Cosas que nos pasan

martes, 14 de septiembre de 2010

Este fin de semana pasado ha sido un poco raro. El sábado era fiesta en Cataluña, es el día de la Diada y, al estar todo cerrado, es como un domingo. Así que ha sido un fin de semana de dos domingos...

El sábado, queríamos acercarnos al Parc de la Ciutadella, donde tenía lugar una feria de libros en catalán y, además hacían muchas actividades para niños. Pero no conseguimos hacer ni la mitad del camino. Pasamos por una calle donde había un parque infantil y Alex se quiso quedar allí.

El parque está en una zona de la ciudad que no podríamos decir que sea una zona muy exclusiva. Se trata del Raval, que aunque hay mucha gente que reivindica que es un barrio que ha mejorado mucho, siempre ha sido una de las peores zonas de Barcelona...

Bueno, pues allí nos quedamos, en el parque. Al rato de estar allí vino un crío más pequeño que Alex y, no se porque, pero se debieron caer bien y "se pusieron a jugar" con la arena. De golpe el crío se va, sale del parque, coge algo del suelo y vuelve hacia nosotros... Empiezo a sospechar lo que trae en la mano.... Y, efectivamente, cuando llega a donde estábamos nosotros, traía una mierda de perro seca en la mano...

Por suerte aparté a Alex que iba directa a cogerla. Me gire para mirar al padre ( supongo que era el padre ) del crío y me lo veo fuera del cercado del parque y tan feliz. Le digo que el crío a cogido una caca de pero y me dice que ya. Y nosotros flipando... El tio pasa completamente de que su hijo vaya jugando con mierdas de perro, ni siquiera se acerca para limpiarle las manos ni nada....Esta claro que, para este padre, lo que no te mata te hace más fuerte.

Pasado ya el sábado, el domingo tampoco es que fuera mucho mejor. Fuimos a otro parque, este más cercano a casa. Está muy bien porque tiene columpios para bebes y un tobogán pequeño y no suele haber mucha gente. Bueno, pues el domingo fue el día de los accidentes... Y por partida doble!!!

Primero, Alex se cayó del columpio, pero no del de bebe, sino del normal. La estábamos vigilando, pero como no para atención a lo que hace, se soltó de una mano, empezó a hacer el tonto y... plof, al suelo...
Por suerte no se hizo daño.

Después, más de lo mismo con el tobogán, que si me tiro no me tiro, papa que está en el columpio y... escaleras abajo rodando!!! Por suerte son muy bajitas y cayó a cámara lenta, pero esta vez se hizo algunos pequeños arañazos... Lloró un poquito pero se le pasó rápido y al poco ya estaba jugando otra vez.

Por suerte todo a quedado en pequeños sustos. Creo que Belén tiene toda la razón y los niños a partir de los 2 años se vuelven más "accidentable"... También es cierto que, tras unos cuantos accidentes y sustos, yo ya lo llevo mejor y no me siento tan mala como la primera vez...

¿ Que tal lo lleváis vosotros/as ?

10 comentarios :

  1. Creo que alguien debería estudiar la afinidad de los pekes por los zurullos de perro, jajaja

    ResponderEliminar
  2. Joer con el padre!!! Yo estas cosas no las entiendo, pero tampoco puedes hacer nada más.

    Espero que Alex esté bien y sólo hayan sido unos rasguños.

    ResponderEliminar
  3. Perdona que me quede únicamente con la anécdota de la caca de perro, es que me ha llegado al alma. Si tu supieras el asco que me da ver a los niños jugando en el parque, con la arena y demás... no sé si lo voy a poder superar, me dan ganas de devolver sólo de pensarlo, ¡no quiero que mi hijo juegue con arenas guarrindongas!.

    ResponderEliminar
  4. Que ascazo, pero vamos que al final esos niños acaban siendo supervivientes si no palman por el camino. Joer con el padre. Es que me da un asco que no puedo con ello.

    En cuanto a las caídas, te digo yo que a pesar de los años sigues asustandote, pero lo tomas con más calma. Además es que mi hijo a heredado la torpeza de su madre y nos tropezamos hasta con una raya pintada en el suelo. Entre los marcos de las puertas que nos llevamos por delante si vamos con prisas, los picaportes que se topan con nuestros brazos o costados y las caidas cuan largos somos besando el suelo, vamos los dos apañados.
    Este sábado fuimos al cerro y mi hijo quería subir hasta el cristo, y cuando estábamos arriba sale corriendo y me dice "le voy a decir a papá, no sé que", ya no le oí porque había salido zumbado y de repente oígo plafff doy la vuelta al recodo y le veo todo desparramado en el suelo.

    Un rasponazo en la rodilla y el pie dolorido. Se le había torcido el pie, en un desnivel que había.
    Nada grave. Pero otra herida de guerra más, que va el pobre que parece que viene de Vietnam.

    ResponderEliminar
  5. Pues Pablo como aun sólo gatea se ha llevado algun cosco pero nada importante... no se cómo reaccionaré cuando se haga algo, supongo que a todos nos pasa que nos gustaría que nunca se dieran un golpe, o tuvieran una caida pero son cosas ineitables, y mientras queden dentro de lo normal...

    A mi tambien se me hizo un poco raro el fin de semana de 'dos domingos' jeje pero bueno hay que buscarse la vida haciendo cosas que no impliquen ir a comprar/gastar dinero, que ya esta bien de tanto consumismo

    ResponderEliminar
  6. Lobo,
    creo que tal vez tenga algo que ver con el cromosoma Y....

    Suu,
    el tio era un pasota de cuidado... encima me dijo que ya con media sonrisilla como diciendo que son niños... y el un cerdo!!!

    MamaCC,
    a mi también me da mucho asco... pero es que las cacas estaban fuera de la arena y del cercado, así que el niño se fue fuera a buscarla y nos la planto a los pies!!!!

    Anatema,
    yo también soy muy patosa, siempre ando llena de moratones y arañazos... y lo peor de todo, es que muchas veces no se ni como me los he hecho!!!

    Ester,
    el primer accidente es siempre memorable, además te juras que no volverá a pasar... pero los críos siempre tienen otros planes para nosotros y de una manera u otra encuentran la manera de meterse en algún lío...

    ResponderEliminar
  7. Esta claro que hay gente "pa tó". Y tendrán la suerte de tener niños sanos.

    Los coscotazos son de lo mas normal, inevitable, ayss lo importante es aprender de ellos, jajaja.

    Besetes

    ResponderEliminar
  8. Qué asco, no? También hay padres que los tienen bien puestos...

    ResponderEliminar
  9. jajajaja, me quedo con el comentario de lobo¡¡¡
    Joer que asco y joer que padre¡¡
    A mi siempre me dio asco que julito jugara en la arena, de hecho no he superado ese asco y no ha jugado nunca, ahora parece que si se sienta y la coge me controlo un poco y no le dijo nada, el solito me pide que le limpie las manitas.
    Aysss ese mundo maravilloso llamado "parques".

    ResponderEliminar
  10. Interesante y escatológico...

    Me lo llevo al resumen semanal de Bebés y más.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails