojo un libro y aprobecho y le cojo algun dvd a el niño...
    ya se que dicen que no es bueno ,pero puedo cocinar tranquila.. es para que no vea los cuchillos y quiera pedirlos.. jejeje
    estoy contigo en que algun limite siempre es conveniente, no del tipo sientate bie, come todo, no contestes.. sino sobre las cosas peligrosas (cruzar la acera, el fuego, las cosas peligrosas en general)

    ResponderEliminar
  5. Estoy leyéndome Bésame mucho y Dormir sin lágrimas (a la vez).
    De momento llevo poco pero en el caso de Dormir sin lágrimas, te puedo decir que aunque es cierto que de momento no le veo mucha ayuda práctica, es cierto que me está ayudando a comprender muchas cosas. De momento sí me está pareciendo util, aunque al igual que tú, en ambos he visto algún comentario con el que no estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  6. No lo he leído. Cuando tengo tiempo para coger un libro prefiero sin duda una buena novela. He leído a Laura Gutman y algunas otras cosas relacionadas con crianza y maternidad. Me dan que pensar pero no me ciño a sus propuestas, intento seguir mi instinto o hablar con otras mamás.

    ResponderEliminar
  7. Como te conté, a mi me resultó muy flojo. Me quedo con Dormir sin lágrimas, me pareció mucho más interesante. Éste me resultó casi todo "paja", con poco contenido y estoy de acuerdo en todos los "peros" que le has puesto.

    ResponderEliminar
  8. Brujilla,
    esta claro que necesitan algunos límites, sobretodo en temas de seguridad... Y que suerte que se entretenga con los DVD, la mía, como no esté a su lado viéndolo, no hay manera...

    Teta Reina,
    yo leí antes el de dormir sin lágrimas y solo sirve para eso, para entender las cosas, nada más. No aporta soluciones... aparte del consabido TETA_COLECHO_BRAZOS... ( si todo se solucionase de esa forma seríamos tan felices!!!)

    Mama paso a paso,
    yo es que estoy en una fase "mística" de la maternidad y me ha dado por leer cosas relacionadas con ella. El próximo es uno de Laura Gutman... a ver que tal...

    Mama CC,
    Si, tal vez es algo flojo, pero me parece interesante el hecho de que aporta muchos estudios y datos sobre los que se basan sus argumentos. Una lectura mucho más profunda, seguro que me haría cambiar de opinión... a peor !!! pero como comienzo no está mal.

    ResponderEliminar
  9. Tengo a esta autora en mente aunque ahora mismo me da pereza, creo que me lanzaré a una novela para desconectar del universo "niños"

    ResponderEliminar
  10. SObre el tema de dormir...

    Bueno, mirando por internet me encontré con un foro (no me acuerdo cómo se llamaba) de padres que no querían emplear el Estivill para nada, pero que consideraban "Dormir sin lágrimas" poco práctico. O sea, que sí que te explica cosas, pero luego te deja un poco "colgado" a la hora de solucionar problemas... El caso es que este foro lo había fundado alguien que había descubierto El Libro sobre el tema: o sea, no dejar llorar para nada, pero enseñar a dormir al niño... El libro es de una americana que se llama Elistabeth Pantley y, en español, el libro se llama "Felices sueños" (creo, yo es que lo tengo en alemán y no es el mismo título... pero en alemán es dormir en vez de llorar, o sea que os podéis hacer una idea). No me lo he empollado, pero sí que lo he ojeado bastante y está muy bien... Así que me atrevo a recomendarlo como alternativa. :)

    ResponderEliminar
  11. No lo he leído pero es que yo soy así de contradictoria: devoro libros, novelas especialmente, pero no me da por leer este tipo de libros de maternidad. No sé por qué tengo tantas prevenciones contra ellos!

    ResponderEliminar
  12. Yo he leído varios libros de Elistabeth Pantley y el de "Felices Sueños" se reedito el pasado noviembre de 2009 con el nombre "El sueño del bebé sin lágrimas" Ediciones Medici.
    Yo quedé encantada con él y he leído más de esta mujer. Lo recomiendo 100%

    ResponderEliminar
  13. Yo me he leido este libro,el de "Dormir sin lágrimas" y los de Carlos González (Bésame mucho, etc). Realmente no hay que esperar a encontrar la solución a todos los problemas que plantean los bebés; no son manuales de nada. Pero lo que sí te ayudan es a cambiar el punto de vista y el trato que tenemos con los más pequeños. Para algunas personas este tipo de libros no les aporta mucho porque sólo buscan soluciones, pero para otras les hace cambiar totalmente la perspectiva de crianza hacia sus hijos. Ya que esta sociedad nos hace tratar, a veces, a los niños como "inferiores" a los adultos..
    Yo los recomiendo, aunque sean algo evidentes algunas cosas, ya que aportan otros puntos de vista distintos a la educanción conductista (tipo Estivill o el tan de moda estilo de Supernanny).

    ResponderEliminar
  14. ESte tipo de libros no son metodos para..... Con ellos aprendemos a entender a los niños y a entendernos a nosotros. Ami me vino de perlas en el carlos gonzalez, mi hija siempre ha dormido de maravilla, ahora me gustaria leer algo de rosa jove.

    ResponderEliminar
  15. Hola, soy padre de mellizas.
    Me he terminado el libro hace poco, está bien por que te da buenos puntos de vista para entender a los niños, sus necesidades, forma de ver las cosas, etc pero por otro lado propone un modelo de crianza totalmente utópico,el mensaje del libro se podría simplificar como "respeta todo lo que quiera o no el niño por que es su necesidad por naturaleza" si no lo haces, lo estás traumatizando. Aconsejo su lectura, pero para entenderlo desde un punto logico y no tomarlo al pie de la letra.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails