Sentimientos

lunes, 12 de julio de 2010

Hace algún tiempo leí en el foro de crianza natural una entrada de una mama que me impresionó mucho. El texto era una carta que había enviado a los periódicos para publicarla, cosa que dudo que hicieran...



¡Dejad en paz a las madres!

Cuando una pareja tiene un hijo necesita respirar, no necesita visitas durante semanas, siquiera bombones. Necesita cariño, a veces una ayuda para limpiar en casa y no que le arranquen a un hijo de los brazos y se juegue a las casitas.  
Cuando una madre está dando el pecho, lo que está de más son los comentarios y los que se las dan de “expertos”. Necesita ánimos y tranquilidad, que se genere la confianza. Nada de personas alrededor mirando el reloj, prediciendo los grandes desastres, generando ansiedad, criticando el número de tomas.
Cuando una madre continua dando el pecho después de lo la gente considera habitual, las opiniones sobran, más sobra la mala educación, la ignorancia diría yo. Para los no informados, que se dan en todos los sectores desgraciadamente: la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda mínimo dos años de Lactancia Materna y expone que es algo personal entre madre e hijo. Sobra decir, que no hay que faltar el respeto a una madre por amantar a su hijo, ni que otro intente asumir el control del destete, nadie debe marcar horarios, ni aconsejar leches de otra especie.
Si aún así, sigues queriendo influir en una madre, como mínimo haz el favor de informarte con seriedad, con lo que aporta la ciencia.

Yo soy de esas que da la teta, con un niño de 18 meses, más sola que acompañada, más juzgada que respetada. Y quiero gritar a pleno pulmón lo que no he hecho en todo este tiempo:
¡No ayudéis, pero tampoco fastidiéis!   

Fuente: Sergic2008 ( foro Crianza Natural )








Al leerla me sentí muy identificada, no por el tema de la lactancia, con el cual nunca he tenido ningún problema y todos me han apoyado ( bueno, en alguna ocasión si que me he sentido algo presionada por PapadeAlex, porque al principio igual estaba un poco celosillo, pero nada importante ). Lo que me llego muy dentro fue la primera parte, donde dice que necesitamos respirar, que no necesitamos visitas ni bombones y que tampoco queremos que nos arranquen a nuestro bebe de las manos.


Creo que yo nunca hubiera sido capaz de expresar con tanta fuerza como me sentí yo después de parir. Estaba muy cansada, sin dormir durante más de 24 horas y llegó alguien que , queriendo ayudar, me hizo más daño del que pensaba: Mi suegra.


Desde el mismo momento en que nació Alex, mi suegra parecía poseída por alguna especie de obsesión por su nieta. Tras salir del paritorio fue la primera que vino corriendo, se subió en el ascensor con nosotras, entró la primera en la habitación,... Yo, en ese momento, no quería estar con nadie más que con mi hija y su padre, pero me encontré con toooooda la familia política y con mi madre.


Puestos a compartir el momento, habría preferido que fuera mi madre la que estuviera en el ascensor y que fuera la primera en entrar en la habitación. Por extraño que pueda sonar, en ese momento me sentía más cercana a mi madre de lo que haya estado jamás.


Durante los días que pasé en la maternidad, hubo otro incidente que me jodió bastante y que todavía me produce malestar. Estaba yo muy cansada, sin apenas dormir en 48 horas. PapadeAlex se había ido a casa a ducharse y comer algo y me quedé con mi suegra. Para que yo pudiera comer y descansar un poco, mi suegra cogió a la niña en brazos durante bastante rato ( por no decir varias horas...) y cuando le pedí que me la devolviera para ponerla al pecho me hizo un gesto.... ¿como explicarlo? Agarro fuerte a la niña contra su pecho a la vez que se apartaba un poco de la cama y ponía cara de... "por encima de mi cadáver". Esa actitud me dolió tanto, que hasta hoy seguimos arrastrando los problemas.


No creo que nada de lo que haya hecho o dicho mi suegra desde ese día haya sido con mala intención, pero han habido momentos duros. Las dos nos hemos comportado como imbéciles y no damos nuestro brazo a torcer.... pero, por mucho que lo intente, lo que sucedió aquellos días no creo que pueda llegar a olvidarlo. 







19 comentarios :

  1. Siento enormemente que hayas pasado momentos así. Yo tengo muy buena relación con mi suegra y, aunque al principio que ría hacer como lo que hizo con su hija (cogerse una semana para pasar cada día con su nieta, por ejemplo). Mi marido supo hacerla entender que yo ya tenía madre. Pero fue y ha sido siempre muy buena conmigo.

    La carta me ha encantado, tiene mucha razón en todos los sentidos. A mi me dicen muy a menudo que si todavía sigo dándola el pecho, pero a mi me da lo mismo, aunque a veces me molesta un poco según de donde venga la pregunta.

    Ánimo a las dos y espero que podáis arreglarlo pronto.

    ResponderEliminar
  2. Uff, las suegras... ese gran desconocido!!!!

    A ver si termino la entrada que prometí sobre ellas.

    Creo que en esos momentos se deberían de crear protocolos de visita (y a seguir a pié de la letra)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Veo que te has animado a contar la historia... :)

    Me imagino, además, que NADIE entendió esas "tonterías" que te sentaron mal, no? Como si lo viese... En fin, yo sí que lo entiendo. Son gestos, palabras, miradas, lenguaje no verbal que tiene casi más importancia que el verbal y que cuesta describir y que además, nadie entiende menos tú y el "emisor" del mensaje (o alguien que haya pasado por algo parecido).

    A mí también me hubiese sentado fatal, la verdad... Ese empeño, "posesión", totalmente centrado en la niña y no en tí (que acabas de parir, y que a muchos se les olvida y a una le sienta fatal).

    Bueno, pues que sepas que no son tonterías y que esas cosas duelen. No me extraña que la relación se haya deterioriado con ella, sinceramente.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. (...)bueno, en alguna ocasión si que me he sentido algo presionada por PapadeAlex, porque al principio igual estaba un poco celosillo(...)

    Einng?? Mande...?? Mi no comprender...


    Pues nada, ya me contarás algún día cuando y como te he presionado yo... Porqué yo, dentro de mi supina ignorancia ni consciente he sido...

    ResponderEliminar
  5. Del otro tema... no comentaré nada en el blog.

    Tan solo me permitiré comentar una cosita a todas:
    en lineas generales, y mas concretamente en una situación tan y tan especial a nivel emocional como decís que es el post parto, es posible que la gente no sepa, no entienda, ni tan solo sospeche, lo que sentís y lo que deseáis en ese momento.

    Sobretodo si no lo explicais.

    Si, mea culpa, confieso... a mi, por lo menos, el tema de la telepatia no se me da muy bien...

    ResponderEliminar
  6. Sin ánimo de crear polémica.

    PapadeAlex, yo después de encontrarme con muchas de esas "situaciones toyperdido" he llegado a la conclusión que debemos de tener un subsconsciente extremádamente cabrón porque el tío se dedica a liarla parda a nuestras espaldas, jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro mucho de que te hayas animado a contarlo.

    Te comprendo perfectamente. Yo me sentí muy próxima a mi madre y era con mi marido y con mis padres con los que quería estar. Los demás también me sobraban porque una madre es una madre y una suegra nunca será una madre, por muy bien que te lleves con ella. Sin embargo, debo reconocer que en ese sentido yo tuve mucha suerte porque supo ocupar su lugar y si alguien debió ayudarnos a mi marido y a mi fue mi madre, mi suegra nunca se metió por medio.

    Sobre lo de la falta de intimidad y que te arranquen al bebé de tus brazos, llevo varios días reflexionando una cosa. Y es que aunque por aquí seamos muchas que compartimos ese sentimiento, yo veo habitualmente madres que están encantadas de que sus recién nacidos rulen de unos brazos a otros. Te lo digo, por ejemplo, porque este fin de semana he estado en un bautizo de un bebé de poco más de un mes y es lo que he visto. Yo jamás hubiera soltado a mi niño, por nada del mundo, entre los invitados. Así que en esto hay de todo, aunque cueste creerlo.

    ResponderEliminar
  8. Papalobo,

    Si, la verdad es que, entre que no acabo de conseguir adivinar los pensamientos y los sentimientos ajenos (hay que ver, que torpe...!) y que todo lo que haces/dices es, justa y precisamente, lo que no debías (puñetera Ley de Murphy!), parece que no hay opción: la cagaré fijo.

    ResponderEliminar
  9. Te entiendo perfectamente. Por suerte para mi la primera que estuvo conmigo fue mi madre pero solo 3 minutos porque después llegaron mi suegra, mi suegro, mi cuñada y aunque era la una de la mañana estuvieron en la habitación con nosotros hasta las cuatro de la mañana y aunque les decia que se fueran a dormir nada. Mi suegra quería quedarse conmigo y el niño esa noche y que se fuera mi madre y venga a insistir.Mi madre más prudente callada y ya la tuve que decir que sin que se ofendiera pero que preferia que se quedara mi madre conmigo.
    Luego la verdad no se ha metido mucho pero esa noche me hubiera gustado que fuera diferente. Qué hubieramos estado mi marido, mi hijo, mi madre(en ese momento la necesitaba mucho) y yo. Si tengo otro hijo voy a prohibir las visitas hasta 24 horas después (ja,ja, a quien engaño).

    ResponderEliminar
  10. Te entiendo perfectamente y a la de la carta más. Incluso he pensado que es posible que la haya escrito yo y ahora no me acuerde...
    Precisamente ayer estuve hablando del tema con mi suegra. De como me fastidio que viniera gente al hospital, xq lo agradeces pero, lo agradeces mucho más si se quedan en su casa.
    Mi suegra la verdad que es muy prudente y no se mete en esas cosas pero si que hizo una cosa el verano pasado que me jodio bastante. Ya lo contaré otro día xq es un pco largo.

    MI esposísimo no entendía que no quiesiera ponerme al tfno, quizá porque el si podía dormir medianamente algo y yo estuve casi 5 días sin pegar ojo.
    Teta, ponte al tfo que es fulanito, dile que estoy durmiendo, comiendo, no se..., anda no seas desagradable encima que te llaman...¿¿??
    No hijo, si no soy desagradable, si quisiera serlo me pondría y le diria, mira estoy recien parida, me duele hasta el alma así que gracias pero ahora no quiero hablar ni con cristo, no me toqueis mas los cojones...pi-pi-pi-pi..., eso hubiera sido ser desagradable, no?. Yo fui educadísima...

    ResponderEliminar
  11. Suu,
    en parte, el problema es que mi suegra no quería entender nada...iba por libre. Se cree que tiene algún tipo de derecho adquirido por ser abuela...

    Lobo,
    si, las suegras... pero es que las suegras siempre son las madres de una parte de la pareja!!!

    Mama en Alemania,
    es justamente lo que dices, aunque yo no quería atención, solo tranquilidad para estar con mi marido y mi hija...Y realmente, nadie entiende nada, al contrario, la rara y maniática soy yo...

    Mama CC,
    es lo que decimos siempre, habrá madres más desprendidas y otras que necesitan más contacto con sus hijos.

    Treintañera,
    yo es que no se ser diplomática, pero si fuera por mi suegra se hubiera quedado también las 24 horas del día. De hecho, el día de autos debió estar en el hospital como 8 o 9 horas...

    Teta Reina,
    los hombres no entienden nunca nada de nuestros sentimientos...

    ResponderEliminar
  12. "Debes saber elegir que batallas librar; solo debes luchar en aquellas que puedas ganar." (Sun Tzsu. El Arte de la Guerra. S.V aC)

    Así pués, como estoy en territorio hostil y en inferioridad numérica, me retiro.

    ResponderEliminar
  13. Pues estoy completamente de acuerdo con la carta, y como ha dicho alguien antes, hasta la podía haber escrito yo. Pero os aseguro que la cosa se complica todavía mas cuando tus hijos no los has parido tu, sino que son adoptados. Todo el mundo parece tener derecho a quitartelos de los brazos, a darte consejos no solicitados y con ausencia absoluta de conocimientos sobre la adopción.

    Lo que duele estar rendida, que nadie te eche una mano, solo te den consejos no solicitados y te quiten los niños de los brazos ...
    Pero bueno, supongo que esas son otras batallas....
    Me encanta el blog...animo

    rosa

    ResponderEliminar
  14. Gracias Rosa, me alegro que te haya gustado el blog y espero seguir leyéndote por aquí.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, creo que el tema "suegril" puede dar mucho de si y generar mucho conflicto. Mi suegra tambien es un encanto, solo quiere ayudar... tanto que no hay como sacarsela de encima y efectivamente el dia que le anunciamos que iba a ser abuela, se transformó y desde entonces solo de pensar en verla se me ponen los pelos como escarpias.
    Me pongo muy a la defensiva, creo de hecho que soy una nuera horrible.
    Pero, habeis pensado que un dia probablemente sereis SUEGRAS, y entonces, que se joroben las nueras!!! jajajaja
    Trato de llevarlo con filosofia y marcar muy muy bien los limites

    Saludos y animos!

    ResponderEliminar
  16. Lirovi,
    es lo que me pasa a mi, mi suegra era relativamente maja hasta que supo que sería abuela... desde entonces se ha vuelto insoportable... Espero que el día que a mi me toque ser suegra ser la mejor suegra posible...

    ResponderEliminar
  17. Seguramente tu suegra no lo hizo con mala intención sino movida por el gran amor que sentía por su nieta. Sin embargo, te entiendo perfectamente. En esos momentos están tan sensible que estas cosas duelen muchísimo.
    Yo tuve una anécdota con la abuela de mi suegra. Ella tenía como 85 años entonces y sé que no debería haberle tenido en cuenta el comentario, pero me dolió mucho. El bebé tendría como un mes y fuimos a su casa para que lo viera. Lo cogió en brazos, le hizo chorraditas y en un determinado momento dijo "Con el tiempo me querrá más a tí que a mí". No veas lo que me molestó! Se lo recriminé luego a mi marido y estuve durante meses muy mosqueada con ella, hasta sin querer verla. A una madre no se le pueden hacer o decir determinadas cosas.

    ResponderEliminar
  18. Hola!
    Puffff!!!! Pues totalmente de acuerdo! Las suegras son las madres de ellos (nuestros hombres) y aunque ellos tambien acaban de tener un hijo y son/fueron muy importantes durante el parto (en mi caso fue asi), han tenido la parte más fácil y como una madre es una madre y en un momento así te gusta estar con tu madre, bajo mi punto de vista (femenino y para nada objetivo), prefiero a mi madre que a su madre. Yo estaba destrozada, estuve días sin comer ni dormir y, efectivamente, lo último que quería eran visitas. No tuve ninguna hasta un día antes de irme a casa, así que muy bien. Lo que sí, agradecí muchísimo los mensajes de cariño al movil. Los contestas cuando tienes energía y sabes que se acuerdan de tí! :-)
    Saludos,

    Martola

    ResponderEliminar
  19. Desde que tuve la mayor de los cuatro hasta el último siempre muy visitada y todos han querido ayudar. Tengo un esposo que sabe y ayuda en todo lo de la casa ahora inclusive hasta de más. El diálogo es importante, el poder decir como nos sentimos sin ser tan toscos. Si queremos privacidad a la hora de lactar pues lo decimos y se acabó, el resto lo va entender. El tema con tu suegra, creo y espero no hubo mala intención. Creo que ambas o en todo caso tú, la invitas a tomar algo y conversan y cuéntale como te sentiste y que esperas de la relación suegra y nuera.
    Te cuento que mi suegra era muy especial, con ella tuve una relación superficial, nuestra conversación era en torno a ella, todo normal. No era su nuera favorita, no se metía en nuestras cosas. Mi hija mayor no era muy cercana a ella pero sí a mi mami. La segunda en cambio era su amiga y mi suegra la adoraba. No tuvo mucho contacto con el tercero quizá porque el es muy sociable. Y bueno con el cuarto fue una cosa de locos. El final es que ella enfermó y fui yo quien estuvo esos 7meses haciendo de hija, y lo hice con todo el cariño y respeto. Pero algo sucedió ella se hizo dependiente de mi y yo de ella, me dediqué a cuidarla, alimentarla, acompañarla, asearla, y al final, ella se fue y yo la tenía tomada de la mano. La extraño.
    Anapatricia

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails